Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cs rechaza pedir la dimisión del alcalde investigado y afianza su alianza con el PP

Los ediles de la formación naranja, junto a Vox y el PP, tumban la moción de PSOE y Cambiemos para desalojar a Emilio Bascuñana de la Alcaldía - La oposición acusa a Cs de faltar a su compromiso ético y el regidor dice sufrir «un linchamiento»

José Aix (Cs) choca el brazo con el alcalde Emilio Bascuñana (PP), en una comparecencia reciente.

José Aix (Cs) choca el brazo con el alcalde Emilio Bascuñana (PP), en una comparecencia reciente.

Cs alejó este jueves la posibilidad que quedaba, aunque fuera remota, de firmar una moción de censura junto al PSOE y Cambiemos tras la investigación (imputación) del alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana (PP), por un presunto delito de malversación de caudales públicos acusado de haber cobrado, supuestamente, un sueldo público de la Conselleria de Sanidad como asesor durante cinco años y medio sin haber acudido a su puesto de trabajo. Los ediles de la formación naranja votaron en contra de la moción conjunta de PSOE y Cambiemos que pedía la dimisión del regidor oriolano para «higienizar» la administración local tras su imputación. Sus votos, junto a los del PP y Vox, tumbaron la propuesta, que tenía como objetivo que cada grupo político se definiese sobre la situación judicial del regidor, con un claro destinatario: Cs. Los proponentes ya dijeron que cualquier inicio de diálogo con Cs para una moción de censura debía pasar primero por apoyar esa moción.

La postura del partido naranja aleja cualquier alternativa de gobierno en Orihuela, junto a PSOE y Cambiemos, para desalojar al PP de la Alcaldía. La portavoz socialista, Carolina Gracia, acusó a Cs de faltar al compromiso ético de su partido al mantener un acuerdo de gobierno con un imputado «y está cómodo gobernando con él», señaló. «Lo que comparte con el PP es un cortijo que está lastrando el crecimiento de Orihuela y son los únicos responsables de que Bascuñana esté sentado donde está», espetó al portavoz de la formación naranja, José Aix, a quien acusó de «falta de valentía». Emilio Bascuñana, que presidió el pleno tras conseguir aplazar la declaración ante la jueza por la investigación abierta contra él y que coincidía con la sesión ordinaria, escuchó los argumentos de unos y otros.

Aix defendió su apoyo a Bascuñana porque «tengo que poner por delante los intereses de Orihuela», dijo, y «darle la oportunidad a mi socio de gobierno de que pueda expresarse». El teniente de alcalde oriolano añadió que está esperando las «explicaciones oficiales» de Bascuñana en sede judicial y las de su partido, el PP. «El problema no lo tiene Cs, el alcalde es del PP», incidió, dirigiéndose a PSOE y Cambiemos a los que acusó de que la moción iba dirigida «más a nosotros que a nadie» para ponerles «en el ojo del huracán». Y aseguró que, aunque rechazara pedir en el pleno la marcha de Bascuñana, «si un día decide marcharse, no seré yo quien se tire a sus tobillos para que no se vaya ni le bloquearé la puerta», manteniendo esa postura de ambigüedad en este asunto, y tras haber pedido, en los medios, que Bascuñana se apartara de la Alcaldía «para defenderse tranquilamente».

Ediles en el pleno telemático de este jueves en Orihuela. INFORMACIÓN

Vox defendió su voto en contra de la moción alegando a la presunción de inocencia «hasta que haya sentencia firme y sean los jueces los que se pronuncien», indicó la edil Susi Aniorte, a lo que contestó Carlos Bernabé, coportavoz de Cambiemos, que «¡Ojo con la trampa de confundir la responsabilidad judicial con la política!», y que la moción iba por la segunda. «Hay algunos que se creen que están por encima del bien y del mal», apuntó Bernabé, quien añadió que «con lo que hay publicado y reconocido, es suficiente para pedir la dimisión del alcalde, que ya debería haberlo hecho cuando saltó este asunto en 2018». Y sobre Cs dijo que tiene al PP «amarrado» y de estar cómodo gobernando con Bascuñana «porque os ha dado mucho poder». Gracia fue más allá y acusó a Cs de «maltratar» al PP «porque se lo permiten y miran para otro lado». 

La defensa del alcalde, desde su partido, no la asumió Bascuñana, que sí se guardó un turno de réplica al final. Fue el edil Rafael Almagro. Para el popular el asunto que mantiene imputado al regidor es una «persecución de algunos estamentos de la Conselleria de Sanidad» que «no se puede permitir». Almagro auguró que el proceso judicial «tiene los días contados e irá al sobreseimiento» porque defendió que la malversación de caudales públicos no se puede tipificar en este caso porque lo único que cobró Bascuñana fue «su sueldo».

La portavoz del PSOE acuso al regidor de falta de «decoro y honorabilidad» y le invitó a marcharse «por el perjuicio a la ciudad», mientras el coportavoz de Cambiemos acusó a Bascuñana de hacerse la víctima y que su asunto judicial «es la punta del iceberg de un gobierno en descomposición», mientras el líder de Cs defendió que «esta situación nos exije actuar con frialdad y tranquilidad». 

«Asquerosa mentira»

El alcalde se guardó un alegato defendiendo su inocencia para el final del debate de la moción, que realizó justificando que lo hacía por alusiones, pese a que los turnos de palabra de la moción, por parte de su partido, le correspondieron al edil Rafael Almagro. Bascuñana lamentó estar sufriendo un «linchamiento político y mediático» y una «persecución política» basada en lo que calificó de «asquerosa mentira».

Según el regidor, la acusación de que estuvo cobrando entre 2007 y 2013 como asesor de Sanidad sin acudir a su puesto de trabajo es «una patraña» y «un montaje» y dijo tener la conciencia «muy tranquila» y avanzó que «no voy a dimitir». A pesar de que la instructora del expediente declaró el miércoles ante la jueza, como publicó este diario, que no encontró rastro de actividad por parte del actual alcalde de Orihuela que justificara el salario, Bascuñana defendió que trabajó «mucho y bien». Según el regidor, el informe de la inspectora médica en el que se basa el expediente que ha llevado a la Fiscalía Anticorrupción a investigarle, «es un disparate» con conclusiones que calificó de «carentes de rigor, seriedad, arbitrarias e infundadas». Añadió que el informe se basa en que no ejerció como inspector médico «y es verdad que no lo hice, porque no lo soy» y dijo haber tenido otras responsabilidades y tareas.

Como ha pedido su abogado, quiere que se tome declaración a los responsables entonces de la Dirección Territorial de Sanidad y que si no se ha hecho antes es «porque no se buscaba la verdad». «La Fiscalía, basada en una falsedad, ha montado una investigación sobre unos delitos que nunca podría haber cometido porque no tuve acceso a fondos públicos, solo a mi nómina», explicó. Y aseguró estar deseando declarar «para ver si se aclara esto de una puñetera vez» y dijo confiar en la justicia en todo un alegato que bien podría haber usado ante la jueza en la declaración que pidió aplazar por el pleno.

El regidor no declara pero se va 2 horas de la sesión

Bascuñana se ausenta del pleno el día que consigue aplazar su declaración con la excusa de presidirlo 

Más de dos horas estuvo Emilio Bascuñana ausente de la sesión plenaria que presidió este jueves. El regidor, como hace en otras ocasiones, pidió al teniente de alcalde, José Aix, que se ocupara de sustituirle porque tenía que ausentarse, sin dar más explicaciones. Esa pausa, en otras sesiones, no le lleva más de media hora, como mucho, pero el jueves apagó la cámara en el pleno telemático y no la encendió hasta 2 horas y 10 minutos después. Al regresar asumió la presidencia de la sesión pero sin dar ningún tipo de justificación a su sonada marcha. Una circunstancia que no pasó desapercibida para la oposición, precisamente en el día en que habría tenido que ir a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Orihuela por su imputación por cobrar, presuntamente, un sueldo público sin trabajar. Comparecencia que consiguió aplazar con la excusa de que coincidía con el pleno y que su obligación era presidirlo. 

Emilio Bascuñana no tenía un par de horas para acudir a dar explicaciones ante la jueza, pero sí para ausentarse del pleno sin saber qué hizo en ese tiempo. La portavoz del PSOE, Carolina Gracia, le recriminó su ausencia injustificada. La excusa que puso el alcalde es que tenía que «hacer otras cosas al mismo tiempo, simultaneando el trabajo, porque mantener el trabajo y las responsabilidades de la Alcaldía con todos estos vaivenes entenderán todos que supone un esfuerzo añadido» y negó «haberme ido el pleno» porque, según el alcalde, «estuve aquí pendiente y escuchando», pese a tener la cámara apagada. 

El secretario del Ayuntamiento recriminó a los concejales que apagaran sus cámaras cuando se tuvieran que ausentar por cualquier motivo ya que si lo hacían era señal de que no estaban en la sesión. Tras ese periodo de ausencia del primer edil, regresó a tiempo para la moción de PSOE y Cambiemos que pedía su dimisión y con un alegato que tenía bien preparado defendiendo que todo de lo que se le acusa es «una asquerosa mentira». 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats