Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreteras reitera su informe negativo para la urbanización de Cala Mosca

El órgano señala que su informe es vinculante e insta al promotor a subsanar las deficiencias detectadas en cuanto a la contaminación acústica y la saturación de tráfico en la zona antes de aprobarse el plan parcial que prevé 2.274 casas

Vista aérea de Cala Mosca Tony Sevilla

La Dirección General de Carreteras ha reiterado su informe desfavorable al proyecto urbanístico en el que está previsto construir 1.500 nuevas viviendas en el último rincón virgen de la costa oriolana, Cala Mosca. Carreteras señala que ese informe es vinculante y que el promotor, Gomendio, debe subsanar las deficiencias detectadas antes de que el plan parcial puede aprobarse en el pleno. Destaca dos aspectos por los que da su disconformidad con dicho plan urbanizador, como son las consecuencias negativas en cuanto a la contaminación acústica y la saturación de tráfico en la zona, que repercutiría «en una peor calidad de vida para los habitantes». Las formaciones Cambiemos y CLARO han sido quienes han desvelado el nuevo informe y denuncian que el promotor y el gobierno local de PP y Cs «intentaron desoír los informes» al querer llevar a pleno la aprobación de la urbanización. PP y Cs finalmente recularon el pasado mes y retiraron del pleno la aprobación del plan de Cala La Mosca de Orihuela Costa. Los populares dejaron solo al edil de Urbanismo José Aix a la hora de dictaminar su propia propuesta y Cs terminó por abstenerse. Bascuñana aplazó así, de momento, el visto bueno definitivo a las polémicas 2.274 casas en primera línea.

El edil de Cambiemos Javier Gracia, señala que el escrito «viene a darnos la razón sobre las deficiencias del Plan Parcial que quiere aprobar el grupo Gomendio, con el respaldo de la Concejalía de Urbanismo». Gomendio, el promotor, según Cambiemos, "exigió al gobierno local desoír este informe, cosa que hicieron PP y Cs con el respaldo de la Consellería de Territorio, gracias a un informe del Director General de Urbanismo, Vicente García Nebot", que CLARO y Cambiemos juzgan como «improcedente y cuestionable». "De hecho, si no llega a ser por la falta de apoyo del resto de miembros de la corporación, el señor Aíx y el señor Mancheño hubieran aprobado la modificación del Plan Parcial de forma irregular, incurriendo en un vicio de nulidad, tal y como afirma ahora la Unidad de Carreteras de Alicante», indica Javier Gracia.

En ese sentido, a Cambiemos le llama la atención el escrito registrado por el Grupo Gomendio en respuesta al último informe de la Unidad de Carreteras. En dicho escrito, presentado por registro el 2 de agosto, insta a la concejalía de Urbanismo a elevar a pleno la aprobación de la modificación del Plan Parcial para urbanizar Cala Mosca, "haciendo caso omiso a las conclusiones del informe de carreteras". «En el colmo de la desfachatez, el Grupo Gomendio en dicho escrito, exime al Ayuntamiento de cualquier responsabilidad en el caso de aprobarse el plan, sin tener en cuenta el escrito de la Unidad de Carreteras, lo que implica que, el promotor, se erige en juez y legislador, queriendo hacer valer sus intereses, por encima de lo que establecen la normativa y el procedimiento administrativo», recalca Gracia. A juicio de Cambiemos Orihuela, "podríamos estar ante un supuesto caso de incitación a prevaricar por parte del Grupo Gomendio, puesto que insta a la Concejalía de urbanismo, a tomar una decisión de aprobar un plan parcial, con informes en contra del Ministerio, prescindiendo del procedimiento legalmente establecido".

Para Bob Houliston de CLARO, «no es posible que un promotor y su complaciente Ayuntamiento añadan a este proyecto una sobrecarga de miles de coches, a la ya de por sí sobre saturada N-332 en varias épocas del año, pasándose por alto las modificaciones que les dicta Carreteras para que puedan aprobar el Plan Parcial».

Estas modificaciones encaminadas a evitar la contaminación acústica y la saturación de tráfico, junto a otras medidas medioambientales y socioeconómicas, conforman un paquete de razones importantes que han motivado a CLARO y Cambiemos a seguir defendiendo el último kilómetro virgen del litoral oriolano. «Como presumimos, después de la visita que hicimos hace unos meses a los técnicos del Departamento de Carreteras de Alicante, el gobierno de Orihuela, liderado por el concejal de Urbanismo de Cs, no disponía de la justificación suficiente a la hora de aprobar el Plan Parcial de Cala Mosca", critica Houliston. Este informe supone un frenazo importante al proyecto de más de 2.000 casas del promotor, "que siempre ha estado auspiciado por el Ayuntamiento de Orihuela, con enormes prisas en su aprobación, acrecentadas en los últimos meses a través de Urbanismo, a pesar de que este plan ha adolecido siempre de notables anomalías, llegando a estar en el punto de mira de la Fiscalía, y las constantes irregularidades con las que ha contado desde sus inicios, como informes desfavorables de técnicos municipales y también de la Secretaria General del Ayuntamiento», continúa Bob Houliston.

Para ambas formaciones la urbanización del último kilómetro virgen del litoral oriolano es una "aberración urbanística" que siempre ha tenido un gran impacto vecinal, a través de numerosos colectivos, organizaciones y miles de vecinos que vienen oponiéndose a ello, llegando a recoger firmas enviadas por CLARO al Parlamento Europeo, con las que se logró paralizar el Plan Parcial en primera instancia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats