Un agente de la Guardia Civil resultó herido cuando el asaltante de una vivienda intentó evitar su detención y emprender la huida tras ser sorprendido dentro de un adosado de una urbanización de Guardamar del Segura. 

Tras recibir el aviso de una central de alarmas de que el sistema había detectado movimiento en una propiedad, la Guardia Civil de Guardamar del Segura se dirigió hasta una vivienda situada en una urbanización del municipio para comprobar los hechos. Una vez en el lugar los vecinos relataron que habían oído la alarma, "pero que no habían visto a nadie".

Según una nota de prensa de la Guardia Civil de este miércoles, tras realizar una batida por la zona, "sin observar nada extraño, con la sospecha de que los supuestos autores pudieran encontrarse en su interior, los agentes accedieron al interior de la finca, percatándose de que los arbustos de la casa colindante se movían de manera inusual".

En ese mismo instante saltó la alarma de esa otra vivienda y dos personas con el rostro oculto y vestidas con ropa de color oscuro saltaron por encima del muro para escapar. Durante la huida, los intrusos destrozaron las tuberías de una piscina, y causaron daños materiales en varias vallas, al saltar de una vivienda a otra.

Varios componentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Guardamar del Segura "acudieron de inmediato" para prestar apoyo a los agentes. De forma coordinada aseguraron el perímetro de la zona, "para acorralar a las dos personas dentro de una parcela, consiguiendo arrestar a uno de ellos".

Al verse acorralado, "agredió de forma violenta a uno de los agentes, que tuvo que ser trasladado por la gravedad de las lesiones al Hospital de Elche".

La Guardia Civil procedió a su detención. Se trata de un joven de 17 años, de nacionalidad moldava, al que se le atribuyen un delito de robo con fuerza en las cosas en el interior de vivienda, en grado de tentativa, dos delitos de daños y un delito de atentado contra los agentes de la autoridad. Ha sido puesto a disposición de la Fiscalía de Menores, que decretó su ingreso en un centro de menores. La Guardia Civil de Guardamar continúa con las investigaciones para localizar al otro autor, que logró escapar.

El agente que fue agredido, actualmente se encuentra recuperándose de las lesiones.