Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecologistas reclaman al Ministerio la inclusión de la desembocadura del Segura en la Red Natura 2000

ASE y AHSA presentan alegaciones al proyecto de Transición Ecológica que modificará los límites de las zonas protegidas para que incluya 700 hectáreas vinculadas a ese espacio natural, donde conviven 23 especies de aves

Desembocadura del río Segura en Guardamar, con el puerto en primer término, y las dunas litorales, refugio de numerosas aves marinas.

Desembocadura del río Segura en Guardamar, con el puerto en primer término, y las dunas litorales, refugio de numerosas aves marinas.

Las 700 hectáreas marinas vinculadas a la desembocadura del río Segura albergan una gran cantidad de fauna, principalmente aves, y, sin embargo, no están lo suficientemente protegidas, lamentablemente. Es, de hecho, la única franja del litoral sur de Alicante que no está incluida ni como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ni está en la Red Natura 2000. Una injusticia que los ecologistas pretenden que solucione el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que trabaja actualmente en el proyecto para modificar los límites de las zonas protegidas y que vuelve a excluir esa franja litoral.

Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) y Amig@s de Sierra de Escalona (ASE) han presentado alegaciones al proyecto del Ministerio para incluir esa franja marina en la Red Natura 2000, al tratarse de uno de los sectores del litoral alicantino de mayor importancia para las aves marinas. Los dos colectivos aportan en sus alegaciones información sobre 23 especies diferentes de aves que demuestra el alto valor ambiental de un sector marino «que no puede continuar al margen de la red marina europea de espacios naturales protegidos», señalan ambas asociaciones ecologistas.

El pasado mes de junio el Ministerio para la Transición Ecológica sometió a información pública un proyecto de orden ministerial por el que se aprueban las medidas de conservación de siete ZEPAs (Zonas de Especial Protección para las Aves) y de diez ZECs (Zonas Especiales de Conservación) marinas de la Comunidad Valenciana, así como la modificación de sus límites geográficos. Un proyecto de orden en el que el Ministerio se fija como objetivo consolidar una Red Natura 2000 marina «eficaz y coherente».

Los ecologistas esperan que, esta vez, se incluya la franja vinculada a la desembocadura del río Segura en Guardamar. ASE y AHSA explican en sus alegaciones que el ámbito marino de la desembocadura del Segura es un estuario con una destacada productividad pesquera del que dependen miles de aves de diferentes especies protegidas para el desarrollo de etapas cruciales de su ciclo vital, por lo que excluirlo de la Red Natura 2000 «carece por completo de sentido». Por ello, solicitan que sus cerca de 700 hectáreas marinas sean incluidas en alguna de las dos ZEPAs marinas del sur de Alicante, el Espacio Marino de Cabo Roig al sur o el Espacio Marino de Tabarca al norte.

Intentos frustrados

En 2009 se declararon dos ZEPAs marinas que cubren casi todo el litoral sudalicantino, desde el sur de la ciudad de Alicante hasta el límite con Murcia: el Espacio Marino de Tabarca y el Espacio Marino de Cabo Roig, incluyendo este último la zona marina próxima al LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y ZEPA de la Sierra Escalona y la Dehesa de Campoamor. Lamentablemente, no se protegió como ZEPA la zona marina asociada a la zona húmeda catalogada de la desembocadura del Segura y al LIC de las Dunas de Guardamar. En julio de 2014 se declaró la ZEPA Tabarca - Cabo de Palos, una amplia zona protegida de más de 1.200 kilómetros cuadrados que, además de incluir las ZEPAs de Tabarca y Cabo Roig, se extiende por las aguas exteriores a ambos espacios, pero sin incluir la franja marina del entorno de la desembocadura del Segura, franja que el proyecto de orden ministerial también excluye de la Red Natura 2000.

En 2014 AHSA ya se dirigió al entonces Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente reclamando la inclusión de las aproximadamente 700 hectáreas vinculadas a la desembocadura del Segura que habían quedado fuera de la red de ZEPAs marinas, aportando citas ornitológicas de concentraciones destacadas de diferentes especies de aves marinas protegidas por la legislación europea. Sin embargo, una vez más, este rico espacio, refugio de aves marinas, no recibió esa figura de protección.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats