Pudo ser una tragedia. Una tremenda explosión de gas despertó ayer a primera hora a los vecinos la avenida Diego Ramírez de Torrevieja. La deflagración causó daños materiales en 14 viviendas, dos arrasadas, de un primer piso del edificio situado en el número 217 de este céntrico vial del casco urbano, ubicado junto a una guardería. Fue poco después de levantarse el toque de queda, pasadas las 6.15 horas. No hubo víctimas. Dos crisis de ansiedad y algún rasguño. La Guardia Civil busca a uno de los inquilinos, un hombre de 50 años, como presunto autor de la explosión.

En su vivienda los bomberos hallaron 9 botellas de butano, tres de camping de gas, botes de pintura y latas de gasolina, además de una gran acumulación de enseres, propia de un caso de síndrome de Diógenes. Había amenazado a los vecinos con volar el edificio en varias ocasiones -la última vez el miércoles- y la principal hipótesis apunta a que cumplió su amenaza.

Una explosión destroza la fachada de un edificio de la calle Diego Ramírez de Torrevieja D. Pamies

Los escombros impactaron contra la fachada del edificio de en frente y sobre un vehículo que circulaba por la calle. Los bomberos no hallaron a nadie en el piso origen de la explosión y entonces la Guardia Civil puso en marcha un dispositivo para hallar al supuesto autor, vecino de Torrevieja, con antecedentes penales, al que algunos testigos vieron dejar el edificio y que había reiterado que iba a «saltar por los aires» el inmueble. La sospecha fundada de sus vecinos de que realmente estaba dispuesto a ello salvó vidas. El vecino puerta con puerta del dueño del piso donde se produjo la explosión contó, todavía abrumado, que el presunto autor que busca la Guardia Civil, natural de Torrevieja, «está mal de la cabeza» y que él le había puesto varias denuncias por amenazar a los vecinos, incluidos a sus hijos, la última un día antes de la explosión. Este vecino, que es taxista, aseguró que esa denuncia pudo ser el desencadenante para que el hombre pusiera en práctica sus amenazas de hacer volar el inmueble. El taxista decidió el miércoles por la tarde que su mujer e hijos fueran a dormir a casa de su suegra y él pernoctó en el sofá del salón: «Eso me ha salvado porque el dormitorio da pared con pared con la vivienda de la deflagración» y esa pared medianera se vino abajo. «De mi casa lo único que ha salvado es el comedor y parte de un cuarto de baño».

35

Una gran explosión destroza un edificio de Torrevieja Tony Sevilla

La violenta explosión, que se ha producido a las 6.15, ha arrasado dos viviendas, causado daños en otras 12 y en el edificio situado en frente y ha destrozado un coche. El inmueble está situado junto a una de una guardería del centro.

La imagen de la ficha policial de una de las detenciones del presunto autor, sin filtros ni control, corrió como la pólvora por redes sociales desde primera hora de la mañana, aunque oficialmente la Guardia Civil no dio aviso alguno, ni había autorizado su difusión. Los vecinos del edificio expresaban su indignación al tiempo que esperaban en la calle volver a sus casas - muy preocupados por el estado de las viviendas-, algo que algunos no pudieron hacer hasta mediodía y reiteraban que el dueño de la casa, al que intentaba cercar la Guardia Civil en la tarde noche de ayer, llevaba años protagonizando enfrentamientos con el vecindario.

Así ha quedado el interior de la vivienda de Torrevieja tras la explosión Bomberos

Inicialmente e Ayuntamiento ha asegurado que solo había tenido que realojar en un geriátrico a un octogenario. La primera inspección de los técnicos municipales aseguraba que el edificio no presenta daño estructural. Un informe posterior decretaba el desalojo de todas las viviendas del primer piso y cuatro del segundo con lo que el Ayuntamiento que buscar alojamiento a seis familias en hoteles de la ciudad. A los pisos superiores sí pudieron regresar los vecinos. El resto pudo encontrar alojamiento en casas de familiares. El suboficial jefe de los bomberos de Torrevieja, Toni Pastor, explicó que el gas butano «estaba distribuido estratégicamente en la vivienda» y expresó su alivio por la ausencia de víctimas a pesar de la violencia de la explosión. Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y los Bomberos de Torrevieja se emplearon a fondo para intentar restablecer la normalidad en la calle -que mantiene un tramo cortado-.

Así ha quedado el interior del edificio tras la explosión en la calle Diego Ramírez de Torrevieja Bomberos