Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una plaga de cochinilla nunca vista en Europa arrasa parcelas de cítricos en la Vega Baja

Los agricultores se muestran impotentes por la expansión de la Pulvinaria polygonata, un insecto asiático del que apenas se conoce su ciclo biológico

Un ingeniero agrónomo muestra una rama de limonero afectada por la plaga de la Pulvinaria polygonata en una finca de la pedanía oriolana de Torremendo.

Un ingeniero agrónomo muestra una rama de limonero afectada por la plaga de la Pulvinaria polygonata en una finca de la pedanía oriolana de Torremendo. tony sevilla

Desesperados. Así se muestran los agricultores de la Vega Baja que han recibido la visita no deseada en sus fincas agrícolas de una especie de cochinilla, la Pulvinaria polygonata, que está arrasando los cítricos de la comarca. Este insecto, procedente del continente asiático (aunque también está presente en Australia), nunca antes se había visto en Europa y se ha detectado, por primera vez en el continente europeo, en varias parcelas de cítricos de la Vega Baja, sobre todo en limoneros, aunque también hay ejemplares en naranjos, mandarinos y clementinos. Poco se conoce de su ciclo biológico, hasta tal punto que la Conselleria de Agricultura ha recogido muestras para investigarlo a través de la Universidad de València.

La primera población de esta cochinilla se detectó hace un año en unas parcelas de cítricos en San Miguel de Salinas. El invierno cálido ha propiciado su expansión y ahora afecta a unas 5.000 hectáreas distribuidas en San Miguel de Salinas, Los Montesinos, Almoradí, Bigastro y la pedanía oriolana de Torremendo, aunque se está expandiendo peligrosamente por más municipios dada la poca eficacia de los tratamientos que se están usando al ser una especie desconocida hasta ahora en Europa. El principal daño que causa es debido a la succión de la savia que debilita al árbol, y a la acumulación de la melaza que excretan las ninfas y las hembras adultas, sobre las que se desarrollan abundantes hongos negrilla, que cubren hojas, ramas y los frutos, lo que imposibilita su comercialización. Se estima que esta nueva plaga ya ha hecho perder a los productores alicantinos unas 100.000 toneladas de frutos, en su amplia mayoría limones.

Los árboles afectados están llenos de una capa de algodón blanca que es el ovisaco que utilizan las hembras de estos insectos para colocar sus huevos, los cuales son muy numerosos. Los huevos eclosionan dando lugar a una elevada población en un primer estado inmaduro, que se dispersa y se sitúa sobre las hojas y las ramas, fijándose en ellas. Este cóccido, a pesar de ser polífago (comen gran variedad de especies vegetales), siente predilección por los cítricos.

Impotencia

Uno de los agricultores afectados es José Vicente Andreu, presidente de Asaja Orihuela, quien resume la impotencia de los productores afectados: «en las fincas que entra, las arrasa enteras». «Es un problema gordo porque la plaga es muy difícil de tratar ya que no tiene enemigos naturales que la controle y lo único que estamos usando son larvas de cryptolemus mountrouzieri, que se ha demostrado que se comen los huevos de la Pulvinaria, aunque estas sueltas salen bastante caras», explica Andreu. Los agricultores piden a la Conselleria de Agricultura que les facilite muestras de ese depredador de su insectario por el alto coste que tiene para ellos hacer las sueltas y cubrir todas las parcelas afectadas.

Andreu señala que, de momento, ese tratamiento «es el más eficaz» ya que lamenta que los químicos que se usan para erradicar plagas de otras especies de cochinillas, como aceites, no son efectivos contra la Pulvinaria «al estar muy protegidos estos insectos con las capas de algodón que generan». Las parcelas en las que inicialmente se detectó la plaga hace un año han dejado de producir, lo que temen que suceda en los próximos meses con las fincas en las que se está expandiendo.

Controles fitosanitarios

Desde Asaja exigen a las autoridades que hagan controles fitosanitarios más exhaustivos en la entrada de productos de otros países «porque, últimamente, se están relajando», denuncia José Vicente Andreu. Aunque se desconoce cómo entró esta plaga en la Comunidad Valenciana y afectó a los cítricos del sur de la provincia de Alicante, las sospechas se centran en un cargamento de mangos de la India con el que podría haberse introducido el insecto, al que gusta especialmente esta fruta y, de hecho, en ese país está considerado un problema importante.

El ingeniero Gustavo García está asesorando a algunos de los agricultores afectados a través de su empresa de fitosanitarios Fitoser Agro. García explica que, al ser una nueva plaga, «se desconoce su biología, aunque ya están avanzados estudios en la Universidad de València para conocer a fondo este insecto y poder contar así con un tratamiento eficaz». García señala que lleva un año ensayando para conseguir la clave que acabe con esta plaga «y el problema es que con un solo tratamiento no vale, hay que dar varios, lo que encarece la producción». De hecho, muchos agricultores de la Vega Baja que tenían fincas de limones ecológicos han tenido que volver al cultivo tradicional ya que los productos insecticidas ecológicos no son eficaces contra esta cochinilla, y el cultivo ya no les es rentable.

Agricultura edita una guía sobre esta nueva especie

Agricultura edita una guía sobre esta nueva especieLa Conselleria de Agricultura, consciente de la expansión de la Pulvinaria polygonata, acaba de editar una guía sobre esta plaga nueva en Europa. En ella, además de la descripción del insecto, informa de los daños que produce, cómo manejarlo y los productos fitosanitarios autorizados para combatirlo. No obstante, la guía reconoce que existe muy poca información de su ciclo biológico y que junio es el mejor momento para realizar los tratamientos, aconsejando el uso de aceites en su estado inmaduro.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats