Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barceló informará en las Cortes Valencianas sobre la reversión del Hospital de Torrevieja

La Conselleria de Sanidad trabaja con un equipo especial que ha desembarcado en el departamento para llevar a cabo el trabajo de transición hacia la reversión y la gestión directa que comienza el 15 de octubre, con la oposición de la concesionaria Ribera

La consellera Ana Barceló cuando anunció el proceso de reversión en una comparecencia en el Auditorio de Torrevieja en octubre de 2020

La  consellera de Sanitat Universal i Salut Pública, Ana Barceló, explicará en Les Corts el proceso de reversión ala gestión pública del Hospital de Torrevieja una vez finalice el contrato de gestión privada del Departamento de Salud el 15 de octubre de 2021. En un escrito remitido a la Mesa del parlamento valenciano, Barceló solicita comparecer ante la comisión de Sanidad y Consumo para informar cómo se está realizando este proceso de reversión, según informa la Agencia Efe.

El pasado 8 de septiembre, la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública desplazó un equipo permanente a Torrevieja para preparar la fase final de la integración del departamento bajo la fórmula gestión pública directa. Entre otras cuestiones, los técnicos y el resto del personal de la conselleria abordarán durante las próximas semanas tareas de planificación y organizativas relacionadas con la logística o los servicios externos contratados por la empresa concesionaria.

También se trabajará en aspectos relacionados con la adaptación al entorno informático de los sistemas de información de la Generalitat o la subrogación del personal que presta sus servicios en el departamento, tanto temporal como indefinido, que se seguirán en sus puestos de trabajo bajo la condición de personal laboral a extinguir.

A partir del 15 de octubre, el departamento de Torrevieja entrará en todos los planes de mejora, modernización y nuevas tecnologías que lleva adelante la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública con el objetivo de conseguir una medicina personaliza, de calidad, pública y universal. según informó la conselleria. El equipo que está trabajando para llevar a cabo esa labor tiene su sede en el segundo sótano de un hotel de Torrevieja situado a escasos metros del propio hospital, donde la actual concesionaria ha asegurado que no cuenta con espacio para que los técnicos de la Generalitat trabajen.

Durante el mes que resta para preparar la transición a la gestión directa la Conselleria de Sanidad debe resolver algunos de los problemas que han surgido durante el proceso en los últimos meses. El principal es la negativa de la concesionaria Ribera Salud a seguir las normas de reversión, con la aportación de datos y material sobre la concesión. Decisión que ha llevado al juzgado la firma por considerar ese proceso de reversión. La empresa sanitaria, que forma parte del grupo norteamericano Centene, ha recurrido la mayor parte de los procedimientos de contratación abiertos por la Generalitat para cubrir la continuidad de los servicios externalizados, como es el caso de la seguridad de los edificios o la logística de suministro de material sanitario y farmacéutico y almacén nodriza.

Otros servicios, como el de catering, limpieza o electromedicina todavía no han iniciado el proceso de adjudicación por lo que la Generalitat optará probablemente por intenar prorrogar esas contratas con los actuales proveedores a través de una fórmula de urgencia. Ribera también ha rechazado, alegando ese proceso judicial, llevar a cabo reuniones de trabajo con Sanidad para realizar la transición. Sanidad ha asegurado que su objetivo es que el día 15 los usuarios del departamento, que atiende a diez municipios de la costa y segunda línea de la Vega Baja, no perciban un cambio en la calidad de la asitencia. La Conselleria recuerda además que ya tiene experiencia no solo en una reversión también en la oposición de la concesión a llevarla a cabo, como fue el caso del Hospital de Alzira. En este caso también se asumen once centros de salud y diez consultorios auxiliares en Torrevieja, Pilar de la Horadada, Orihuela Costa, Guardamar, San Fulgencio, Los Montesinos, San Miguel de Salinas, Benijófar y Formentera del Segura con una población asistencial que supera las 160.000 habitantes.

Frentes abiertos

Ribera tiene previsto recurrir hasta el último momento y reclamar medidas cautelares para impedir la reversión, tal y como hizo en Alzira, sin éxito. Sanidad recuerda que este proceso se produce tras finalizar un contrato de quince años sin asumir la petición de prórroga que realizó la empresa. Una situación muy común en la relación entre empresas y administración en el sector público y que no supone irregularidad alguna.

La Conselleria de Sanidad debe también gestionar la subrogación de los 1.400 trabajadores como personal laboral fijo a extinguir. Una figura que ha generado constantes problemas de gestión en Alzira, además de que en el caso de Torrevieja, los sindicatos reclaman que se consoliden los incentivos que recibe la plantilla en función del sistema que ha utlizado Ribera en los últimos años. El personal laboral fijo a extinguir mantiene su puesto de trabajo sin necesidad de someterse a una oposición -es la principal ventaja de esa figura- pero con muchos problemas para sus condiciones laborales, incluidas las retribuciones salariales, que en Alzira están prácticamente bloqueadas desde 2018.

Sanidad perdió meses en un debate interno en el pacto del Botànic a cuenta de si optaba por asuimir el departamento a través de una empresa pública o con de forma directa, como hizo en Alzira. La presión de inicio de Podem-Esquerra Unida, y después de Compromís, hizo que Barceló rectificara para escoger la fórmula de gestión directa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats