Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torrevieja

Los sindicatos del Hospital de Torrevieja acusan al Consell de opacidad y de crear incertidumbre a 1.400 familias

La Generalitat traslada al comité de empresa que la «reversión del departamento se va a producir y no es negociable»

Firma del nuevo convenio colectivo entre los sindicatos y la gerencia del hospital de Torrevieja hace unos días.

Firma del nuevo convenio colectivo entre los sindicatos y la gerencia del hospital de Torrevieja hace unos días. tony sevilla

El comité de empresa del departamento de salud de Torrevieja, que representa a 1.400 empleados, tiene dos cosas claras. Una: si estuviera en su mano apostarían por la prórroga de la concesión de la gestión del área a Ribera Salud durante cinco años ante el escenario de incertidumbre y falta de estabilidad que, a su juicio, les plantea la Conselleria de Sanidad. Dos: la Generalitat tiene decidida, sí o sí, la reversión -la gestión directa- y «es innegociable» aunque no explica cómo la va a poner en marcha. Los 15 años de concesión de la gestión del modelo de colaboración público privado de Ribera Salud culminan en octubre de 2021, pero el proceso de reversión hay que notificarlo un año antes y esa fecha está a la vuelta de la esquina.

El comité realizó ayer una comparecencia de prensa en la sala de conferencias del Hospital en la que, sobre todo, reiteraron, la incertidumbre que este proceso está generando entre los trabajadores, además en un momento complejo como la gestión de la crisis sanitaria. Ya manejan el escenario, al margen del debate ciudadano, de que la reversión es un hecho sin marcha atrás y lo que quieren trabajar es en el «modelo» que adoptará la Sanidad para asumir a la plantilla. El comité de empresa explicó ayer que ha solicitado en cuatro ocasiones desde la toma de posesión de la consellera, Ana Barceló, una reunión para abordar las condiciones en las que será revertido el departamento, «no habiendo recibido respuesta alguna».

Los sindicatos interpretan que la ambigüedad del presidente Ximo Puig a la hora de pronunciarse públicamente sobre el rescate -como hizo en Los Montesinos esta semana- es calculada. «Anunciará la reversión en el último momento, el próximo mes de octubre, agotando todos los plazos, para dar el menor margen posible a posicionarnos», según aseguraron a preguntas de INFORMACIÓN.

El pasado día 21 representantes del comité de empresa se desplazaron a València para mantener una reunión con miembros de PSOE, Compromís y Podemos, que forman el pacto de Botànic, «solicitando esta información, donde solo se nos comunicó que aún no habían decidido cómo sería la reversión en nuestro departamento, pero sí se nos adelantó que no sería un modelo como el de Alzira».

El comité estima «de vital importancia» que Sanidad les convoque de manera urgente para «que se nos permita formar parte en la toma de decisión de su futuro laboral, una decisión que afecta a muchos trabajadores y que no debe ser tomada de manera unilateral por nadie». Sobre si pueden pronunciarse a no a favor del modelo concesional o la gestión directa indicaron: «No sabemos nada sobre lo que ofrece la Conselleria frente a la estabilidad y lo que hemos conseguido durante los últimos años en Ribera Salud. Para decidir algo en la vida hay que tener todos los elementos sobre la mesa y ya lo dijo el presidente que no lo va a hacer hasta el último día... para que no nos podamos posicionar. Es muy poco responsable que la Conselleria nos diga que no saben cómo van a realizar el proceso de reversión cuando queda un mes para notificarlo», subrayaron. El comité reconoció ayer que no ha consultado a los 1.400 trabajadores sobre si quieren mantenerse bajo el modelo concesional o integrarse en la gestión directa, pero reiteran que es algo que no se puede valorar ni preguntar sin que la Generalitat explique qué quiere hacer.

¿Una empresa pública?

El comité formado por representantes de CSIF (mayoritario), CEMS, UGT, SI-CV, CC OO, USAE y SATSE pide que se les comunique el modelo en que será revertido: «Tenemos conocimiento de que se ha creado una empresa pública para englobar todos los servicios sanitarios que están privatizados. Queremos que nos garanticen las condiciones laborales de nuestro convenio colectivo con seguridad jurídica». De hecho, empresa y comité, ya con la fecha posible de rescisión en el horizonte, acaban de firmar un nuevo convenio, limitado a una vigencia de una año, con mejoras sustanciales que la Generalitat se vería obligada a cumplir sobre el papel. El comité teme que la integración de la plantilla en una empresa pública pueda amparar la degradación de sus condiciones laborales al no depender orgánicamente de la Conselleria de Sanidad y no verse obligada la administración autonómica a respetar su actual convenio.

«Si tenemos que manifestarnos en la puerta de la conselleria para defender nuestros derechos, lo haremos»

Los sindicatos no descartan movilizarse para exigir a Sanidad que explique qué quiere hacer con la plantilla

El comité de empresa del departamento de salud no había llegado a pronunciarse hasta ayer sobre todo el proceso que va a desembocar en el rescate de la concesión. «Tenemos el derecho de saber cómo se va a realizar esta reversión antes de enviar la comunicación a la empresa, porque desde ese momento podremos saber si se verán perjudicados ya nuestro derechos y así tomar las decisiones que estimemos oportunas ya que de eso depende la estabilidad de más de 1.400 familias que conforman este departamento».

«En la reunión con los representantes del Consell no nos dijeron cómo se va a hacer pero sí explicaron que no será bajo la fórmula que se empleó en Alzira, y que barajan muchas posibilidades», según indicó Yolanda Hidalgo. «Lo que reclamamos es la mayor transparencia a la Generalitat, haya reversión o no, y no nos podemos posicionar si no tenemos toda la información sobre la mesa». El comité considera que los trabajadores lo que no quieren de ninguna forma es «pasar por lo que ha pasado la plantilla del Hospital de Alzira» porque han perdido «derechos y condiciones laborales».

Los sindicatos no descartan movilizaciones para reivindicar transparencia y el mantenimiento de sus actuales condiciones laborales, que han estado negociando en los últimos quince años en el ámbito de la concesión administrativa de Ribera dispuestos a llegar hasta donde los trabajadores nos pidan que lleguemos a la hora de conocer cuál va a ser nuestro futuro», indicaron. « Si hay que manifestarse delante de la Conselleria de Sanidad, pues nos manifestaremos allí», advierten

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats