Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anticorrupción instó a Bascuñana a demostrar qué hacía antes de denunciarle por cobrar sin trabajar

La Fiscalía pretendía que el alcalde de Orihuela aportara alguna prueba de su actividad pero no lo hizo. La investigación judicial está muy avanzada

Emilio Bascuñana, alcalde de Orihuela.

Emilio Bascuñana, alcalde de Orihuela.

La imputación del alcalde del PP de Orihuela, Emilio Bascuñana, es un hecho, en contra de lo que mantiene su compañero de Corporación Rafael Almagro, y el proceso en el que se le investiga por un delito de malversación se encuentra muy avanzado y no en su inicio, frente a lo que sostiene Juan Francisco Pérez Llorca, coordinador general en la provincia del PP, que ha abierto un expediente informativo al regidor por esta causa.

De hecho, la citación de Bascuñana como investigado, acordada por el magistrado que instruye el procedimiento para finales de este mes, se produce después de que se hayan practicado otras diligencias y comparecido ya testigos. Entre ellos, quien fuera director territorial de Sanidad desde noviembre de 2008 hasta el año 2015, José Ángel Sánchez Navajas, quien ha declarado que nada más tomar posesión de su cargo le comunicó a Bascuñana que no le necesitaba (como supuesto asesor de Sanidad) y que volviera a su puesto de médico de familia.

En este proceso penal se indaga si el político popular cobró un sueldo público sin hacer nada durante un periodo de tiempo que en la mejor de las interpretaciones para imputado rondaría los cuatro años y por el que se embolsó en total más de 202.000 euros. Una investigación que se inició tras la denuncia interpuesta por la Conselleria de Sanidad y en la que desde finales de 2019 vienen trabajando los fiscales delegados de Anticorrupción en la provincia sin que en este tiempo haya encontrado evidencias de que efectivamente Bascuñana realizaba la tarea por la que cobró.

Es más, antes de que los fiscales presentaran la denuncia contra el regidor por malversación de caudales en el juzgado decano de Orihuela, se le instó a que presentara pruebas del trabajo que realizaba, lo que habría llevado al archivo de la causa en vez de a su judicialización. Pero no aportó nada.

Bascuñana fue adscrito a la dirección territorial de Sanidad en Alicante en octubre de 2007, situación que prorrogó hasta 2013 sin que más allá de 2008 consten resoluciones que lo justifiquen, sin que tampoco haya constancia de la labor que desempeñaba y sin que dispusiera siquiera de un despacho donde desarrollarla.

En la declaración que el alcalde prestó por estos hechos como investigado y, por tanto, acompañado por su abogado, aseguró que sus tareas eran las de «asesoramiento, colaboración, coordinación y apoyo», que no tenía despacho porque operaba «desde cualquier sitio» y que tampoco hay informes que corroboren esta actividad porque, pese a que asegura que teletrabajaba, «no los hacía por escrito».

La adscripción del investigado a la dirección territorial de Sanidad la dictó en octubre de 2007 el también oriolano Juan Cano, entonces director general de Recursos Humanos de la conselleria, quien un año después la prorrogó por otro más sin que mediara propuesta.

LA CLAVE

Teletrabajo sin rastro

Emilio Bascuñana justifica que no dispusiera de despacho porque teletrabajaba, pero no ha aportado ningún informe que realizara porque asegura que «no los manifestaba por escrito».

Las pesquisas que llevó a cabo Sanidad constataron que al menos hasta enero de 2012 Bascuñana no realizó actividad alguna y la investigación que desde finales de 2019 realiza Anticorrupción no ha permitido averiguar qué hizo el político del PP entre noviembre del 2009, cuando expira la prórroga de la adscripción pese a que el director territorial le había pedido un año antes que se marchara, hasta el 24 de enero de 2012. En esta fecha aparece el primer registro en la tarjeta donde se va grabando toda la actividad que desempeñan los inspectores, una función de la que asegura que se enteró que tenía por la declaración de la instructora de expediente que le abrió Sanidad y que tuvo que archivarse por prescripción.

El PSPV reclama a Mazón tomar «medidas inmediatas» con Bascuñana

El secretario general del PSPV-PSOE de la provincia de Alicante, José Chulvi, exigió al presidente de la Diputación y presidente del PP en la provincia, Carlos Mazón, que tome medidas «de forma inmediata» con el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, tras su imputación por un delito de malversación por, presuntamente, cobrar más de 202.000 euros como asesor de Sanidad sin que realizara actividad alguna. «Mazón no puede demorar más la decisión: mantener a quien se aprovecha del dinero de todos supone, en la práctica, premiar la corrupción», mantuvo. A juicio de Chulvi, «la inacción de Mazón es bochornosa e insultante hacia todos los alicantinos y alicantinas, cuyo dinero ha pagado el sueldo de Bascuñana sin que este moviera un dedo». El dirigente socialista ha criticado que «en su carrera desbocada por el liderazgo del Partido Popular, Carlos Mazón está demostrando ser capaz de todo y no tiene problemas en arramblar con toda ética con tal de garantizar su cuota de poder interno». En opinión de Chulvi, «resulta lamentable que el PP considere a Mazón un nuevo valor político, cuando su acción es solo una muestra más de las maneras del PP de siempre, el que hace la vista gorda ante la corrupción». El PP ha abierto expediente a Bascuñana en función de lo que dicen sus estatutos para esta situación con una causa que en fase de instrucción.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats