A día de hoy la Generalitat Valenciana ha pagado el 93,29% de las ayudas de urgencia concedidas por el área de presidencia de la Generalitat a los damnificados por la DANA de septiembre de 2019. Estas ayudas se autorizaron días después de que se produjera el episodio de lluvias torrenciales y se centraron en paliar la pérdida de bienes de primera necesidad en viviendas, como electrodomésticos. Miles de vecinos se vieron afectados por el temporal que descargó hasta 500 litros por metro cuadrado en el Bajo Segura entre el 11 y el 143 de septiembre de 2019, hace ahora un año. El límite máximo de la ayuda era de 4.500 euros de los que se podían anticipar 1.500 para después realizar una tasación de las pérdidas y abonar el resto. Casi el 20% de las aportaciones son de ese máximo de 4.500 euros.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig consignó 13 millones de euros para cubrir las solicitudes pero elevó ese importe hasta los 21 millones para asumir todas las peticiones. La Generalitat comenzó a abonar las primeras ayudas 20 días después de la catástrofe. Desde ese momento, y hasta la primera semana de septiembre de 2020, se han dictado un total de 48 resoluciones por un importe global de 17.062.323 euros y pagado un total de 15.917.735 euros: un 93,29% de las ayudas concedidas. La administración autonómica, según fuentes del Consell, recibió 8.465 solicitudes y ha resuelto 7.588 expedientes. Y se han abonado ya 6.669.

Como consecuencia de este elevado número de solicitudes se puso en marcha la oficina de apoyo, a través de un acuerdo de la Conselleria de Justicia con la empresa pública Tragsa, que mantendrá sus funciones hasta el 30 de noviembre de 2020. La mercantil tuvo que habilitar un espacio en Orihuela, en la sede de la Conselleria de Hacienda con un equipo de 15 personas para atender las solicitudes.

Dudas sobre los requisitos

El trabajo de resolución de solicitudes de ayuda no se ha interrumpido durante el periodo de vigencia del estado de alarma por la pandemia de la covid -en el periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 21 de junio se publicaron 14 resoluciones de concesión-, ni durante el periodo vacacional de los meses de julio y agosto -julio 5 resoluciones, agosto 4 resoluciones-.Según las mismas fuentes se trata de peticiones cuya documentación «no está completa o existen dudas respecto a si reúnen los requisitos exigidos por el decreto que impulsó la concesión de estas ayudas».

Por ejemplo, hay casos en que la misma persona ha presentado varias solicitudes para reclamar ayudas por los daños en diferentes viviendas, con lo que el número de solicitudes es mayor que el número de personas físicas beneficiarias.

Otra situación que se ha producido y que afectado a en torno a mil solicitudes es que la tasación señaló que los daños comprobados no afectaba a enseres o bienes de primera necesidad.

En algunos casos se deberá denegar la ayuda al no constatarse daños en enseres o bienes de primera necesidad y deberán rechazarse . Las mismas fuentes matizan que en la mayoría de estos expedientes se ha detectado que en la solicitud de ayuda se declaran esos daños en enseres y bienes de primera necesidad, pero también daños estructurales o estéticos

Ayudas a la vivienda

La evolución de la concesión de ayudas por daños en viviendas a causa de las lluvias torrenciales de hace un año han tenido un recorrido distinto. Aunque se consignaron 30 millones de euros para este objetivo, solo se han presentado algo más de mil las solicitudes, sobre todo en la Vega Baja, pero también en otros puntos de la Comunidad.

El importe total de esas peticiones alcanzan los tres millones. Se han resuelto en torno a 400 de estas solicitudes por un importe de 900.000 euros, según el Diario Oficial de la Generalitat. El jueves pasado la líder del PP, Isabel Bonig indicó que apenas superaban los 120.000 euros. Los populares llevan meses reclamando agilidad en los trámites para la autorización de ayudas de forma genérica.

Llamadas por teléfono para resolver los últimos expedientes

Para agilizar la tramitación de solicitudes que no podía resolverse por la falta alguno de los documentos exigidos por la convocatoria, o porque los solicitantes no estaban al corriente en sus obligaciones tributarias o de seguridad social, se está contactando directamente con ellos vía telefónica o por correo electrónico. La totalidad del personal del servicio de coordinación de las ayudas, según la Generalitat, está abordando en estos momentos esta tarea, así como parte del equipo de la oficina de apoyo de la empresa pública Tragsa, con la finalidad de poder resolver en el menor tiempo posible las deficiencias que impiden la resolución de estos expedientes, sin perjuicio de la notificación formal del requerimiento de subsanación. En estos momentos existen aproximadamente unas 500 solicitudes pendientes por subsanar. En el caso de no poder contactar directamente con los interesados, o una vez contactados, si no han subsanado su expediente, se procederá a realizar el trámite de subsanación notificado por carta certificada. Transcurrido el plazo, si esta no se produce, se le tendrá al interesado por desistido de su petición y se producirá el archivo de la petición.