Nuevo intento. La junta de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Torrevieja ha aprobado un contrato menor de consultoría para asesorar al municipio en la creación de una empresa pública municipal capaz de asumir la gestión de la recogida de residuos, limpieza viaria y de la costa, entre otros servicios municipales, según anunció ayer el alcalde Eduardo Dolón (PP) y el edil de Hacienda, Domingo Paredes. Este ente público también tendría como finalidad, por otra parte, la solicitud y gestión de fondos europeos para la ciudad.

Es el quinto procedimiento que el Ayuntamiento inicia desde junio de 2016 por legalizar la situación de una prestación que Acciona realiza sin contrato desde entonces. Primero fue la municipalización, luego la adjudicación por concurso a cuatro años -se anuló con las plicas ya presentadas en 2019-; el contrato a 15 años -este se malogró en diciembre pasado en la fase de valoración de las ofertas técnicas-; y una última tentativa de explorar la vía de la gestión mixta. Que se descartó ayer mismo.

El Ayuntamiento ha creado una comisión formada por el edil de Hacienda, Domingo Paredes, la concejal de Contratación, Carmen Gómez y el propio alcalde, que determinará qué servicios se integran esa empresa pública. Dolón explicó que ha dado un mes de plazo a esa comisión -formada por políticos y los directores generales de Economía y Contratación y el funcionario de apoyo de la junta de gobierno como secretario- para que valore qué servicios públicos podría prestar la empresa. También contarán para ello con ese asesoramiento contratado ayer, con un coste de 18.029 euros. En concreto un «servicio de consultoría técnica para la viabilidad de la constitución de un ente instrumental» (la empresa pública).

Este diario ha publicado hoy en su edición impresa por error que la comisión estaba formada solo por políticos con asesoramiento de la empresa contratada.

No hay participación de técnicos habilitados en ese comisión. Algo, aseguró el primer edil, que preserva el trabajo que después deberán realizar los técnicos. La previsión es que en junio esté creada la empresa pública y se le encomendaría, tanto la prestación del servicio de basuras, como la gestión de fondos europeos. En el último trimestre del año, según el gobierno local, el nuevo servicio podría estar «adjudicado» a los proveedores que son necesarios para poner en marcha los servicios.

Dolón puso especial énfasis en que no «se confundiera» esta alternativa de la gestión pública con la municipalización -que el PP rechazó de plano durante el anterior mandato como oposición al gobierno de izquierdas- y que tumbó con sus votos y los de Cs-. En especial, dijo porque la municipalización sometería a los trabajadores de Acciona, más de 200 fijos y 90 fijos discontinuos, a pruebas de selección y consolidación de empleo público, algo, aseguró, que no ocurre si se subroga la plantilla a una empresa pública.

El alcalde insistió en que la empresa pública, que también podría integrar el transporte urbano, es la que a su vez contrata a otras empresas externas para realizar servicios. Un aspecto del anuncio del alcalde que la oposición no ve nada claro porque entienden, al igual que señala la legislación, que una empresa pública se crea para gestionar y no para adjudicar a otras privadas su cometido.

Recurso

Valoriza presentó un recurso en el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales por la decisión municipal de no adjudicar el concurso cuando estaba en fase de valoración de las plicas a finales del pasado año. El alcalde asegura que incluso si el tribunal da la razón a la empresa no tendría impacto sobre su nueva hoja de ruta para sacar adelante una nueva prestación porque en el proceso que se anuló todavía no se habían valorado las plicas económicas.

Poco antes de la comparecencia de prensa, el alcalde Dolón y la edil de Aseo Urbano y Contratación, Carmen Gómez mantuvieron una reunión con los miembros del comité de empresa de Acciona en salón de plenos municipal.

Dolón abraza esta nueva opción «obligado» por la crisis de ingresos

El anuncio de Dolón descarta la gestión a través de una empresa mixta de ese servicio, por la que había apostado el propio equipo de gobierno del PP tras anunciar la no adjudicación del concurso iniciado en 2019 -anulado cuando ya estaba en fase de valoración de las ofertas técnicas-. Y opta por una fórmula cercana a la municipalización del servicio. Término que el alcalde quiso descartar de forma rotunda ayer. Dolón señaló que su opción pasaba por la adjudicación indirecta de la recogida de basuras y que la empresa pública está condicionada por la crisis económica derivada de la sanitaria, en la que se está produciendo una reducción muy importante de ingresos en las arcas municipales.