30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué no se vacían las UCI?

Los hospitales sacan adelante a más pacientes críticos covid pero el periodo medio de estancia es similar al de hace un año

Así es un día en la UCI del Hospital de Torrevieja ÁXEL ÁLVAREZ

Cuidados intensivos. La situación sanitaria mejora, pero en las UCI el trabajo continúa siendo el mismo. La labor coral del personal sanitario, frenética, pero constante y ordenada, es la realidad cotidiana para estos pacientes que dejan literalmente la vida en sus manos. Y lo hacen como último recurso, como única oportunidad. La estancia media es de varias semanas. Hay ingresos de enero que dejarán la unidad en primavera. 

En el Hospital Universitario de Torrevieja hay 11 enfermos ingresados de covid en estos momentos. Es una cifra mínima que no se producía desde finales del pasado verano, y eso es alentador. Pero de ellos, siete permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos ( UCI). Ocupan lo que sería casi la mitad de la capacidad de su UCI convencional, previa a la pandemia, en este centro sanitario donde, como ocurre en el resto de la provincia, las altas de pacientes críticos se hacen esperar. Mientras que la ocupación hospitalaria ya está por debajo del 40% del pico máximo de la primera ola de marzo de 2020, en las UCI en la Comunidad Valenciana todavía están a un 50% de la presión asistencial que alcanzaron en marzo y abril, y ello a pesar de las cinco semanas consecutivas de caída en picado del número de contagios. De los 358 enfermos ingresados por covid en la provincia, 94 se encuentran en unidades de críticos.

El periodo medio de estancia de pacientes que ingresan en cuidados intensivos en ventilación mecánica invasiva, que requieren un tubo endotraqueal y una máquina para respirar, continúa siendo muy parecido al que se producía en la primera y segunda ola. Llegan menos pacientes a la UCI, pero el tratamiento y el tiempo de evolución sigue siendo el mismo.

«El estado en el que quedas tras 50 días con cese total de funciones fisiológicas necesita tiempo en UCI y en planta. Por eso la curva de ingresos es tan rápida y la de altas tan lenta»

DAVID SALINAS - DIRECTOR MÉDICO DEL HOSPITAL DE TORREVIEJA

decoration

No es algo que sea fácil de digerir pero su supervivencia una vez intubado ya no depende de un tratamiento especial -solo la cortisona ha resultado efectiva para rebajar la inflamación que provoca la infección en los pulmones-. Depende en gran medida del propio paciente, según explican el director médico del hospital público torrevejense, David Salinas, el jefe de Medicina Intensiva Eugenio Herrero, y la supervisora de Enfermería, Inmaculada Flores.

«En el estado físico que quedas después de setenta días con un cese casi total de tus funciones fisiológicas, hace falta mucha recuperación. De ahí el tiempo que pasan en cuidados intensivos, pero también después en planta. La recuperación es lenta, por eso la curva de ascenso es tan rápida y la de descenso bastante más paulatina», explica Salinas.

38

Así es la UCI del Hospital Universitario de Torrevieja que trata a los pacientes críticos de Covid

«Pierden la autonomía completamente. Se lo tienes que hacer todo y hay que estar pendiente de todo. Lubricar ojos, lavar pelo y cuerpo, cambiarlos de postura, para mejorar la ventilación, vigilar la piel para que no salgan heridas, acompañarlos, darles la mano, evitar que tengan dolor y delirios. Además de la alimentación y la eliminación, y todo eso sin que puedan hablar. De hecho, lo primero que hacen cuando se recuperan es intentar hablar», recuerda Inmaculada Flores.

En las UCI, fisioterapeutas y especialistas en rehabilitación acuden cada mañana y cada tarde para que a los pacientes que ya comienzan a salir adelante no les cueste tanto iniciar la movilidad. Una pieza fundamental de la recuperación.

«¿Cómo reacciona un paciente cuando le vas a intubar? Tiene miedo pero se pone en nuestras manos»

INMACULADA FLORES - SUPERVISORA DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE TORREVIEJA

decoration

La atención es constante. Médicos, enfermeros, auxiliares y celadores se afanan en realizar todas y cada una de las rutinas diarias, incluso aquellas a las que no concedemos importancia, como rascarnos cuando nos pica la piel.

En un lugar en el que se espera control y calma tensa, lo que hay es un ir y venir de personal para realizar analíticas, comprobar el estado del paciente o el manejo de la ventilación mecánica... «El paciente tiene miedo, pero confía en nosotros. El covid da mucho miedo a todos los niveles, además del social. Cuando llegan y hay que intubarlos, se dejan en nuestras manos. Y luego, cuando despierta de la sedación de forma gradual nos agradecen el haber estado cerca de ellos», subraya la supervisora de Enfermería.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats