30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CHS urge una solución tras retirar 56 toneladas de basura de la desembocadura del Segura

La instalación de rejillas en los azarbes para evitar residuos propuesta por la Confederación se encuentra con el rechazo de los regantes - La mayoría de flotantes son plásticos y escombros

Residuos de todo tipo acumulados en la barrera de flotantes de Guardamar, en la desembocadura del Segura.

Residuos de todo tipo acumulados en la barrera de flotantes de Guardamar, en la desembocadura del Segura. TONY SEVILLA

Más de 32 toneladas de escombros, 15 de plásticos, 5 de vidrio y 4 de podas. Son los alarmantes y vergonzantes datos de la última limpieza realizada por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) en la barrera de flotantes de la desembocadura del río en Guardamar del Segura. Más de 56 toneladas de basura acumuladas en solo unos meses, desde que se realizó la anterior limpieza. Es un suma y sigue al que la CHS urge poner una solución porque, según reconocen desde la propia Confederación, «dentro de tres meses, cuando hagamos otra limpieza, nos volveremos a encontrar el mismo panorama de toneladas de basura en el río».

La Confederación ha vuelto a insistir en la necesidad de instalar rejillas en los azarbes, una propuesta que ha recibido el rechazo de la mayoría de comunidades de regantes, temerosas de que se tengan que ocupar tanto de retirar los residuos que queden atrapados allí, como del coste de hacerlo. El organismo de cuenca tenía prevista la instalación de rejas de contención en 18 acequias y azarbes del la Vega Baja, incluso presupuestó los trabajos en 150.000 euros, pero se ha encontrado con la negativa de los regantes.

La estrategia que está ahora siguiendo la CHS es buscar un acuerdo con los ayuntamientos y que sean estos, a través de las empresas de recogida de residuos que se ocupan del servicio en sus municipios, las que se encarguen de recoger los residuos en los puntos que se concreten. Para ello pretende que cada término municipal se ocupe de la basura recogida en esas futuras rejillas, en lugar de hacerlo por comunidades de regantes ya que estas se niegan a recoger los residuos que llegan de otras zonas, debido al sistema de riego tradicional en la Vega Baja con una red de acequias y azarbes que coge agua en un punto, vuelve al río en retorno y va a otro punto, y así sucesivamente, arrastrando también la basura de unas zonas a otras.

La Confederación quiere implicar en la búsqueda de una solución a la acumulación de basura en el río al Consorcio de Residuos de la Vega Baja, a los juzgados de aguas y a la Generalitat, a través del Plan Vega Renhace. El organismo de cuenca tiene previsto firmar un convenio con la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, que se rubricaría en Orihuela, para implicar a los ayuntamientos en las tareas de limpieza y concienciación a la ciudadanía en esa tarea.

Operarios retiran basuras y cañas acumuladas en el río. | INFORMACIÓN

Sistema automático

La CHS, además, tiene avanzada la recuperación del sistema automático de limpieza en la barrera de flotantes de la desembocadura del río en Guardamar del Segura. La barrera contaba en sus inicios con un sistema de extracción de sólidos flotantes que dejó de funcionar hace más de una década. La Confederación ha contratado a una empresa para ocuparse del proyecto y, tras comprobar que el sistema automático funciona, está pendiente de que Iberdrola autorice el enganche eléctrico para su puesta en marcha. El coste de la retirada y tratamiento de los residuos que saque será repercutido, a través de un canon u otra fórmula que estudie la CHS, tanto a los municipios de la cuenca como a las comunidades de regantes, a partes iguales o estableciendo un porcentaje.

Un estudio de la UMH reveló que los principales residuos flotantes en acequias y azarbes son urbanos y los agrícolas solo representan el 3% del total. Los investigadores estiman que el volumen de flotantes acumulado a lo largo de un año en la Vega Baja sería de 6.143 metros cúbicos, de los cuales se estima que 1.160 proceden de la Región de Murcia y 4.983 se generan en el sistema de la Vega Baja. En la última limpieza realizada en la barrera de flotantes de Guardamar se ha retirado un contenedor de 4 toneladas con podas, cuatro contenedores de 3,75 toneladas con plásticos (15 toneladas en total), otros cuatro contenedores de ocho toneladas con escombro mixto (32 toneladas en total) y un contenedor de 5,5 toneladas con vidrio.

Desde la CHS señalan que esa basura acumulada se produce entre Rojales y la desembocadura en Guardamar, ya que en Orihuela hay dos barreras de flotantes que frenan los residuos que llegan desde la Región de Murcia, y en Rojales hay otra que acumula lo que arrastra el río desde Orihuela. Y pone el foco en que la gran mayoría llega al río a través de los azarbes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats