30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrevieja advierte de la nula seguridad sanitaria del «top manta»

El Ayuntamiento reclama refuerzos para atajar la venta de productos sin control sanitario que regresa al litoral de toda la provincia

Imagen del paseo marítimo de Juan Aparicio de Torrevieja durante este mes de julio.

Imagen del paseo marítimo de Juan Aparicio de Torrevieja durante este mes de julio. d. Pamies

El principal paseo marítimo de Torrevieja se está poblando de nuevo de la productos, en muchos casos falsificados, de los manteros en horas punta. La nueva normalidad ha llegado a la venta ambulante sin licencia. Y lo hace también en las ciudades turísticas de la provincia. Con demanda de ropa deportiva y calzado -y también tendencias- como la comercialización de mascarillas con logos de las principales marcas deportivas falsificadas, que sin garantía sanitaria se han hecho muy populares. Esta actividad es todos los veranos un quebradero de cabeza para policías locales y fuerzas de seguridad, un control que ahora se complica, según explica a INFORMACIÓN el concejal Federico Alarcón (PP).

El Ayuntamiento de Torrevieja se ha dirigido a la Subdelegación del Gobierno para que refuerce la presencia de Guardia Civil este verano en la ciudad. El municipio considera que a la irregularidad administrativa de la venta sin licencia, la presencia de personas sin su situación regularizada en el país, o el delito de comercialización de marcas falsificadas, se suma ahora la total falta de control sanitario de los productos extendidos sobre la calzada y de las normas higiénicosanitarias en su venta. Algo que el municipio estima que podría ser foco de contagio de coronavirus. Además, cuando los compradores son turistas residenciales que no van a permanecer en la ciudad durante mucho tiempo.

La Comandancia de Torrevieja cuenta con unos 200 efectivos, insuficientes para llevar a cabo un control efectivo de la venta ambulante sin licencia. La Policía Local, que tan solo presenta ahora una plantilla de 120 agentes -contando mandos, policías en segunda actividad y bajas por enfermedad- apenas alcanza a patrullar las playas este verano y el refuerzo de otros treinta contratados no va a llegar a tiempo este año -los presupuestos municipales para financiar los contratos no se han aprobado-.

Alarcón explicó que el dispositivo de control en los paseos debe ser amplio para evitar escenas como las que se han dado en los últimos días, como carreras, y empujones a los paseantes cuando los vendedores que se ganan la vida con esta venta, la mayor parte de origen subsahariano, salen corriendo para evitar la multa, y sobre todo la incautación de los productos falsificados. La presencia de los manteros ya generaba un problema de aforo en el paseo en años anteriores. Ahora es más acusado porque las terrazas en primera línea han sido autorizadas a ocupar mayor superficie del paseo. Los manteros se sitúan en el otro margen del espacio público, junto al mar y en el centro, en algunos tramos, solo queda un estrecho pasillo en el que además se producen parones y aglomeraciones.

El «top manta» sigue teniendo una gran demanda entre los turistas, clientela a la que no se sanciona. Alarcón explicó ayer que la Guardia Civil de Torrevieja se está volcando para reforzar la seguridad en las zonas más demandadas de la ciudad, también para el caso de los manteros, pero reconoció que los recursos disponibles no son suficientes.

Multas y mascarillas

Por otra parte, el edil de Seguridad explicó que desde que se decretó la obligatoriedad de llevar mascarilla en todos los espacios públicos y establecimientos, la Policía Local ha impuesto una veintena de multas de cien euros. «Nos encontramos con gente que la lleva y le pedimos que se la ponga. A esa no se le sanciona. A vecinos que no la llevan encima, directamente se le multa. Y a quien la lleva y no atiende las peticiones de los agentes se le multa también por desobediencia», dijo Alarcón: «Es sobre todo gente joven que se encuentra en plazas y zonas de ocio y que piensan que el asunto no va con ellos. Pasa a diario», indicó el concejal.

Apelación a la responsabilidad en las zonas de ocio

El alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, trasladó al responsable de la Generalitat en el departamento de salud de Torrevieja la necesidad de que la administración autonómica actúe con una campaña de concienciación «dura» dirigida a los jóvenes que no cumplen con la normativa higiénico sanitaria en las zonas de ocio. Dolón dijo que pudo comprobar personalmente el pasado fin de semana cómo los usuarios de una conocida zona de ocio no atendían esas recomendaciones. El primer edil cree si los clientes no se hacen responsables de esas medidas -asegura que los locales sí cumplen- pubs, grandes terrazas y discotecas, podrían verse abocadas a la clausura por parte de la administración autonómica.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats