Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cala Mosca recibe la bandera negra por la urbanización del último kilómetro virgen de la costa oriolana

Ecologistas en Acción impone el vergonzoso distintivo a esa zona costera de Orihuela por la "mala gestión" ambiental

Cala Mosca, en la zona que se pretende urbanizar con 1.500 casas y donde se pueden ver sus dos playas, la del centro de la imagen habilitada para perros

Cala Mosca, en la zona que se pretende urbanizar con 1.500 casas y donde se pueden ver sus dos playas, la del centro de la imagen habilitada para perros Tony Sevilla

Como cada verano, la organización Ecologistas en Acción ha publicado el informe “Banderas Negras”, donde clasifica las 48 peores playas por su contaminación o gestión ambiental tras analizar casi 8.000 kilómetros de costas españolas. Este año, ha entrado en ese informe de la vergüenza Cala Mosca, el único espacio litoral de Orihuela que no se encuentra urbanizado, pero sobre el que hay un proyecto de urbanización que cambiará por completo su fisonomía. Por este motivo, la organización ecologista ha decidido dar este distintivo a la playa de Cala Mosca, justificándolo por la "mala gestión" ambiental de este espacio único.

Ecologistas en Acción pone de relieve la urbanización del último kilómetro virgen del municipio de Orihuela, con el Plan Parcial y proyecto de urbanización de la UE-2 del sector D-1 “Alameda del Mar” del PGOU de Orihuela. Cala Mosca, destaca la organización, cuenta con grandes valores ambientales y paisajísticos, en peligro por la construcción de cientos de viviendas que se cierne sobre ella. El sector D-1 Cala Mosca y la Campana fue declarado urbanizable en el PGOU de 1990 y no fue sometido a evaluación ambiental. En 1998 fue aprobado definitivamente el Plan Parcial de ese sector y en 2003 se urbanizó la Unidad de Ejecución 1. En 2005 se tramitó el PAI de la UE-2, y en 2007 se aprobó el PAI y se adjudicó el programa a la mercantil Playa Salvaje S.A. En el desarrollo de las obras de urbanización se detectó la presencia en el sector de flora y fauna amenazada y protegida, en especial la planta Heliantemum caputfelis (Jarilla de cabeza de gato) y el gasterópodo Tudorella mauretanica (un caracol). En 2012, la Conselleria de Medio Ambiente decidió evaluar ambientalmente el Proyecto de Urbanización y obligó al promotor a rehacerlo, dado que en el que ya se aprobó en 2007 no se tuvo en cuenta la existencia de flora y fauna amenazada.

Pancartas de protesta que ponen de relieve la presencia de la Jarilla y el caracol en Cala Mosca. Tony Sevilla

En 2014, Ecologistas en Acción presentó un documento de alegaciones donde se especificaba que la legislación ambiental aplicada en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) estaba derogada y no se observaba el cumplimiento de algunas de las determinaciones de la vigente Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental. La organización ecologista consideraba que había una valoración errónea de los impactos del proyecto urbanístico sobre las poblaciones de flora y fauna amenazada y recordaban que la población de Jarilla Cabeza de Gato en dicho sector era una de las mejores conservadas y con mayor número de ejemplares, junto a las existentes en la Microrreserva de Flora de la Punta de la Glea. Otra deficiencia alegada fue la afección a una Vía Pecuaria existente que atraviesa el sector de forma paralela al litoral y que legalmente no podría integrarse en la superficie del sector. El EIA omitía la existencia de esa Vía Pecuaria.

La organización ecologista pone de relieve que, en la actualidad, se ha reactivado el proyecto con la oposición ciudadana y de algunos partidos políticos como Cambiemos y CLARO, que denuncian que desde el área de Urbanismo del Ayuntamiento no se estén requiriendo todos los informes pertinentes para que se pueda aprobar en pleno la modificación puntual de este plan parcial de mejora del sector D.1 "Alameda del Mar", que prevé la construcción de 1.500 viviendas en Cala Mosca sobre 456.000 metros cuadrados. Según señala Ecologistas en Acción en el informe, "parece que desde Urbanismo se han elaborado informes sobre planeamiento para la modificación parcial", lo que se denuncia como un interés por parte del equipo de gobierno de PP y Cs de acelerar los trámites para que se presente a pleno cuanto antes.

Una protesta en Cala Mosca en contra de la urbanización del último tramo virgen del litoral oriolano Tony Sevilla

En la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) -favorable- ya se indicaba que el agente urbanizador debía subsanar una serie de aspectos, tales como suprimir algunos viales, la elaboración de un estudio de especies amenazadas, y la restauración vegetal de las zonas que se liberaban del tránsito peatonal, entre otros. También indicaba que las modificaciones del proyecto de urbanización requerían la modificación de la ordenación pormenorizada del sector y, por tanto, la modificación puntual del Plan Parcial. Establecía como condicionantes para la aprobación y ejecución del proyecto de urbanización la disponibilidad de recursos hídricos para atender la demanda, la suficiencia de las infraestructuras de tratamiento de aguas residuales actuales para garantizar la adecuada evacuación y tratamiento, y la suficiencia de las infraestructuras de recogida y gestión de los residuos sólidos urbanos. El último revés que ha sufrido la mercantil Gomendio, promotora del proyecto de urbanización, es la emisión de un informe de la Dirección General de Carreteras en el que determina como desfavorable la construcción de este proyecto. Según desveló Cambiemos, la promotora presentó un escrito al Ayuntamiento en el que le instaba a "no tener en consideración el informe de carreteras" lo que indicaría que la promotora, según Ecologistas en Acción, "está presionando al Ayuntamiento para ignorar un informe demoledor que impide dar licencias de obra tal cual está el proyecto".

Desde la organización ecologista proponen al Ayuntamiento de Orihuela, en base a todas las irregularidades surgidas en el proceso administrativo, que desestime la aprobación de la iniciativa de urbanización de la única zona virgen del litoral de Orihuela. "Está claro que el proceso de saturación urbanística del litoral es negativo desde el punto de vista ambiental, pero también lo es para los ciudadanos y ciudadanas de Orihuela, que van a perder para siempre uno de los escasos puntos de esparcimiento y disfrute del litoral", lamentan desde Ecologistas en Acción, que da un duro revés al conceder la bandera negra a Cala Mosca y situarla junto a otras 47 playas "a evitar" en el litoral español. La zona de Cala Mosca cuenta con dos playas, una de ellas recientemente habilitada para perros, y que está siendo todo un éxito de asistencia. La playa para perros es la más cercana al espacio en el que se prevé la construcción de 1.500 viviendas. Orihuela Costa tiene ya una alta saturación de viviendas residenciales.

El distintivo de bandera Negra se lo han llevado dos playas por cada provincia con litoral, más Ceuta y Melilla. En el caso de la provincia de Alicante, además de Cala Mosca, ha sido merecedora del mismo la Bahía de Xàbia, en esta ocasión por contaminación.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats