Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orihuela tendrá que volver a reparar por falta de uso la plaza de toros rehabilitada hace dos años

El Ayuntamiento gastará 10.600 euros en reponer el vallado por el deterioro que sufre el recinto tras invertir en su reforma 563.000 € en 2019 - El PSOE critica la falta de licencia de actividad y exige que la empresa que hizo la obra asuma los costes

La mala hierba crece en el interior del coso taurino por su falta de uso y los operarios tienen que emplearse a fondo en su limpieza. | TONY SEVILLA

Rehabilitar lo rehabilitado. Es lo que se ve obligado a hacer el Ayuntamiento de Orihuela por la falta de uso de la plaza de toros, reconvertida en un recinto multiusos. Fue el proyecto estrella en el anterior mandato del alcalde de Orihuela, el popular Emilio Bascuñana, pero dos años después de la rehabilitación del inmueble aún no ha podido abrir sus puertas por la falta de licencia de actividad. La ausencia de uso está provocando el deterioro de las instalaciones hasta tal punto que el PSOE desveló este lunes que el Ayuntamiento ha presupuestado 10.600 euros para el arreglo del vallado. «Creemos que es hora de que expliquen cómo es posible que una obra que todavía está en garantía ya necesite de arreglos que, además, pagamos todos y todas», se quejó el edil socialista Guillermo Cánovas.

Los muros exteriores presentan un grave deterioro y están perdiendo las piedras. | TONY SEVILLA

Según los socialistas, en las resoluciones del pleno de la semana pasada, el equipo de gobierno de PP y Cs llevó a cabo un traspaso de presupuesto desde la concejalía de Medio Ambiente, que dirige el popular Dámaso Aparicio, para poder contratar el arreglo del vallado. «Cuando preguntamos al concejal Aparicio reconoció sin rubor que él simplemente había liberado el presupuesto pero que desconocía no sólo el motivo del contrato, sino que tampoco sabe qué área se encargará del mismo», aseguró Cánovas. El PSOE exige que sea la empresa que realizó la rehabilitación de la plaza de toros, cuyas obras se recepcionaron en 2019, la que asuma los costes de los arreglos que haya que hacer en el recinto. «Nos sorprende que, con el coste y sobrecoste de esta obra, ya tengamos que estar asumiendo arreglos que pensamos debe costear la empresa que realizó la obra y que debe de prestar la garantía a la que está obligada por ley; vemos que, una vez más, antes de exigir a la mercantil con el correspondiente procedimiento sus obligaciones prefieren seguir destinando el dinero de todos sin inmutarse», criticó el socialista.

La reforma del recinto de la Plaza de Toros, tras 30 años de abandono, ascendió a más de 563.000 euros. Dos años después del fin de las obras las dependencias que estaban destinadas a un espacio para ocio y espectáculos culturales y musicales con capacidad para 2.800 personas, una cantina y un museo del toro están cerradas y solo se puede disfrutar, en el exterior, del parque infantil. La inversión no estuvo exenta de polémica por los sobrecostes de las obras. El Ayuntamiento de Orihuela recepcionó los trabajos en mayo de 2019, adjudicados en enero de 2018 a la empresa Caselles Valero SL por 399.529 euros, pero los retrasos por los modificados y obras complementarias que el consistorio realizó incumplieron los plazos e incrementaron en un 40% el coste. Los sobrecostes superaron los 164.000 euros.

El recinto sigue sin acoger ningún evento por la falta de licencia de actividad, que el gobierno local quiso subsanar contratando por 7.865 € a una empresa externa para la tramitación de la documentación necesaria para obtenerla, a pesar de que la redacción de este tipo de informes técnicos para un bien municipal suelen realizarla los técnicos municipales de urbanismo. «Creemos que la edil de Festividades, Mariola Rocamora, debe revisar este asunto puesto que el plazo con el que contaba la empresa era de cuatro meses por lo que, salvo que se haya prorrogado, se estaría incumpliendo», denunció el edil Guillermo Cánovas.

Peligrosos huecos entre las puertas del recinto

El deterioro del recinto de la Plaza de Toros es evidente. Las piedras, al perder arena, se van soltando y se nota la falta de mantenimiento, sobre todo en los muros exteriores. Además, según denuncia el PSOE, los vecinos se quejan de la peligrosidad de los huecos que quedan entre las puertas metálicas y las paredes del inmueble, donde cabe un niño. «Los más pequeños, cuando juegan a la pelota y cae dentro del recinto, utilizan esos huecos para entrar a cogerla, con el riesgo que supone», denunció el socialista Guillermo Cánovas, quien pide que se amplíen las puertas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats