30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Encalao en el terrao

En abril... Aguas mil

EN ABRIL… AGUAS MIL

EN ABRIL… AGUAS MIL

La primera referencia al abastecimiento del agua en Torrevieja se remonta al año 1358, construyéndose un pozo próximo a La Mata, en una cañada honda en el lugar donde en la actualidad se encuentra el Parque del Molino del Agua, fueron nombrados comisarios de la obra Luis Masquefa y a Arnau Espejo. El agua era muy dulce y saludable a pesar de estar muy cerca del mar. Sus acuíferos, a día de hoy, caminan sobre más de 500 metros de galerías subterráneas en el lugar donde se construyó el antiguo molino del que perdura el cuerpo de obra.

A principios del siglo XIX, Joseph Montesinos cita aljibes que recogían las aguas de lluvia, viniendo con carros y toneles grandes, desde dos y tres leguas de Torrevieja, en la finca hoy llamada «El Pozo Dulce»; también explica que sus vecinos se abastecían además de aljibes, procurándola recoger cuando llovía y transportándola del pozo referido de La Mata, conducida por hombres y transportándola con carros, en toneles que hasta la década de los años sesenta del pasado siglo recorrieron las calles de la ciudad, tirados por una mula.

El 17 de mayo de 1867, el gobernador informó que, para la instalación de la conducción de agua potable y fuente pública que pretendía realizar José Sánchez, era preceptiva la realización del oportuno expediente y proyecto de obra. El 19 de diciembre de 1892 se inauguró la canalización de las aguas de la finca del molino de La Mata, asistiendo al acto gran concurrencia de vecinos, siendo bendecidas las aguas al toque de música y volteo de campanas, ante el empresario de Murcia Antonio Hernández Crespo. Se instalaron en Torrevieja un total de seis fuentes: la de San Antonio, en la calle Labradores –hoy Campoamor– con Empecinado –hoy Patricio Pérez–; la fuente de San Ramón, en la calle de Lacy –(hoy Chapaprieta– con La Paz; la fuente de San Luis, en calle Caballero de Rodas con Apolo; la fuente San José, en calle Apolo con Ulpiano; la fuente Soledad, en la plaza de las Barcas –hoy de Castelar–; y la fuente del Acequión, en calle del Loro –hoy Gabriel Miró– con San Policarpo. La instalación se realizó con tuberías procedentes de deshecho de una fábrica de gas de Barcelona.

En 1917, por incumplimiento, se rescindió el contrato de suministro de aguas, ya que los cortes de suministros y la rotura de tuberías venían siendo constantes, habiendo dejado de funcionar varias de las fuentes, teniendo que volver a recurrir al reparto mediante carros. Un año después se concedió el suministro de abastecimiento de la población a la compañía de José Hódar Vallado, de Motril, dueños entonces de las aguas de La Mata. La duración se estipuló en noventa y ocho años, a cambio de que cediera gratuitamente al ayuntamiento cuarenta y cinco metros cúbicos anuales. En 1924, Unión Salinera de España S.A. adquirió la propiedad de la finca, así como los derechos de suministro.

En 1951, por finalización de la concesión al Estado de las aguas del Molino del Agua de La Mata, hubo de hacerse entrega formal de las instalaciones al Ayuntamiento, quien, en 1957, cedió a la Nueva Compañía Arrendataria de las Salinas de Torrevieja y La Mata todo lo referente al suministro de aguas, tanto de sus propiedades como de las instalaciones.

En 1959, por lo obsoleto de las redes, no pudiendo el Ayuntamiento sostener por más tiempo la situación, y al no poder obtener caudales de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, el 21 de mayo, en reunión celebrada, por su comité ejecutivo se procedió a la adjudicación del proyecto de conducción de aguas a Torrevieja, acordando con la Nueva Compañía Arrendataria de las Salinas la administración del suministro de las aguas provenientes de la finca propiedad del Estado, conocida con el nombre de Aguas de Torrelamata, para el abastecimiento de la población.

El 5 de agosto de 1959 por primera vez corrió el agua por las tuberías hasta las casas de Torrevieja, aunque no era potable. El 14 de enero de 1960, comenzaron las obras para instalar nuevas tuberías de fibrocemento, sustituyendo a las anteriores, instaladas en el año 1890.

En 1961 se redactaron las bases para el funcionamiento del Servicio Municipal de Aguas Potables de Torrevieja, no pudiendo adquirir la aprobación al no ser efectiva la municipalización del servicio al ser propiedad del Estado tanto las aguas como las redes de abastecimiento y distribución. El 25 de julio de 1962, se inauguró un nuevo servicio de distribución de aguas suficiente para toda Torrevieja, eso sí, continuaba siendo algo salada, debido a la sobreexplotación del acuífero de La Mata.

El aumento de la población, sobre todo en la temporada estival, produjo problemas de abastecimiento, obligando, en 1965, a que el Ayuntamiento convocara una reunión urgente para la creación de la Comisión Administrativa para el Abastecimiento de Aguas de Torrevieja, llevándose a cabo la ejecución y desarrollo de proyectos y medidas encaminadas a dotar a la población –que contaba con más de mil abonados– de redes y depósitos de acumulación.

El 21 de julio de 1965, las 9 de la tarde, llegó por fin a Torrevieja el agua potable procedente del pozo «Lolita» de la finca ‘La Chismosa’. El 30 de julio, después de realizarse las primeras pruebas de funcionamiento, salía por fin «agua dulce» por los grifos gracias al trabajo del concejal José Samper y a la ilusión de todo el pueblo en resolver el problema del agua, aprobándose, por primera vez las tarifas para el suministro a domicilio de agua potable, dando lugar a la desaparición de los carros con toneles y de los camiones cuba del transportista Rafael Ros, que hasta entonces prestaban el servicio de reparto a domiciliario del agua del Taibilla.

En 1970 el agua no parecía un problema acuciante debido al crecimiento de la población en las temporadas estivales sí parecía presagiarse la necesaria ampliación de suministro la red de agua potable y en especial su abastecimiento. En la primavera de 1971, el agua del Taibilla reforzó a la procedente de la finca de La Chismosa. La mancomunidad de los Canales del Taibilla puso en funcionamiento una conducción desde La Pedrera, así como un depósito de acumulación.

En 1972 se hizo la transmisión de las instalaciones de la comisión administrativa al Ayuntamiento, adjudicando al año siguiente la gestión del agua potable a la mercantil Aguagest. Desde 1999, la mercantil Aguas del Arco Mediterráneo, SA, (Agamed), filial de Aquagest, junto con el Ayuntamiento, gestiona el servicio de agua en el municipio de Torrevieja.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats