Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribera tira la toalla y comunica a los sindicatos que deja Torrevieja el día 16

La concesionaria paraliza el convenio que preveía una subida salarial de hasta el 5% desde enero, como le pedía Sanidad - La empresa cesa a la mayor parte del personal eventual 15 días antes de la gestión directa de la Conselleria

El Hospital Universitario de Torrevieja, que pasa a gestión directa el 16 de octubre.  |

El Hospital Universitario de Torrevieja, que pasa a gestión directa el 16 de octubre. | TONY SEVILLA

Ribera, concesionaria del departamento de salud de Torrevieja, comunicó ayer oficialmente a los representantes sindicales de los trabajadores en el comité de empresa que deja el Hospital Univesitario de Torrevieja y los centros de salud el 16 de octubre. Con esta comunicación la empresa dio por hecho que no confía en paralizar el proceso de reversión previsto por Sanidad a través de la vía judicial con petición de medidas cautelares -el TSJ valenciano ha rechazado cinco reclamaciones de la empresa en este sentido-.

Es más, Ribera ha atendido la petición de la Conselleria de Sanidad de denunciar -paralizar- el actual convenio, con lo que la subida salarial del 3% más un 2% adicional atendiendo a criterios de productividad pactados en ese convenio, queda invalidada hasta que se renegocien las condiciones laborales ya con la gestión en manos de la Conselleria de Sanidad. La Generalitat advirtió que no iba a asumir esas subidas que suponían un grave perjuicio para el interés público y no están contempladas para el personal sanitario del sistema público y advertía a Ribera de las consecuencias legales de no atender su requerimiento.

Sanidad y Ribera se van a sentar por primera vez en los próximos días para coordinar el proceso de reversión, una condición que también ha estado reclamando la administración autonómica.

Desde hace un año, cuando se anunció el proceso de reversión, y hasta ahora, la concesionaria se había negado rotundamente a atender los requerimientos de la administración autonómica. Algo que ha cambiado desde la visita que la inspección de la Generalitat realizó el pasado miércoles para exigir información y documentación sobre la gestión del área ,y tras la última resolución judicial esta semana que rechazaba la quinta petición de medidas cautelares contra la reversión. Ayer también la Conselleria de Sanidad publicó en el Diario Oficial las bases de selección de tres puestos directivos del nuevo organigrama de gestión del centro: director de gestión económica, subdirector de gestión económica y director de Enfermería en Atención Primaria. El resto de la cúpula directiva del centro continuaría en Ribera, por lo que la Generalitat debe impulsar nuevos procedimientos para cubrir esas plazas en las próximas jornadas. Apenas tiene margen para cubrir con los plazos administrativos esas plazas antes del 16 de octubre. Están siendo días intensos y tensos en el Hospital Universitario ante la inminencia de un cambio que se da ya como irreversible por la dirección de la empresa sanitaria, que ha estado peleando la prórroga hasta esta semana: Ribera trata de retener a los jefes de Servicio «sinergiados». Así es como se denomina a los especialistas sanitarios que durante años han trabajado dirigiendo el mismo departamento tanto en el Hospital de Torrevieja como el de Vinalopó (Elche). Aunque la empresa ha garantizado las mismas condiciones laborales y salariales a estos profesionales en Elche, en Torrevieja no lo ha hecho por escrito. Por lo que alguno de ellos contempla la opción en estos momentos de ser subrogrados por la Conselleria de Sanidad para continuar en Torrevieja y salir de Ribera.

En cuanto a las condiciones en las que van a ser subrogados los 1.400 trabajadores se ha producido algún avance. Los sindicatos habían reclamado que se reconocieran las retribuciones derivadas del sistema de incentivos que durante 15 años ha guiado las condiciones salariales del personal de Ribera. Como esa fórmula en la que se evalúan numerosas variables de la productividad de los profesionales no se puede aplicar al personal de gestión directa, Sanidad quiere estimar una media de retribuciones en función de objetivos de productividad. Sanidad y comité también han acordado una reunión a finales de octubre para comenzar a negociar el nuevo convenio. A esta incertidumbre se suma la no prolongación de los contratos de un número importante de trabajadores eventuales a los que la concesionaria no ha ampliado su prestación hasta el 15 de octubre, lo que lo sindicatos temen que tenga un impacto directo desde ya en la atención a los usuarios. La situación se está complicando también en el frente asistencial porque ya se han cerrado algunas agendas de especialidades -no se incorporan pacientes a las listas de espera- en áreas como cirugía y traumatología, entre otras, según ha podido confirmar INFORMACIÓN.

Adiós a la gestión de la tarjeta SIP en los ayuntamientos

El departamento de salud de Torrevieja dejará de tramitar tarjetas SIP -de nueva creación o renovaciones a través de personal en los ayuntamientos- . En muchos de los diez municipios del área la concesionaria tenía personal gestionando la tarjeta sanitaria, algo que le garantizaba captar población asistida. Desde el 16 de octubre se tramitará en los centros de salud. Algo que va provocar no pocos problemas entre los usuarios.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats