El retraso en el pago de facturas por parte del Ayuntamiento de Orihuela está provocando las quejas de las empresas afectadas. Al menos, la del servicio postal del Ayuntamiento. Así lo desveló ayer la edil del PSOE María García, quien explicó que a finales de diciembre la empresa que gestiona el servicio postal del Ayuntamiento de Orihuela registraba dos escritos en los que avisaba al consistorio de los retrasos de casi cuatro meses en el pago de facturas relativas a dos contratos. Según García, ambos contratos se encuentran en vigor actualmente, uno desde el año 2000 y otro desde 2004. «La empresa desconoce las razones por la que se ha dejado de abonar las facturas de julio a octubre de 2020 pero reclama los pagos pendientes más intereses que ascienden a más de 36.000 euros entre los dos contratos».

La empresa postal sigue prestando de forma regular el servicio pero según el escrito registrado, si la demora del pago más intereses supera los cuatros meses, demandará al Ayuntamiento y suspenderá el contrato. «Esta dejadez revela los fallos de gestión y coordinación entre concejalías que existe en este ayuntamiento», criticó García. Para la edil, «no existen excusas para este tipo de dejadez y es hora de que asuman la responsabilidad que tienen como gestores públicos. Las circunstancias externas no pueden servir siempre de excusas para no trabajar. Aunque intenten negarlo es evidente el caos, la falta de orden y gestión del equipo de gobierno que está llegando a afectar hasta a lo más básico y esencial como es pagar las facturas de los contratos vigentes». La socialista exige que «el ayuntamiento se ponga al día en los pagos de facturas», al mismo tiempo que se pregunta si existen más empresas en las mismas circunstancias.