El primer ejemplar de la carabela portuguesa de la temporada de verano 2020 ha llegado a la provincia de Alicante. En concreto, los servicios de limpieza del Ayuntamiento de Torrevieja han retirado en la playa de La Mata un ejemplar de esta especie con poder urticante que obligó en 2018 a cerrar distintos arenales.

La picadura de la Physalia physalis, también conocida como botella azul o falsa medusa, es de las más venenosas y dolorosas, y puede provocar fiebre, dolor de cabeza, inflamación local, náuseas, vómitos e incluso resultar mortal en casos muy concretos de personas con salud debilitada. Por eso es muy importante saber cómo pica esta y sus métodos de prevención.

Si bien es cierto que es una de las especies más llamativas, su picadura se produce en milésimas de segundo, por lo que hay muy poco tiempo para reaccionar e intentar evitarla. Cada uno de sus largos tentáculos, que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros aunque normalmente no superan los diez, contiene miles de células urticantes que se activan al entrar en contacto físico con la piel humana. Estas células contienen túbulos como arpones que inyectan veneno en la piel, generando dolor, sarpullidos y enrojecimiento.

¿Qué hacer ante la picadura de una carabela portuguesa?

Consejos en caso de picadura

Ante una picadura de carabela portuguesa, lo primero que hay que realizar es retirar los restos de tentáculos que puedan haber quedado en la piel. Este proceso debe hacerse con guantes o pinzas para evitar que el veneno pase también a las manos. No obstante, si no tienes estos útiles a mano, puedes usar una tarjeta de crédito o tu DNI.

Seguidamente, hay que aplicar agua salada sobre la superficie de la piel afectada. Resulta conveniente tener en cuenta que nunca hay que utilizar agua dulce ya que el contraste de salinidad ocasionará que se libere más veneno y, por tanto, aumente el dolor.

¿Sabías cómo es la carabela portuguesa que ha llegado a la provincia de Alicante?

Aunque para algunos casos de picaduras de medusas sí está indicada la aplicación de vinagre sobre la zona, en este caso no es aconsejable. Tampoco amoniaco ni orina. Así pues, para mitigar el dolor puedes aplicar frío con una bolsa de hielo en intervalos de 10-15 minutos, dejando otros 5 de descanso.

Una vez lavada la zona es muy importante evitar la exposición directa de la zona afectada a la luz del sol. De igual forma, no es nada recomendable rascarse.

Por último, si los síntomas de dolor y picor no disminuyen es aconsejable acudir a un centro médico para que un especialista prescriba el tratamiento más adecuado que suele consistir en cremas con corticoides e incluso la administración de antihistamínicos por vía oral.

La picadura de la carabela portuguesa

Durante el verano de 2018, la carabela portuguesa obligó a cerrar distintas playas en España. La primera de las picaduras se produjo en la playa de La Marina, en Elche, a un niño de 13 años de Crevillent cuando había bandera verde.

La madre explicaba a INFORMACIÓN el 22 de mayo de 2018 que el menor «estaba jugando en la orilla con su prima y vio venir algo que parecía una bolsa de color azul que se le enganchó en el brazo». Tras el susto, sus familiares relataron cómo los socorristas atendieron al pequeño en un primer momento a pie de playa y le quitaron los tentáculos que tenía todavía sobre la piel.

8

Así es la picadura de una carabela portuguesa

«Mi hijo estaba rabiando de dolor. No tenía fiebre, pero lloraba mucho y decía que no se sentía las piernas cuando íbamos en la ambulancia», indicaba la madre del pequeño de once año.