El pasado siempre vuelve. El actual portavoz del PSOE en Torrevieja, Andrés Navarro, informó favorablemente en 1990 el proyecto urbanístico que pretendía ocupar el parque de Doña Sinforosa con tres bloques de edificios de siete alturas. Lo hizo en calidad de arquitecto municipal del Ayuntamiento de Torrevieja. Una iniciativa que hubiera acabado para siempre con el espacio natural, ahora un singular reducto verde junto a la playa del Acequión, dentro de la bahía de Torrevieja, con árboles de gran porte, en un perfil copado por el hormigón.

Como avanzó INFORMACIÓN, a principios de este año el equipo de gobierno del PP aprobó el estudio de detalle y exposición pública del proyecto de la promotora Baraka para levantar dos torres de 26 alturas en la parcela aledaña a Doña Sinforosa, y Navarro, al igual que la mayor parte de la oposición al PP, ha encabezado distintas iniciativas para reclamar que el proyecto de la empresa no «se apropie» de este emblemático espacio verde municipal sobre unos 8.000 metros cuadrados.

Entre las futuras torres y el litoral se encuentra el parque. El PSOE ha difundido un vídeo en el que Navarro y tres concejales socialistas, animan a los vecinos a «Salvar Doña Sinforosa». En otro vídeo rescata precisamente la movilización vecinal que tumbó aquel primer proyecto tramitado por el ahora portavoz municipal -como técnico municipal-. Unas protestas animadas por la defensa no solo de la arboleda por su valor ambiental. También por ser un emblemático trozo de la historia local conservado junto al mar.

El Plan General de 1986 consideraba los suelos comprendidos entre la avenida de Gregorio Marañón, el canal del Acequión y la playa como urbanizables, incluidos los del parque, pero sujetos a la realización de un Plan de Reforma Interior. Un instrumento urbanístico que se utiliza para reordenar zonas consolidadas urbanísticamente pero que no encajan en la trama urbana. En el proyecto descartado, y tramitado bajo el primer mandato del PP en Torrevieja, se contemplaban hasta diez bloques de siete alturas -tres en la actual zona verde, tres en la parcela en la que ahora se ubicarían las torres y cuatro en el «Campico San Mamés»-.

La movilización y protesta vecinal para salvar el paraje en 1991 obligó al alcalde Pedro Hernández (PP) a dar marcha atrás cuando acababa de aprobar la licencia de obra. El municipio tuvo que indemnizar al promotor Hispamer (el banco Hispano Americano propietario de los terrenos) con el equivalente a 3 millones de euros de la época por la retirada de un proyecto por daños y perjuicios. Tras ese episodio el Ayuntamiento construyó el parque preservando todo el arbolado tradicional del espacio.

Navarro confirmó su informe favorable a este proyecto en 1990. «No podía haber hecho nada distinto de lo que hice porque en el Plan General de Ordenación Urbana de 1986 los suelos de Doña Sinforosa eran edificables», según asegura Navarro, que fue además uno de los principales redactores de ese PGOU, aunque en el caso de esta zona del municipio la ordenación corrió a cargo del arquitecto externo contratato por el Ayuntamiento. «Tramité en calidad de arquitecto municipal un proyecto que se ajustaba al ordenamiento urbanístico», reiteró.

Varias empresas, entre ellas la filial en aquel momento del Banco Hispano Americano, presentaron en 1990 un proyecto en el que tres bloques de seis alturas ocupaban la práctica totalidad del actual parque, que en el PGOU de 1985 figuraban como edificables.

Para Navarro se pretende cuestionar un "proceder legal del que suscribe siendo funcionario municipal, para dar valor a una actuación urbanística que el actual equipo de gobierno apoya siendo contraria a la legalidad vigente", señaló. Navarro ha especificado este domingo en una nota de presa que el el actual parque de Dª Sinforosa "fue siempre un solar edificable, como cualquier otro del casco urbano de Torrevieja y así estaba reflejado en el PGOU de 1985. Por cierto, para que no digan que lo hice yo, aclaro que esa parte la desarrolló Ramón Benito Roces, arquitecto al que se le encargó la redacción del PGOU de Torrevieja".

Plano del PGOU de Torrevieja de 1985 en el que aparecen como edificables los suelos de Doña Sinforosa junto a la bahía

Navarro reitera que cuando era arquitecto municipal en 1990 "los propietarios de esos terrenos presentaron un PERI, contemplando tres torres de seis plantas, cumpliendo el PGOU en vigor y, por tanto, el técnico municipal que fuese, yo u otro, estábamos obligados a informarlo favorablemente". Y concreta que a raíz de esta actuación "que no llegó a realizarse, cuando a resultas de la presión ciudadana el alcalde del PP, (Pedro Hernández Mateo) decidió modificar la calificación de esos terrenos a zona verde, así como adquirirlos para el patrimonio municipal".

"Desde esta fecha y solo a partir de ella, estos terrenos están clasificados como zona verde, siendo de titularidad municipal. Parece ser que estos hechos, totalmente legales y reglados, son los que se están intentando tergiversar para confundir a los ciudadanos e intentar sacar adelante una actuación que, además de ilegal, hace desaparecer el Parque de Dª Sinforosa tal como lo conocemos hoy en día. Demasiado esfuerzo del PP de Torrevieja para defender esta propuesta ilegal, ¿Por qué?", se pregunta Navarro.

20

Imágenes del parque de Doña Sinforosa y los planos en los que se contempla eliminar los eucaliptos TONY SEVILLA/INFORMACIÓN

Imagen del plano del proyecto de 1990 sobre Doña Sinforosa y de la resolución de Navarro, en aquel momento arquitecto municipal