Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación debe reubicar a 35 alumnos de 13 municipios del colegio sin autorización

Los padres afectados acusan a la Generalitat de no actuar durante años y denuncian que el centro La Monsina de Callosa de Segura sigue impartiendo clases de Primaria - El secretario autonómico señala a las familias por no haberse informado

El colegio privado La Monsina de Callosa de Segura. | TONY SEVILLA

La Conselleria de Educación está tramitando la reubicación de 35 alumnos de Primaria escolarizados en el Colegio privado La Monsina de Callosa de Segura sin autorización para impartir ese ciclo. Esos escolares de primero, segundo, tercero, cuarto y quinto de Primaria acuden a clase a diario desde 12 municipios de la Vega Baja y uno del Baix Vinalopó: Algorfa, Benferri, Benijófar, Callosa de Segura, Catral, Cox, Crevillent, Granja de Rocamora, Orihuela, Rafal, Redován, Rojales y Torrevieja. Pagan 290 euros al mes -con 120 euros más de comedor-, además de la matrícula de 200 euros.

Cuatro de ellos han dejado el centro. Tres «dados de baja» por la dirección antes de marcharse, aunque según los padres «fueron expulsados como represalia», porque son los hijos de dos de las familias que denunciaron la situación. Uno de los niños afectados, de 2 años, sí estaba correctamente escolarizado en el ciclo de Infantil, que cuenta con autorización de Conselleria.

El secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, aseguró ayer que la administración actuó desde el momento en el que se enteró de que había alumnos escolarizados en esas circunstancias a través de varias familias. Soler habló ayer del pasado mes de marzo, pero la dirección territorial de Educación no mantuvo una reunión informativa con ellos hasta el 13 de octubre. Hasta ese momento la dirección del colegio había sostenido ante la comunidad educativa del centro que la situación era consentida por Educación, según la denuncia que tres de las familias afectadas han registrado en la Agencia Valenciana Antifraude, el Síndic de Greuges y la Fiscalía de Menores.

Las madres que denunciaron la irregularidad mantienen que la inspección educativa trasladó el problema en marzo pasado y la Generalitat no hizo nada durante los siguientes meses.

Solo cuando lograron reunirse con la dirección territorial de Educación en el mes de octubre, ya iniciado el curso, la Conselleria instó al centro a comunicar a las familias que no estaba certificado para impartir las clases de Primaria. Miquel Soler también aclaró que «La Monsina» ni tiene esa autorización ni la ha tenido nunca.

Este diario ha podido confirmar que ya en 2014, dos años después de que el colegio de La Monsina abriera sus puertas, la inspección educativa asignada a esta área de la Vega Baja advirtió a la dirección territorial que el colegio privado había comenzado a escolarizar alumnos en Primaria sin estar autorizado para ello.

Esta anomalía la volvió a reiterar en otras ocasiones sin que, en un principio, Educación actuara para atajar un problema que convierte a los niños y niñas que han cursado Primaria en La Monsina en alumnos sin expediente oficial, ni calificaciones para la administración. La Conselleria de Educación ha ido comunicando a las administraciones locales de los municipios de origen de los alumnos para escolarizarlos, a ser posible en centros sostenidos con fondos públicos.

Informarse antes

Soler también sugirió en sus declaraciones que las familias que escolarizaron a sus hijos en Primaria en este colegio privado deberían haberse informado antes de si contaba con el permiso para impartir ese ciclo. Señaló además que la falta de autorización está relacionada con unas instalaciones que no cumplen los requisitos para acoger este aulas de Primaria. La propiedad del centro, que no recibe ayudas públicas, tiene casi ultimado un edificio de ampliación junto al actual que está terminado al 95% aunque en estos momentos paralizado, para acoger precisamente ese ciclo, según fuentes consultadas por este diario. «La Monsina» mantiene a día de hoy en su web que imparte Intanfil y Primaria.

Por su parte, la concejala de Educación de Callosa de Segura, Inmaculada Cascales, aseguró ayer en declaraciones a À Punt que conoció la situación hace unos días. Sin embargo, según la documentación a la que ha tenido acceso este diario esta concejala fue informada por la inspección educativa de la Conselleria de Educación de la carencia de autorización en el centro desde marzo de 2020. La dirección del centro declinó, de nuevo ayer, hacer declaraciones tras varios intentos por parte de INFORMACIÓN.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats