Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela estudia la inestabilidad de los terrenos de la Costa tras los últimos derrumbes en paseos

El Ayuntamiento investiga las propiedades de los materiales y su comportamiento ante las lluvias para mejorar la estabilización de los taludes tras el cuarto desprendimiento en un vial transitable

Uno de los boquetes abiertos hace unos días en el paseo marítimo, en la zona de Cabo Roig. | TONY SEVILLA

Uno de los boquetes abiertos hace unos días en el paseo marítimo, en la zona de Cabo Roig. | TONY SEVILLA

El Ayuntamiento de Orihuela ha iniciado un estudio geotécnico de los terrenos de Orihuela Costa para esclarecer su inestabilidad que provoca que, tras episodios de lluvias intensas, como los vividos con frecuencia en los últimos meses, o el oleaje, se produzcan desprendimientos en los viales transitables. En pocos meses son cuatro los derrumbes que se han producido en paseos del litoral oriolano, el último, hace unos días, en el que une La Caleta con Cala Capitán donde unos enormes boquetes han dejado en evidencia lo poco sólido de la construcción. Se une a los de Punta Prima, La Caleta y Aguamarina.

Parte del paseo de La Caleta está literalmente suspendido desde 2019 por un derrumbe. | TONY SEVILLA

Las concejalías de Infraestructuras y de Playas se muestran preocupadas por estos desprendimientos, que esperan aclarar con el estudio técnico iniciado. El mismo determinará las propiedades de los materiales existentes y las condiciones hidrogeológicas que justifiquen, técnicamente, el comportamiento del terreno ante la situación de repetidos episodios de lluvias torrenciales, cada vez más frecuentes. De esta manera, con las conclusiones extraídas, se podrán definir los parámetros de cálculo a emplear en el dimensionamiento de los elementos estructurales necesarios para determinar cuál sería la estabilización de taludes más idónea para garantizar la seguridad.

Desde el Consistorio, eso sí, advierten de que cualquier actuación que se quiera desarrollar deber contar con la aprobación de l Servicio Provincial de Costas, de pendiente del Ministerio para la Transición Ecológica. Este hecho frena cualquier actuación inmediata que se pueda llevar a cabo ya que, por ejemplo, Costas no permite el uso de hormigón en determinados lugares, lo que hace más compleja, costosa y duradera la reparación. No obstante, fuentes del Ayuntamiento aseguran que la administración local está dispuesta a asumir el coste de la reparación y mejora de la estabilización de los paseos marítimos, una vez tenga la autorización de Costas.

El suelo en Orihuela Costa es arcilloso, de ahí ese característico color rojizo que incluso da nombre a una conocida zona del litoral, Cabo Roig. La erosión del mar y las lluvias reblandecen el terreno y producen, en ocasiones, derrumbes, que, en algunos casos, son peligrosos. Los vecinos de Orihuela Costa, no obstante, ponen el foco en la falta de mantenimiento por parte de las administraciones competentes, tanto del Ayuntamiento de Orihuela como la Generalitat (en el caso de la zona de tránsito), y el Servicio Provincial de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica (en la zona de competencia marítimo-terrestre).

La asociación Orihuela Costa en Acción (Avoca) ha dirigido sendos escritos al Servicio Provincial de Costas y al Ayuntamiento de Orihuela alertando de los últimos desprendimientos en el paseo marítimo de La Caleta a Cala Capitán, en la zona de Cabo Roig. Los vecinos piden más control y mantenimiento. Así, exigen que se realicen «con carácter de urgencia» las actuaciones necesarias para evitar que estos desprendimientos tomen mayor proporción y gravedad, lo «que pondría en riesgo la vida de los usuarios del paseo». También, solicitan al consistorio oriolano que planifique «medidas sistemáticas de control y mantenimiento» para detectar las deficiencias y «actuar de manera inmediata». Avoca recuerda que ese paseo se ha incluido recientemente en la red de Senderos Azules.

Daños

En el caso del último derrumbe, ha producido daños en la base del paseo, donde, en un tramo de 100 metros, se han desprendido rocas en varios puntos al haber desaparecido el mortero de las juntas de mampostería, como consecuencia de los cada vez más frecuentes episodios de lluvias y fuerte oleaje. Estos derrumbes se unen a los del talud del paseo de La Caleta, que lleva más de año y medio sin repararse, los daños ocasionados en la escollera de la pasarela que conecta las playas de La Glea y de Aguamarina, el desprendimiento del acantilado de la playa pequeña de Aguamarina y el producido en el paseo de la playa de Punta Prima, en este último caso está previsto que el Consistorio realice una actuación integral en el muro tras el verano.

Solución más complicada parece la del socavón abierto en el paseo marítimo de la playa de La Caleta, en Cabo Roig. El boquete lleva abierto desde la DANA de septiembre de 2019. Es más, como publicó este diario el pasado mes de marzo, nuevos desprendimientos de tierra y rocas provocaron la caída de los puntales que sostenían el camino en su parte siniestrada, quedando parte del mismo suspendido en el aire sobre un acantilado que da a la playa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats