Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultores alertan del riesgo de expansión de la plaga de los cítricos por la Vega Baja

Detectan la cochinilla de Sudáfrica, que arrasa cultivos en Castellón y València, en algunas parcelas aisladas de la comarca - Asaja advierte del peligro de transmisión del «cotonet» por el uso, sin desinfectar, de cajas utilizadas en zonas infestadas

Recogida de limones en un campo de la Vega Baja, con las cajas puestas junto a los árboles. | TONY SEVILLA

Los agricultores de la Vega Baja se muestran muy preocupados por el riesgo de expansión de la plaga del cotonet (Delottococcus aberiae), que llegó a la Comunidad Valenciana por una importación de cítricos desde Sudáfrica. Esta cochinilla, capaz de acabar con el 80% de la producción en las parcelas infestadas y que arrasa cultivos en Castellón y València, ya se ha localizado en algunas zonas de la comarca, aunque aún de manera testimonial. La plaga deforma los frutos haciéndolos inservibles e impidiendo su comercialización y, en la mayoría de ocasiones, su difícil detección hace que sea demasiado tarde cuando se la quiere controlar. El principal peligro de transmisión se encuentra en el habitual uso de cajas de recolección utilizadas en zonas productoras infestadas, lo que hace que, si no se desinfectan correctamente, se traslade en las mismas esta cochinilla.

Existe un gran temor de los empresarios agrícolas de cítricos de la principal zona productora alicantina, la comarca de la Vega Baja, y también de la Región de Murcia, de que se propague desde las provincias de València y Castellón hasta el sur de Alicante, donde, de momento, solo se conoce algún caso aislado. Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante advierte del imparable avance del cotonet y alerta de que, en ocasiones, las cajas usadas para la recolección vienen del norte de la Comunidad Valenciana «sin limpiar ni desinfectar». «Tememos encontrarnos con prácticas habituales de los comerciantes y exportadores que facilitan y propician el contagio desde València y Castellón hasta el sur de la provincia», señala el presidente de ASAJA Alicante José Vicente Andreu quien explica que «una de las formas de transmisión de esta plaga es por las cajas de los exportadores que utilizan a la hora de la recolección, momento crítico, cuando más fácil es que se produzca el contagio».

Andreu pone como ejemplo el caso de las mandarinas muy tempranas, que comienzan ya su recolección, «y los comercios que vienen a recolectar son del norte de la Comunidad Valenciana, la zona más afectada, y si traen cajas infectadas la propagarán a las fincas del sur de Alicante». Por ello, ASAJA pide a la Conselleria de Agricultura que asegure el cumplimiento de los protocolos establecidos en las tareas de recolección y el transporte de cítricos por parte de los comercios que vayan a la provincia de Alicante a recolectar fruta. También, la amplia difusión de los mismos entre los almacenes, el comercio, la exportación y el transporte,» con la finalidad de que todos los agentes implicados en la cadena citrícola conozcan las medidas que deben implementar para atajar la propagación del cotonet», insiste el sindicato agrario.

Caqui afectado por el cotonet en Carlet (València). | PERALES IBORRA

Medidas preventivas

ASAJA Alicante considera importante solicitar, entre otras medidas preventivas, acciones como que las cajas de campo, así como las herramientas de recolección (capazos y tijeras), deben venir limpias y desinfectadas. En el caso de los comercios que vienen a recolectar la producción, en el inminente comienzo de campaña, deberán traer las cajas necesarias para la recolección cada día, procurando no dejar cajas vacías en el campo de un día para el otro, exige este sindicato, que pide que las cajas no se empleen para recolectar directamente la fruta, sino que debe quedarse en el borde de la parcela de cultivo, evitando así el contacto directo con los árboles.

El temido cotonet de Sudáfrica llegó a España en 2009 y, desde entonces, ha avanzado sin control, extendiéndose por la Comunidad Valenciana, donde tiene presencia y ha causado daños en 80 municipios: 30 en Castellón, 45 en Valencia y 5 en Alicante, en la Marina Alta y en la Vega Baja. La Interprofesional Española de la Naranja y la Mandarina, Intercitrus, critica que los citricultores españoles «ya están pagando las consecuencias de los tratados de comercio que firma la UE con el resto del mundo y la nula eficacia en términos de vigilancia y controles fitosanitarios en los puertos de entrada a Europa, que han supuesto la llegada descontrolada de productos de terceros países», donde, denuncia, sus protocolos de producción no se rigen por las mismas y estrictas normativas fitosanitarias y ambientales que en el continente europeo.

La temida expansión del cotonet en los campos de cultivo de la Vega Baja se uniría a otra plaga detectada el pasado año y nunca antes vista en territorio europeo, la Pulvinaria polygonata, un insecto asiático (cochinilla) que arrasó 5.000 hectáreas de cítricos en la comarca en la última campaña, aunque los expertos señalan que el insecto sudafricano es aún más letal y expansivo y es la plaga que más amenaza en estos momentos a las 159.248 hectáreas dedicadas a los cítricos en la Comunidad Valenciana.

Dos depredadores y un insecticida para evitar su avance

El Consell validó este viernes el suministro del depredador «Cryptolaemus Montrouzieri» para el control biológico del cotonet para la campaña 2021. Las sueltas masivas se iniciaron hace unos días y cubrirán 2.000 hectáreas de cultivos afectados, para lo que invierte 300.300 €. La medida refuerza la lucha contra la cochinilla de Sudáfrica, que se une a las 255 sueltas del depredador «Anagyrus» o el reparto bonificado de trampas de feromonas. El Gobierno central, por su parte, ha autorizado el uso excepcional de metil clorpirifos, un insecticida muy eficaz, vetado en la UE, que aplicarán los técnicos de la Conselleria de Agricultura junto a la desinfección de materiales de uso agrario.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats