Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CHS propone conceder la mayor parte del agua de la desalinizadora de Torrevieja al Campo de Cartagena y se la niega a cinco comunidades de regantes de la Vega Baja

Riegos de Levante Margen Izquierda de Elche y Crevillent obtiene los 5,1 hectómetros anuales que ha solicitado/ Más de siete mil hectáreas de la zona de La Pedrera se quedarían sin recursos de la planta desalinizadora para los próximos años

Imagen de la desalinizadora de Torrevieja, que produce 80 hectómetros anuales de agua, la mitad para riego agrícola TONY SEVILLA

La mayor parte del volumen de agua para riego de la planta desalinizadora de Torrevieja irá destinada a la comunidad de regantes del Campo de Cartagena (Murcia), según la nueva propuesta de concesión anual de caudales. Esta zona regable, la más importante de todo el trasvase Tajo-Segura, ha solicitado 70 hectómetros anuales y la resolución le otorga 59,4.

En la provincia de Alicante la CHS ha aceptado, con condiciones, las peticiones de 18 comunidades y ha denegado por “incompatibles” las realizadas por cinco. Todas las rechazadas tienen su superficie regable en la Vega Baja. El organismo de cuenca justifica la negativa en que esas comunidades cuentan con recursos concedidos de aguas regeneradas de depuradora, de menor calidad que las desalizadas pero sin coste. Según el criterio de la Confederación (y no de los regantes), aquellos serían suficientes para resolver el déficit de dotación de los caudales procedentes del trasvase Tajo-Segura, que tienen autorizados pero no llegan. Las comunidades a las que se les niega el agua desalinizada son Margen Derecha de Pilar de la Horadada (dos mil hectáreas), Santo Domingo, La Dehesa de Orihuela, Campo de Salinas en San Miguel de Salinas y la Comunidad de Regantes de San Miguel con más de 7.000 hectáreas de riego y miles de comuneros.

Mientras que 18 comunidades de regantes de la provincia, ubicadas mayoritariamente en la Vega Baja, y de pequeño y mediano tamaño reciben diez hectómetros anuales, incluidos los 5,1 de la Comunidad de Regantes de Riegos de Levante Margen Izquierdo de Elche y Crevillent. La CHS ha recortado a la mitad la mayor parte de los proyectos que han presentado.

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) abrió en junio 2020 las plicas presentadas de proyectos para la concesión de un volumen máximo anual de 80 hm3 de aguas desaladas procedentes de la planta desalinizadora de agua de mar de Torrevieja, operada por Aguas de las Cuencas Mediterráneas, en función de lo que recoge el Plan Hidrológico de la demarcación del Segura. Se presentaron 67 solicitudes, de las que 10 fueron excluidos porque además de incluir superficies si afectadas por el Trasvase incorporaban otras ubicadas fuera de esos perímetros, y no cumplirían por tanto con la condición establecida en el anuncio de competencia de proyectos de ser zonas regables del Trasvase Tajo-Segura.

Las 57 comunidades de regantes del SCRATS que presentaron solicitudes han reclamado 167 hectómetros de agua desalinizada. Más del doble de los que puede producir ahora la planta de Torrevieja.

decoration

El volumen total solicitado en el conjunto de las 57 peticiones asciende a 167,01 hm3/año, algo más del doble de que ahora resulta susceptible de ser concedido, incluida la producción de la futura ampliación de la desalinizadora, aunque cinco de ellas han sido finalmente desestimadas.

La CHS proponía además en las bases de esta concesión a las comunidades la posibilidad de renunciar a la explotación de aguas subterráneas a través de pozos que tienen concedidas a cambio de ser compensados con más caudales desalinizados. Una estrategia que buscaba reducir la sobreexplotación y contaminación de estos acuíferos y su impacto ambiental. Pero ninguno de los proyectos presentados ha renunciado a esos caudales. Los caudales cuya concesión se está tramitando ahora, corresponderán a los producidos con destino a regadío en la planta actual -40 hectómetros- y a los susceptibles de ser generados una vez que las instalaciones sean ampliadas: hasta 40 más.

La planta desalinizadora de Torrevieja dispone en la actualidad de una capacidad máxima de producción de 80 hectómetros al año, de los que 40 lo son para uso de regadío y los otros restantes 40 para uso de abastecimiento urbano. La instalación fue concebida en 2005 para garantizar los regadíos del trasvase Tajo-Segura y comenzó a producir en 2013 tras 300 millones de inversión. En estos momentos se ha adjudicado y se está redactando el proyecto de ampliación que le permitirá llegar a los 120 hectómetros al año.

La redotación de zonas regables del trasvase Tajo Segura con aguas desalinizadas está avalada por los datos y el plan hidrológico de cuenca vigente. Estos regadíos soportan una situación de infradotación o falta de garantía, derivada de los menores volúmenes que realmente vienen recibiéndose del Trasvase Tajo Segura, con respecto a los previstos en la normativa reguladora del trasvase y en las asignaciones del vigente plan hidrológico 2015/21. Una situación de falta de garantía que está ocasionada porque ante unas previsiones de transferencia de 400 hectómetros al año en destino en la normativa del trasvase Tajo-Segura, únicamente se han recibido 205 de media en el periodo 1980/2011, con un remanente sin atender de 195 hectómetros al año, si bien los empresarios agrícolas mantienen que es todavía mayor.

MÁS DE QUINCE MIL HECTÁREAS CON CONEXIÓN DIRECTA A LA DESALINIZADORA

Aunque se dice que ninguna comunidad de regantes de la provincia tiene conexión directa a la desalinizadora, no es cierto. Más de la mitad de la superficie destinada a riego del Tajo-Segura en la Vega Baja cuenta con conexión directa con la planta desalinizadora -en torno a 15.000 hectáreas- a través de los canales del postrasvase del campo de Cartagena y La Pedrera. Son todas las situadas en la margen derecha del Segura, desde Guardamar a Rojales, pasando por Los Montesinos, Jacarilla, Hurchillo, Orihuela Costa, San Miguel de Salinas y Pilar de la Horadada. No cuentan, eso sí, con esta infraestructura de canalizaciones otras 15.000 hectáreas ubicadas en la Margen Izquierda -La Murada, Benferri y Albatera-, ni las 29.000 de Riegos de Levante en Elche y Crevillent. Pero la práctica totalidad de las comunidades que carecen de esa conexión han solicitado caudales y han sido concedidos, la mayoría con condiciones.

El informe de la CH también hace referencia a este problema de infraestructuras. La resolución de la Confederación recuerda que “dicha circunstancia no constituye por sí misma un obstáculo que haga inviable esas solicitudes, al encontrarse expresamente prevista en las disposiciones normativas del plan la posibilidad de suministrar el agua a las zonas regables mediante permuta con otro recurso”. Es decir, a falta de las conexiones en proyecto, si por la infraestructura del postrasvase discurren recursos propios de la cuenca o del Tajo se pueden permutar por los de la desalinizadora.

Por otra parte, la comunidad de Regantes de Riegos de Levante de la Margen Derecha solo ha solicitado 10.000 metros cúbicos anuales. Esta comunidad, la más importante de la provincia con casi 4.000 hectáras, después de Riegos de Levante Margen Izquierda, cuenta con recursos del río Segura, de las aguas residuales tratadas de la depuradora de Guardamar del Segura y Rojales y de la dotación del Tajo.

RELACIÓN DE COMUNIDADES DE REGANTES SOLICITANTES, SUPERFICIE REGABLE, CAUDAL SOLICITADO Y CAUDAL PROPUESTO PARA AUTORIZAR POR LA CHS

Planta desalinizadora de Torrevieja, que produce 80 hectómetros anuales de agua y cuyo proyecto de ampliación para generar 120 se está elaborando ahora

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats