La empresa andaluza Pulsia Tecnology ha sido propuesta por la mesa de contratación para realizar la renovación y gestión de la página web del Ayuntamiento de Torrevieja. A la presentación del servicio valorada en 94.600 euros por un periodo de tres años más dos de prórroga se presentaron 13 empresas. Pulsia asegura que puede realizar el proyecto con una baja del 45%, incluidas las prórrogas: 62.000 euros. La firma ha acreditado, según la mesa de contratación, la viabilidad económica de su propuesta pese a esa reducción.

El objetivo del Ayuntamiento a la hora de sacar adelante este concurso es mejorar la lamentable imagen y capacidad que ofrece la web municipal -que no permite la búsqueda por contenidos, carece de soporte multi idioma o diseño adaptativo- .

Los vecinos de Torrevieja que la usan ven en su página principal la misma estructura de hace quince años. El gobierno anterior intentó que la renovación se llevara a cabo por los técnicos municipales sin externalizar la prestación. Perdió cuatro años.

El contrato permitirá el envío de boletines informativos (newsletters), las citas previas para cualquier servicio municipal que no dependan de la administración electrónica, la interacción con otras webs municipales y la administración electrónica. Incorporará la traducción al valenciano -como lengua cooficial de la Comunidad Valenciana-, el inglés y el ruso. Y sobre todo, según el pliego, un diseño sencillo y accesible. Hasta hace unos días el portal municipal no solicitaba a los usuarios permiso para validar las "cookies", incumplimendo la legislación de protección de datos.

Administración electrónica

El Ayuntamiento de Torrevieja puso en marcha durante la primera ola de coronavirus la administración electrónica a través de un contrato de urgencia adjudicado directamente. El portal, independiente del municipal y configurado también por una empresa externa, forma parte de una las opciones de la web municipal.

Aunque para algunas gestiones el portal está funcionando tal y como estaba previsto, para las más demandadas, en especial las vinculadas a censo y estadística -certificados de empadronamiento- está totalmente colapsada. Las citas están copadas por meses o cerradas mientras que el sistema ofrece una respuesta automática para todas las solicitudes sin señalar cúando se habrá respondido, hasta el punto que los usuarios vuelven a reclamar el servicio de forma presencial- presencialidad a la que tienen derecho por ley aunque en algunos departamentos municipales los funcionarios informen a los vecinos de lo contrario.

A lo que se añade la dificultad de muchos vecinos para adaptarse a la gestión on line y la obtención del certificado digital -que paradójicamente solo se puede tramitar presencialmente-. Algo que ha provocado ya la aparición de empresas "paralelas" que se dedican a copar las citas previas on line y mediar para realizar esas gestiones que el Ayuntamiento vendía como directas y fáciles con sus administrados.