Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell rebajará con energía solar el coste de regar 1.900 hectáreas de la comunidad de regantes de San Onofre en Orihuela

La Generalitat invertirá 6 millones de euros en paneles solares para la comunidad de regantes de San Onofre de Torremendo, una de las principales de la zona, y a la que el gasto de impulsión le supone ya la mitad del presupuesto

14

Obras de renovación del azarbe de la Partición en San Felipe Neri y Catral TONY SEVILLA

La Generalitat va a incorporar dos proyectos de modernización de regadío de la Vega Baja en los presupuestos de 2022. Uno volcado en una de las comunidades de regantes del trasvase más importantes de la comarca, San Onofre de Torremendo y otro enfocado a mejorar la capacidad de recursos hídricos de la amplia zona de riego tradicional del río Segura en Callosa de Segura. En la comunidad de riegos de San Onofre, que cuenta con 1.900 hectáreas, va a financiar y ejecutar un proyecto de construcción de plantas solares para reducir el coste energético de la impulsión de recursos hídricos. El importe supera los seis millones de euros. Una de las instalaciones se ubicará sobre la lámina de agua de uno de los embalses de riego de la comunidad y otra ocupará en torno a una hectárea de la misma comunidad. El proyecto fue avanzado ayer en una visita del secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes.

San Onofre, que extiende sus cultivos, sobre todo de cítricos, desde el entorno del embalse de La Pedrera en Torremendo hasta la entrada de Hurchillo (Orihuela), se dota de aguas del Segura tomadas en la Azarbe del Reguerón en Hurchillo, con un pozo autorizado también de la pedanía oriolana y del trasvase Tajo Segura. Desde hace tres años riega también con agua de la desalinizadora de Torrevieja y hace dos años logró la concesión de la depuradora de Orihuela Ciudad, aunque necesita la tubería para trasladar el agua.

El proyecto, similar en sus características al que ha promovido la Generalitat para la comunidad de regantes de La Murada en el canal del postrasvase de Riegos de Levante Margen Izquierda, pero de mayor envergadura, pretende rebajar la factura energética en un 30%. Coste energético que en esta comunidad ya supone el 50% de sus gastos totales. Porque debe elevar los recursos hídricos desde una cota situada apenas a 30 metros de altura hasta los 200. El proyecto, redactado por la propia comunidad adaptaría todos los bombeos de agua a energía fotovoltaica, además de contemplar la ejecución de la tubería de la depuradora de Orihuela Ciudad y ejecutar tres embalses para poder reservar esos recursos hídricos.

El objetivo es poder dejar de depender del suministro eléctrico de red y evitar el alto coste de las elevaciones de agua que ahora están pagando los agricultores. Con la toma de agua depurada la comunidad pretende además lograr una de calidad agronómica suficiente que pueda conseguir equilibrar el elevado coste del agua desalada de Torrevieja. Estos agricultores han tenido que superar un aumento del precio de la energía de casi un 50% por la reducción de los recursos del trasvase y su sustitución por agua desalinizada. Algo que hace inviable la actividad si no se consigue reducir ese coste.

Por su parte, en el Juzgado de Aguas de Callosa de Segura la Generalitat tiene previsto levantar un tanque de tormentas-embalse que permita al riego tradicional contar con más recursos. Callosa de Segura y Catral sufren de forma secular la escasez de recursos de «la cola» del río Segura. La tanda que le corresponde al juzgado de Aguas de Callosa es insuficiente para regar toda su huerta, porque debe ceder la dotación que le corresponde a Catral. Con este proyecto, valorado en casi tres millones de euros se pretende reaprovechar el agua que pueda acumularse por las lluvias al tiempo que la instalación ejerza de embalse del agua de la depuradora.

La Generalitat ampliará la capacidad de los azarbes en otros 9 municipios de la comarca

La Generalitat ha incluido una ampliación de un crédito presupuestario por valor de 2,8 millones de euros para acometer nuevas obras en infraestructuras hidráulicas en un total de 11 municipios y caminos rurales: 9 en la Vega Baja y 2 en el Baix Vinalopó, que sufrieron los devastadores efectos de la DANA que se desencadenó en 2019. Esta partida se suma los 20 millones de euros que la Conselleria de Agricultura ha invertido en reparaciones, modernización y mejora de la capacidad de azarbes y acequias. El anuncio lo hizo ayer el secretario autonómico Roger Llanes que visitó las obras del azarbe de La Partición, que da servicio a la pedanía de Crevillent de San Felipe Neri y Catral. Los regantes de esta comunidad resaltaron la importancia de los canales de riego no solo para garantizar la actividad agrícola, también para evacuar las aguas en episodios de inundación. Destacaron la necesidad de que la Generalitat actúe ya para mejorar el azarbe del Convenio, que da servicio a todo el norte de la comarca y desemboca en el cauce viejo del Segura. Los trabajos que van a llevarse a cabo son de diversa índole y contemplan desde la reconstrucción de azarbes y reparación de tuberías, hasta la limpieza de canales, sellado de juntas y acondicionamiento de balsas de riego. Si bien las actuaciones se realizarán en 11 términos municipales -Catral, San Fulgencio, Orihuela, Rafal, Callosa del Segura, Rojales, Jacarilla, Guardamar del Segura, Dolores, Elx y Crevillent- el número de obras a ejecutar asciende a 15, puesto que en algunos de ellos se realizará más de una actuación. El secretario autonómico de Agricultura, junto al director general de Agricultura, Antonio Quintana, aseguró que «este nuevo paquete de inversiones, junto a otros planes que estamos ultimando de cara al futuro, se suma a los que los 20,3 millones que el Consell ya ha destinado sólo en los capítulos correspondientes a infraestructura hidráulicas y caminos rurales, lo cual demuestra con hechos tangibles la implicación sostenida y constante de la Generalitat con los agricultores y las gentes de la VegaBaja».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats