Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela invertirá 1,2 millones en librar de plagas el Palmeral y actuará en fincas privadas

El contrato incluye el mantenimiento de 5.932 plantas y pretende acabar con el picudo rojo. El consistorio prepara una ordenanza para atajar los focos en parcelas no públicas del BIC

Vista del palmeral de Orihuela, el segundo con más ejemplares de Europa, tras el de Elche.

Vista del palmeral de Orihuela, el segundo con más ejemplares de Europa, tras el de Elche.

Librar de plagas el segundo palmeral más grande de Europa. Es uno de los principales objetivos del contrato para el servicio de gestión integrada de mantenimiento, conservación y protección del Palmeral de San Antón de Orihuela que ha salido a licitación por casi 1,2 millones, en concreto 1.188.462 euros por dos años más otros dos de posible prórroga, y que está cofinanciado al 50% por los fondos europeos Feder. El Ayuntamiento invertirá 343.323 euros anuales en el contrato, que dobla la cantidad que destinaba al anterior, que incluía la escarda de infrutescencias y solo trataba a los ejemplares con fitosanitarios tras su poda.

El nuevo servicio da un salto cuantitativo y cualitativo puesto que se trata de un contrato integral que, además del mantenimiento y gestión fitosanitaria de todas las palmeras datileras de propiedad municipal ubicadas dentro del Bien de Interés Cultural (BIC), un total de 5.932 de las 8.931 que tiene el Palmeral, llevará a cabo tareas de podas y escarda, retirada de infrutescencias y de hijuelos, labrado y roturación de parcelas o desbroces selectivos. «Lo que pretendemos es llevar a cabo el plan de gestión que establece el plan director», señala a este diario el edil de Medio Ambiente, Dámaso Aparicio. El nuevo programa fitosanitario tratará de acabar con los hongos y enfermedades que tienen las plantas, pero si hay una plaga que preocupa es la del picudo rojo que ha fulminado decenas de palmeras en los últimos años. «Se usarán desde una red de trampeo a tratamientos fitosanitarios y biológicos, evitando al máximo los productos químicos», explica el concejal.

Desde mayo de 2019 se han talado, por defectos estructurales, ataque de picudo y enfermedades, 47 palmeras. No obstante, el Ayuntamiento ha plantado en ese mismo periodo 70 ejemplares del vivero que tiene en el Palmeral, como agente productor. La previsión que maneja la Concejalía de Medio Ambiente es plantar de aquí a la primavera 110 nuevas palmeras, de las 3.000 que prevé el plan director en 10 años. El vivero cuenta actualmente con 800 ejemplares. «Estamos trabajando en el invernadero para crear y sacar genéticamente la línea de palmeras de Orihuela para poder seguir transplantando en el futuro con el objetivo de recuperar el Palmeral, no solo mantenerlo», indica Aparicio. El contrato que ha salido a licitación prevé que la empresa que lo gestione se encargue de un seguimiento individualizado de cada palmera, de las que 1.300 son monumentales.

Nueva norma

El principal problema que se encuentra el Ayuntamiento en el caso de las plagas, son las que están en parcelas privadas dentro del Palmeral. Actualmente, hay dos que preocupan especialmente, sobre las que la Conselleria de Medio Ambiente, que es la que tiene competencias para actuar y capacidad inspectora, tiene abiertos expedientes. Tienen importantes focos de picudo. El consistorio también elabora informes sobre las afecciones que detecta en fincas privadas y los incumplimientos a la ley arbórea valenciana, que denuncia al Seprona y a la Conselleria, pero no puede actuar en esas fincas privadas, algo que pretende cambiar con la nueva ordenanza de las palmeras que prepara la Concejalía de Medio Ambiente. Con la nueva ordenanza, que sustituirá ala actual que está obsoleta y que se pretende aprobar a principios del próximo año, el Ayuntamiento podrá intervenir en aquellas parcelas rústicas dentro del BIC donde tanto la Conselleria como el organismo local detecten focos de plagas y, tras la actuación para evitar la propagación, pasar el coste al propietario de la finca privada.

La futura norma no solo contemplará sanciones para los propietarios que no mantengan adecuadamente las palmeras dentro de su propiedad, sino que establecerá ayudas, mediante una subvención o el llamado «cheque verde» o «cheque palmera», para quienes hagan una gestión idónea de las plantas en sus fincas. De esta manera, se pretende ayudar a los propietarios de parcelas privadas a sufragar parte del coste del mantenimiento de las palmeras. Paralelamente, el consistorio trabaja junto a la Generalitat para crear una comisión paritaria para complementar el BIC que permitirá definir el linde y todas las afecciones del Palmeral oriolano, tanto de las parcelas públicas como privadas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats