Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP exige a la Generalitat retomar ya la reforestación de la Sierra de Orihuela

El Consell dejó miles de troncos de pinos talados sin retirar tras la plaga del tomicus. El PSOE asegura que el proyecto «se está ultimando»

Aspecto que presentan las laderas de la Sierra de Orihuela. T. SEVILLA

Aspecto que presentan las laderas de la Sierra de Orihuela. T. SEVILLA

El gobierno del Botànic ha rechazado en las Cortes Valencianas un propuesta del PP para que la administración autonómica actúe en la reforestación de la Sierra de Orihuela, afectada en los últimos años por la plaga del tomicus -que acabó con buena parte de las pinadas- y el cactus Arizona. En la proposición no de ley del PP, respaldada por Cs y Vox, se explica que el clima semiárido de la zona facilitó en los años 2014 y 2015 la propagación de la plaga de tomicus destruens que ocasionó la muerte de prácticamente todos los pinos (de repoblación) de la Sierra.

La Generalitat inició un programa de restauración con un presupuesto de 301.556 euros, pero los trabajos se quedaron a medias en 2016 tras invertirse en ellos tan solo 102.465 euros. A pesar del anuncio de que la repoblación se llevaría a cabo en octubre de 2018 y que finalizarían en 2019, aún no se han iniciado

El proyecto contemplaba la tala del arbolado seco y muerto, y su retirada y la posterior reforestación con flora autóctona. La mayor parte de la tala sí se realizó. La reforestación posterior contempla de especies arbustivas y subarbustivas en la sierra oriolana, una vez retirada la biomasa muerta.

Los ambientólogos ya no contemplan la repoblación con pinos en zonas donde, como se ha demostrado, no soportan un estrés hídrico tan acusado: de hecho los pinos de reforestación sucumbieron a la plaga por la falta de agua. El proyecto contemplaba la repoblación con especies autóctonas, con mucha mejor adaptación al terreno como palmito, coscojas, lentiscos y espartos.L

La diputada Elisa Díaz recordó que la DANA de septiembre de 2019 provocó el arrastre de todo este combustible, madera seca, sierra abajo, quedando acumulados y creando «un serio peligro si nos volviéramos a encontrar con un temporal como el ocurrido en septiembre de 2019». Además el temporal ocasionó «graves daños en la mayoría de los senderos de la Sierra de Orihuela, dejándolos totalmente impracticables».

Ahora, decenas de árboles que fueron talados hace tres años y medio -el tomicus acabó con el 90% de las pinadas- se acumulan, abandonados, en la falda de la Sierra de Orihuela tras haber sido arrastrados ladera abajo por las intensas precipitaciones del pasado mes de septiembre. Las escorrentías desplazaron esos ejemplares secos, algunos de gran volumen, a los pies de la sierra, además de llevar hasta allí otros ejemplares de pino que la fuerza del agua arrancó de cuajo y que tampoco han sido retirados por la Conselleria de Medio Ambiente.

Barrancos

Muchos de esos troncos han acabado taponando barrancos. Además, la Conselleria tenía previsto empezar el pasado mes de septiembre de 2029. Esas lluvias y la falta de arbolado provocaron también un proceso de erosión importante que ahora se aprecia en la propia sierra donde la superficie ganada por los torrentes es mucho más visible en los últimos meses, barrancos que provocaron graves daños materiales en los barrios del norte del casco urbano de Orihuela. Los populares recordaron que en la sierra sigue propagándose -la invasión comenzó en la década de los noventa- el cactus de Arizona, sobre el que ya se llevó una gran actuación años atrás, «pero la falta de mantenimiento en los trabajos para combatir la propagación de esta especie, ha hecho que resurja peligrosamente en la Sierra de Orihuela».

El diputado socialista Manuel Pineda defendió en su respuesta que la Generalitat ya está trabajando para llevar a cabo la finalización de esos trabajos y con ese argumento, PSPV, Compromís y Podemos, rechazaron la propuesta. Mientras que la respuesta al problema de deforestación de la Sierra de Orihuela se alarga, la Generalitat, a través de fondos europeos, está abordando la reforestación de zonas como el cordón dunar de Guardamar y Elche o una importantísima actuación de recuperación ambiental en el parque natural de las lagunas de Torrevieja y La Mata, con retirada de especies invasoras y plantación de maquia mediterránea.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats