El juzgado de Lo Penal de Orihuela ha condenado a dos años y seis meses de cárcel al empresario de las basuras Ángel Fenoll por cinco de delitos contra la Hacienda Pública y otro continuado de falsificación en documento mercantil en calidad de administrador único -en el momento de ocurrir los hechos- de la empresas Colsur y Proambiente. El fallo apunta a Fenoll como principal implicado, junto a otros siete empresarios también han sido condenados, de una trama de facturas falsas con las que defraudaron a Hacienda un total de 9,6 millones de euros por las liquidaciones de impuestos de sociedades de los años 2005 y 2006 en la que aportaron documentación falsa para rebajar la imposición de impuestos.

Las condenas en primera instancia suman para todos los acusados -Ángel Fenoll y los siete empresarios cooperadores necesarios- 12,5 años de prisión, 17 delitos contra la Hacienda Pública y tres delitos de falsedad en documento público, además de multas millonarias por el importe defraudado e indemnizaciones por responsabilidad civil. El fallo se puede recurrir ante la Audiencia Provincial.

La sentencia, a la que ha tenido acceso INFORMACIÓN, impone una multa a Fenoll del doble de la cantidad defraudada. La investigación, iniciada ahora hace una década, mantiene que el empresario defraudó 4.336328 euros a Hacienda: la multa asciende a 8,6 millones de euros. Los hechos se remontan a 2010. La Agencia Tributaria decidió abrir un procedimiento de inspección de los ejercicios fiscales del impuesto de sociedades e IVA de las empresas Colsur y Proambiente de los años 2005 y 2006. La actuación, que derivó en una denuncia de la Fiscalía, desveló que el empresario de las basuras liquidó ante Hacienda cantidades inferiores a las que le correspondía legalmente. Según la sentencia contabilizó «adquisiciones y gastos irreales», empleando facturas que reflejaban gastos y cuotas de IVA ficticios porque no respondían a servicios prestados ni eran gastos reales».

El polémico empresario oriolano, protagonista de la trama de supuesta corrupción del Brugal -todavía viva en los juzgados- llevó a cabo el fraude, según recoge la resolución judicial, «previo acuerdo con los demás acusados que, como proveedores, imputaban dichos gastos o ventas y cuotas facilitándole la anotación de tales gastos y facturas, para falsear las declaraciones de impuestos».

El polémico empresario llevó a cabo el fraude «previo acuerdo con los demás acusados que, como proveedores, imputaban gastos o ventas y cuotas facilitándole la anotación de gastos y facturas para falsear las declaraciones de impuestos», según el juez

Empresas de las basuras

El objetivo era que esos gastos y cuotas de IVA disminuyeran la base imponible del impuesto de sociedades y que, además se incrementara el IVA deducible, y por lo tanto el importe final a abonar a Hacienda. Así hasta casi diez millones de euros para solo dos anualidades de las que fueron principales empresas de Fenoll -y en el momento en el que mayor facturación alcanzaban en la Vega Baja y municipios de Murcia-. En aquel momento el empresario contaba con buena parte de las contratas de recogida de basura de la Vega Baja y el único vertedero del Bajo Segura.

La condena por delito contra la Hacienda Pública se extiende a la red de colaboradores de Fenoll en este fraude fiscal, según la sentencia: Higinio Sánchez como cooperador necesario con un año y cuatro meses de prisión y multa de 1,9 millones de euros. Juan Antonio y Aurelio Escolano Belmonte por cinco delitos contra la Hacienda Pública un año y cuatro meses cada uno y al pago de una multa de 2,1 millones euros. Sobre Ambrosio Corbalán y Fernando Gasso recae una pena de un año y dos meses de prisión por delito fiscal y una multa de 712.272 euros. Y a Diego y Rufo Martínez otro delito contra la Hacienda Pública y el pago de una multa de 666.000 euros.

RECURSOS EN BUSCA DE OTRA ABSOLUCIÓN COMO LA DE 2016


La sección VII de la Audiencia absolvió en 2016 a 15 empresarios de la Vega y Murcia que fueron condenados a 212 años de cárcel por 11 delitos fiscales y uno de falsificación cometidos en 2003 y 2004 a través de un supuesto entramado de facturas falsas emitidas para eludir el Impuesto de Sociedades y del IVA por 4,5 millones de euros. El fallo colocaba, de nuevo, a Ángel Fenoll como cabezas de esta red. La Audiencia indicaba que la investigación vulneró los derechos fundamentales de los acusados. Ahora, en una causa muy similar en la que solo cambian los años fiscales investigados, con Fenoll como protagonista, un importe defraudado mayor, con penas de cárcel más reducidas, los implicados, que ya esgrimieron en el juicio este archivo, buscaran el mismo resultado.