Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas ocupan hace 30 años las zonas verdes del polígono industrial de Bigastro

El Ayuntamiento intenta tramitar su recuperación tras tres décadas de uso irregular/ Dos firmas emplean como dependencias propias de su actividad 7.000 metros cuadrados de suelo donde el municipio debería haber construido parques y áreas ajardinada, según denuncia la Asociación de Vecinos

Una de las parcelas de 3.500 metros de zona verde ocupadas por una empresa en el polígono. | TONY SEVILLA

Las principales zonas verdes del polígono industrial Apatel de Bigastro no existen. Hace más de 30 años dos naves industriales ampliaron su ámbito de actividad apropiándose de siete mil metros cuadrados sin que exista rastro documental alguno en el Ayuntamiento de un acuerdo de cesión o permuta de ese terreno. Bigastro no solo ha dejado de ejecutar las zonas verdes sino que ha perdido sobre el terreno ese suelo público. Su recuperación es algo que reclama la Asociación de Vecinos de Bigastro, que ha remitido dos escritos ubicando las zonas verdes sin ejecutar y privatizadas, sin recibir respuesta.

El concejal de Urbanismo, Antonio Meseguer (PP) aclara que el Ayuntamiento lleva desde mediados del anterior mandato trabajando en la resolución de un problema «heredado» y complejo. Lo primero que hizo fue desmantelar el ecoparque que el Ayuntamiento ubicó en otra de esas parcelas en las que debería estar construida una zona verde. La actividad de entrega y acumulación de residuos es totalmente incompatible con un solar de zona verde. Ahora el municipio ha tenido que ubicar el ecoparque en un suelo alquilado pero compatible con esa actividad. Al mismo tiempo se ha puesto en contacto con las dos empresas que ocupan, cada una 3.500 metros cuadrados de superficie en puntos distintos del polígono. En uno de los casos tuvo que prohibir expresamente el asfaltado de la parcela. El concejal aclara que después de 30 años la tramitación para recuperar terreno público no es sencilla. Las firmas -de relevancia económica en Bigastro- no han aportado documentación que avale el uso privativo que realizan de los solares, vallados y cerrados. «No sabemos cómo la empresa pública que gestionó el desarrollo de la zona industrial pudo consentir esa situación y desde luego no hay ni rastro de a cambio de qué», explicó Meseguer. Sin querer abundar en la responsabilidad de anteriores equipos de gobierno, porque es algo que tiene que resolver el actual, el concejal sí que matizó que le llamó la atención que este asunto apareciera en el debate del pleno del Ayuntamiento de la mano de la oposición del PSOE «cuando algunos de sus concejales formaban parte del consejo de la empresa pública que tomaba las decisiones en el polígono».

Además de certificar desde el punto de vista urbanístico y jurídico la propiedad de ese suelo el Ayuntamiento impulsa otras actuaciones. Comenzó las obras para abrir una nueva calle al carril de servicio de la principal avenida que atraviesa la zona industrial con la CV- 95. En ese ámbito va a construir una de las zonas verdes pendientes de Apatel.

Después va a emplear una primera fase de subvenciones otorgadas por la Generalitat a través del Instituto Valenciano de Competitividad IVACE, de 193.000 euros para ejecutar el ecoparque y dejar de prestar el servicio en un solar alquilado y mejoras en otras zonas del polígono. Y espera emplear los fondos de las siguientes fases de mejora para ejecutar las tres zonas pendientes, la que se usaba como ecoparque y las dos ocupadas actualmente por empresas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats