Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un georradar buscará restos arqueológicos en el yacimiento de Los Saladares en Orihuela

Los trabajos tratarán de localizar vestigios o necrópolis en los terrenos de la Edad de Bronce adquiridos por el Ayuntamiento. La excavación se coordinará con la UA y en cuatro años la zona será visitable

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y el edil de Patrimonio, Rafael Almagro, en una reciente visita al yacimiento de Los Saladares.

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y el edil de Patrimonio, Rafael Almagro, en una reciente visita al yacimiento de Los Saladares. información

La última tecnología al servicio de las excavaciones arqueológicas será empleada para tratar de localizar vestigios o necrópolis en el yacimiento de Los Saladares, de la Edad de Bronce, el más importante de Orihuela y que fue ocupado por fenicios, griegos, íberos y pobladores de la cultura argárica. Un georradar, un radar de penetración terrestre capaz de hacer un escáner completo debajo del nivel del suelo y a gran profundidad, se utilizará para la localización de restos arqueológicos en una zona en la que apenas se hicieron unas catas, con pocos medios, en los años 70 del pasado siglo.

El Ayuntamiento de Orihuela coordinará los trabajos con la Universidad de Alicante (UA), con la que firmará un convenio, que está muy avanzado, para llevar a cabo durante los próximos cuatro años diversos estudios y excavaciones. «Tengo mucha ilusión por el proyecto, estamos hablando de unos de los primeros pobladores de Orihuela queremos poner en valor este yacimiento que se encuentra a solo tres kilómetros de la ciudad, en plena naturaleza», explica el edil de Patrimonio Rafael Almagro.

El Ayuntamiento de Orihuela adquirió el pasado año por 54.490 euros la parcela en la que se ubica el yacimiento arqueológico de Los Saladares, de 10.000 metros cuadrados. Ahora el consistorio quiere adquirir las parcelas contiguas para ampliarlo, con vistas a la recreación de las chozas y el estilo de vida que se va a hacer en este yacimiento para abrirlo a las visitas en un plazo de cuatro años. «Es similar a lo que hay en Crevillent, en el yacimiento de Peña Negra», señala el edil. La intención del consistorio es musealizar la zona, donde se ubicará un centro de interpretación y un observatorio ornitológico «por la gran riqueza de flora y fauna que rodea el yacimiento». En el mismo se conservan muchos restos de viviendas en piedra.

Bien de Interés Cultural

El yacimiento de Los Saladares es una zona protegida catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), monumento histórico-artístico y arqueológico de carácter nacional, pero a pesar de su importancia y de contar con protección estricta en el Plan General de Ordenación Urbana de Orihuela ha sido objeto de múltiples agresiones. Ahora el Ayuntamiento está llevando a cabo el corte de maleza y árboles para dejar libre el espacio y poder iniciar los estudios con el georradar. Estos trabajos se prolongarán hasta finales de año y a principios del que viene se vallará y acondicionará la parcela, un trámite que está en fase de contratación. Las excavaciones arqueológicas, una vez que se autoricen por parte de la Conselleria de Cultura -que ha mostrado un gran interés en el desarrollo de las excavaciones y puesta en valor del yacimiento- , las tutelará la UA y estarán dirigidas por el catedrático de historia antigua Alberto Lorrio. En 2024 está previsto que acaben todos los estudios, excavaciones, investigaciones y recreación del yacimiento y que se abra entonces a las visitas.

El yacimiento se localiza en el paraje conocido como «Los Cabecicos Verdes», entre las pedanías de Arneva y Desamparados. Se trata de un importante poblado, situado en las laderas de un pequeño cerro, cuyo origen está en el Bronce final, y que perduró en el Hierro Antiguo y se iberizó posteriormente. Tiene una gran importancia científica al ser uno de los primeros yacimientos en el que se pudo investigar el proceso de iberización y valorar cómo las influencias coloniales, fenicias primero y griegas después, son asimiladas por los pueblos indígenas y acabaron originando la cultura ibérica. Su cronología abarca desde el siglo IX al IV a. C.

Germen

Es uno de los gérmenes de Orihuela, junto al yacimiento de San Antón y el del Seminario. Su situación, en lo alto de un cerro desde donde se puede divisar gran parte de la Vega Baja, de la vega murciana y de la ciudad de Orihuela, hizo que durante cinco siglos distintos pobladores ocuparan estos terrenos situados cerca del río Segura y muy prósperos también para la agricultura.

El yacimiento fue encontrado en 1968 por casualidad por unos chavales que jugaban al fútbol junto al cabezo y fue excavado en los años 70 del siglo pasado por Oswaldo Arteaga y María Rosa Serna. Fruto de esos trabajos fue la localización de varios departamentos de lo que fueron casas en su época y, sobre todo, de objetos como vasijas, cerámica, tinajas o vasos, que se conservan en diferentes museos. Desde entonces no se han llevado a cabo trabajos de excavación en la zona, siendo el BIC de Orihuela menos conocido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats