Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A juicio un acusado de acuchillar a su expareja en su casa de Rojales y huir

La víctima se quedó desangrándose en el suelo y pudo ser salvada por los servicios de emergencias al escuchar los vecinos los gritos de auxilio - El acusado niega los hechos y aduce que esa noche ni siquiera estuvo en la casa

Imagen del edificio de Rojales en el que ocurrieron los hechos. | INFORMACIÓN

Imagen del edificio de Rojales en el que ocurrieron los hechos. | INFORMACIÓN

La Audiencia de Alicante sentó en el banquillo este miércoles a un británico acusado de asestar tres puñaladas a su expareja y la dejara desangrándose en el interior de la vivienda de ésta en el municipio de Rojales. La Fiscalía le reclama ocho años de prisión por un delito de intento de homicidio. La mujer fue auxiliada gracias a sus vecinos nada más pedir ayuda, pero su agresor tardó en ser capturado, ya que fue detenido en el Reino Unido en virtud de la Euro Orden que había pendiente contra él.

Los hechos ocurrieron en el domicilio de la víctima, también de origen británico, durante la madrugada del 18 al 19 de julio de 2017. La mujer había dado por finalizada la relación con el acusado dos semanas atrás. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el procesado le recriminaba que le hubiera denunciado, ya que al parecer estaba reclamado por otros hechos, y le exigía dinero para poder marcharse del país. Al parecer consiguió su propósito, ya que aunque la Guardia Civil le buscaba desde el primer día, fue capturado, al parecer, en Escocia mucho tiempo después.

La discusión acabó de manera sangrienta cuando el hombre acabó sacando un cuchillo de grandes dimensiones, con el que la apuñaló en el costado y en el abdomen. Al ver cómo empezaba a sangrar abundantemente, la mujer pidió al acusado que buscara ayuda, pero lo que éste hizo fue limpiar con lejía la zona de la agresión, cerrar todas las puertas y ventanas de la vivienda y dejar a la mujer desangrándose en el suelo.

El acusado ha negado todos los hechos. Incluso ha sostenido que esa noche ni siquiera fue a la vivienda. Un testimonio que chocaba frontalmente con lo declarado por los vecinos de la víctima, que aseguraron haberle visto salir precipitadamente del piso y cargado con una maleta, lo que reforzaría la tesis de que sus planes consistían en huir del país. Inmediatamente, estos vecinos oyeron los gritos de ayuda de la mujer y llamaron por teléfono al 112 para que pudiera recibir asistencia sanitaria. La rápida actuación de los servicios de emergencia ayudó a que finalmente se le pudiera salvar la vida. Los guardias civiles tuvieron que saltar una valla de dos metros y medio para poder acceder a la vivienda y prestar los primeros auxilios a la mujer que se encontraba herida de gravedad.

La víctima también se ratificó en su testimonio, aunque su comparecencia se retrasó por los problemas que había con los equipos de videoconferencia para conectar. La vista oral ha tenido que suspenderse durante unas horas mientras se solventaban esos problemas técnicos, según indicaron fuentes cercanas al caso.

Las declaraciones de los testigos ha sido la prueba en la que se ha apoyado la Fiscalía para mantener la acusación y pedir la condena del presunto agresor.

El juicio ha quedado visto para sentencia en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, que está especializada en asuntos de violencia de género.

Atrapada en España durante la pandemia

La prensa británica se hizo eco en su día de los problemas que tuvo la víctima para venir a declarar tras la captura de su agresor, ya que le sorprendió la pandemia del covid y no podía regresar a su país, según publicaba el diario británico Daily Record. La mujer de unos 60 años de edad había sido en su día Miss Escocia. Mientras esperaba el juicio, llegó al punto de que no podía permitirse los gastos habituales de su casa en España y Escocia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats