Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell concede 16 millones a los municipios para que gestionen obras contra las riadas

La Generalitat aprueba este viernes un decreto de ayudas directas para que los 27 ayuntamientos de la Vega desarrollen proyectos de pluviales prioritarios - Puig anuncia el desdoblamiento parcial de la CV-95 entre Bigastro y San Miguel

34

Puig anuncia inversiones para desdoblar la CV-95 entre Bigastro y San Miguel y 16 millones para que los 27 ayuntamientos de la Vega Baja financien obras contra inundaciones

La Generalitat convocó ayer a los medios de comunicación en Rojales asegurando que la comparecencia no sería otro nuevo encuentro multitudinario de cargos públicos con anuncios ligados al plan de reactivación comarcal Vega Baja Renhace. Pero sí fue otro encuentro de cargos públicos -al aire libre- donde se realizaron nuevos anuncios. Esta vez, eso sí, se concretaron algunas propuestas. Casi dos años después de la DANA la Generalitat ha decidido delegar en los 27 municipios del Bajo Segura las inversiones más locales para evitar inundaciones. Es la única forma de que el resultado de dos años de encuentros, propuestas y proyectos se puedan concretar sobre el terreno cuanto antes. Así, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig anunció en este acto en Rojales una línea de ayudas directas para facilitar la inversión en sistemas urbanos de drenaje sostenible y retención de aguas pluviales durante episodios de lluvias torrenciales para los 27 municipios de la Vega Baja. Este plan tiene una dotación de 16 millones de euros solo para 2021 y se enmarca en la prevención de riesgos por la emergencia climática. El presidente dijo que el Consell aprobará este viernes un decreto ley para articular estas ayudas directas, que tendrán como beneficiarios a los municipios de la Vega Baja y serán gestionadas íntegramente por sus ayuntamientos. El conseller de Obras Públicas, Arcadi España matizó que este presupuesto se irá desplegando anualmente para sufragar nuevas actuaciones.

Además Puig concretó cómo va a ser el «rescate» del proyecto del Consell para mejorar la capacidad de la CV-95 que une Torrevieja y Orihuela. La principal carretera que, con la CV-91, conecta el interior con el litoral comarcal, con una gran densidad de tráfico. Para este proyecto la Generalitat ha anunciado 30 millones de inversión y su desdoblamiento parcial entre San Miguel de Salinas y Bigastro.

Con la subvención directa el Consell delega una parte de las actuaciones encomendadas al Plan Renhace para que sean los municipios los que gestionen de forma local las actuaciones necesarias. 27 municipios ya tienen preparados sus planes directores de pluviales para optar a estas ayudas. Más del 80% han sido redactados por Hidraqua, que gestiona el ciclo hídrico de la mayoría de municipios de la Vega Baja. Los 16 millones de este año cubren una mínima parte de las previsiones de financiación, que por ejemplo, para Orihuela requieren 193 millones y para Torrevieja necesita más de 3 5 millones.

Seis rotondas 

Sobre la carretera CV-95 Puig dijo que la Conselleria de Obras Públicas y Movilidad, va a destinar más de 30 millones de euros para el desdoblamiento de la CV-95 a su paso por la Vega Baja. La carretera, saturada y peligrosa, une el litoral de la comarca desde Torrevieja al interior con Orihuela. Pero ese desdoblamiento tiene letra pequeña. Solo se contempla entre San Miguel de Salinas y Bigastro, donde es más viable técnica y ambientalmente. Entre 2007 y 2015 la Generalitat fracasó en su proyecto de autovía para este vial. Con las obras contratadas tuvo que indemnizar con 10 millones de euros a Lubasa-Torrescámara porque los juzgados tumbaron el proyecto al carecer de impacto ambiental.

El objetivo del nuevo proyecto es facilitar los adelantamientos seguros, crear un carril ciclo-peatonal y mejorar el acceso a la costa mediante la transformación del Camino de la Balsa facilitando el acceso a las urbanizaciones. La carretera de La Balsa discurre entre San Miguel de Salinas y las zonas de urbanizaciones de Orihuela Costa.

Cuatro millones de los 30 millones presupuestados ya se han ejecutado en obras urgentes -y aunque la nota de prensa del Consell no lo recogía ayer: ya están ejecutadas con las dos rotondas de San Miguel Salinas, una en Bigastro y otra en Jacarilla. Se están construyendo en estos momentos las intersecciones con Los Montesinos y Vistabella. Está previsto eliminar otro peligroso cruce en la CV-95 en Torremendo. 

El proyecto tratará de incrementar la capacidad de la vía, reducir los tiempos de recorrido y, sobre todo, mejorar la seguridad vial no solo en las intersecciones, sino en todo el trazado. 

Puig, realizó estos anuncios en un acto convocado en el parque El Recorral de Rojales. También asistieron a este encuentro enmarcado en el Plan Renhace además del conseller Arcadi España, el alcalde, Antonio Pérez, el director de la Oficina de Vega Renhace, Antonio Alonso, y el comisionado para la Vega Baja, Jorge Olcina. Alonso, que presentó el acto, hizo alusión a la reclamación de los alcaldes de que los proyectos se sustancien sobre el terreno con actuaciones indicando que Renhace no es «cortoplacista», ni electoralista y que la administraciones vela por lograr su objetivo final: la reactivación y recuperación de la Vega Baja, con el episodio de las lluvias torrenciales de la DANA de septiembre de 2019 como punto de partida. 

Al acto acudieron, además de la mayor parte de los alcaldes convocados, sin que esta vez faltaran los gobernados por el Partido Popular, responsables de grupos ecologistas como José Manuel López Grima (Segura Transparente) o representantes de empresas constructoras, entre otros sectores.

Contaminación de las lagunas

El alcalde de Rojales, Antonio Pérez (PSOE) puso las lagunas del Recorral, una actuación que evita que parte de las aguas pluviales y residuales de las urbanizaciones del municipio terminen en la laguna de La Mata, como ejemplo de actuación sostenible e incluso la enmarcó en el Plan Renhace pese a que se realizó durante los meses previos a la precampaña electoral de las municipales en 2019 y la financió exclusivamente la empresa de gestión integral del agua. Pérez advirtió que si los municipios de Torrevieja, Rojales, San Miguel y Guardamar no actúan ya para evitar que la contaminación por escorrentía termine en las lagunas de Torrevieja y La Mata, este humedal puede sufrir el mismo proceso de degradación que el mar Menor. Buena parte de las actuaciones de pluviales previstas para esos municipios van en esa dirección.  

Ferrocarril

Puig también realizó una mención genérica -en cuanto a trazado y objetivos- a la necesidad de que el interior de la Vega Baja y su litoral cuenten con una conexión ferroviaria. Y como «complemento de mejora a la movilidad sostenible en la comarca y de conexión entre sus municipios» anunció el encargo a Ferrocarrils de la Generalitat de un estudio de viabilidad para que analice las distintas opciones «reales» y «sostenibles» para el tendido de un ferrocarril entre el interior de la comarca y su litoral. La Conselleria da por amortizada la propuesta impulsada por el Ministerio de Transportes - cuyo plazo de ejecución fue ampliado en noviembre de 2019- por el que se iba a evaluar la la recuperación de la conexión ferroviaria entre Torrevieja y San Isidro y del que nada se sabe.  

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats