Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almoradí abre las puertas a su historia y cultura con el Ecomuseo

El Ayuntamiento reconstruye con fondos europeos una vivienda tradicional con la etnografía local agrícola, del cáñamo, conservera y de personajes ilustres

32

Almoradí inaugura su Ecomuseo con un recorrido por la agricultura, la industria conservera y molinera, del cáñamo, personajes ilustres del municipio y huertos urbanos TONY SEVILLA

Ha abierto sus puertas el Ecomuseo de Almoradí. Un proyecto que busca convertirse en un espacio cultural y museográfico diferente a los museos tradicionales. Una apuesta por el conocimiento y el respeto del entorno natural, según el proyecto impulsado por el Ayuntamiento que fue inaugurado por la alcaldesa María Gómez, el concejal de Turismo, José Antonio Latorre y el coordinador académico de la Cátedra «Arzobispo Loazes» de la UA, Gregorio Canales, y en el que están implicadas las principales asociaciones etnográficas de la localidad, como son la Peña Huertana de los Santicos de la Piedra, la Agrupación Huertana del Bajo Segura o la Abuela Club.

En una parcela de 4.500 metros cuadrados -y de propiedad municipal- se ha rehabilitado una vivienda agrícola, de finales del siglo XIX, gracias a una subvención de fondos europeos FEDER -la inversión supera los 300.000 euros-, con seis nuevos huertos urbanos y una balsa de cáñamo original, reconvirtiendo sus cuadras en sala expositiva dedicada a las primeras industrializaciones Almoradí.

Y es que, paralelamente a las plantaciones de cáñamo o alcachofas, se desarrolló en Almoradí una importante industria conservera y molinera hasta la primera mitad del siglo XX, como las de José García Palmer, Cañizares con su marca Marinela o Chapapría con “El Cóndor”. En la exposición podrán verse imágenes, maquinaria y etiquetaje de las conservas del pasado.

Sin olvidar los molinos pimenteros de Adrián Viudes, Joaquín Gómez Rufete - con su marca registrada Vega Baja- o el de José Berenguer Gomis, un vecino de Almoradí con una larga trayectoria en la venta y producción de pimentón, que comercializaba con su propia marca “RUBÍ”, y que exportaba a toda España.

Toda la maquinaria, de principios del siglo XX o finales del XIX, se ha mantenido casi intacta y ha podido recuperarse, gracias a la cesión de la familia Berenguer-Cañizares, por lo que los visitantes podrán contemplar estas piezas en el Ecomuseo.

La vivienda se ha reconstruido, respetando su estructura y acondicionándola con diferentes estancias.

Se ha recreado un antiguo despacho que se ha reservado para algunos personajes ilustres de la localidad cómo es el caso del filósofo y escritor Antonio Sequeros -fundador del Liceo Politécnico- 

No falta el aristócrata y empresario Adrian Viudes. Y es que Adrián, hijo del tercer marqués de RíoFlorido, fue quien trajo el verdadero progreso a Almoradí.A él le deben la llegada del agua potable y la consecuente desaparición del tifus, la distribución eléctrica y la industrialización y modernización de Almoradí.  Fue también quien comercializó los primeros coches y tractores y fabricó hasta sus propias motos -marca Sadrián-. Precisamente la sala expositiva cuenta con una moto original “Sadrián” fabricada en los años 50.

El proyecto forma parte de la estrategia turística del Ayuntamiento, basada, según el equipo de gobierno, en objetivos de desarrollo sostenible, que supone una apuesta por el sector agroalimentario, por su huerta, paisaje y gastronomía.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats