Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vox marca un pleno bronco al negarse a condenar la violencia machista y el PSOE se marcha

La formación se excluye de una moción con motivo del 25-N y propone otra que se tacha de «misógina y xenófoba» - Aprobado instar al Gobierno a derogar el recorte del trasvase

Concejales del partido socialista, con Carolina Gracia a la cabeza. | TONY SEVILLA

Tenso y largo debate en el pleno municipal de Orihuela, que se celebró ayer en el edificio multiusos de la Fundación CAM, a cuenta de la violencia machista y la memoria histórica. Coincidiendo con los actos del 25-N, el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, se presentó una moción conjunta de los grupos municipales PP, Ciudadanos, PSOE y Cambiemos para adherirse a la declaración de la Federación Española de Municipios y Provincias, que hace unos días hacía un llamamiento a los gobiernos locales para que se unieran a este «compromiso con la igualdad y contra la violencia de género» y ante «la preocupación por el aumento del número de fallecidas a manos de parejas y ex parejas, así como por la violencia vicaria». En suma, para unirse «a todas las voces que claman por un futuro en igualdad».

Todos los grupos mostraron «la gravedad de la violencia machista como un problema político de primer orden», al mismo tiempo que, como dice la declaración, hay que «continuar avanzando en el desarrollo del Pacto de Estado», excepto Vox, que elevó su propia moción. María Asunción Aniorte, que se encargó de defenderla, habló de que la violencia dentro de las familias puede ejercerla tanto el hombre como la mujer y sostuvo que hay muchas denuncian falsas.

Fue una propuesta que generó tal crispación que el PSOE se ausentó del pleno en el momento del debate. Su portavoz, Carolina Gracia, había solicitado antes que no se admitiera en el orden del día, para «ser capaces de frenar estos discursos, y más en un día como hoy. No cabe la tibieza. En esta lucha no hay política». María Sandoval, coportavoz de Cambiemos, tachó el discurso de Vox de «misógeno», ya que lo único que pretende es que «las mujeres no avancemos», a lo que Javier Gracia, del mismo partido, añadió que «rezuma xenofobia, al hablar de Oriente y Occidente, como si aún estuviéramos en la época de las Cruzadas». «Lo que nos pide el cuerpo es abandonar el salón como ha hecho el PSOE», comenzó diciendo la concejal Mar Ezcurra, de Ciudadanos, que enfatizó «un no rotundo y cabreado a la moción de Vox, que niega explícitamente que exista la violencia machista». Por contra, abogó por reconocer «la violencia estructural machista, porque nombrarla y condenarla en público salva vidas, mientras que negarla nos hace cómplices».

Intenso también fue el debate en torno a la moción del partido socialista para instar al gobierno local a crear un Servicio de Memoria Democrática con una dotación presupuestaria, que finalmente salió aprobada. Rafael Almagro, portavoz del PP, insistió, una vez más, en que para que se desarrolle hay que aprobar los presupuestos. El vicealcalde José Aix, de la formación naranja, se mostró preocupado por «la memoria selectiva de algunos», e invitó a «no estar permanentemente en el camino de reabrir heridas, sino poner en valor aquello que nos une». Como ejemplo citó los recientes homenajes a Amado Granell, por su lucha contra el fascismo. Sobre este punto Vox realizó una petición al alcalde Emilio Bascuñana para que cambiase la plaza elegida para que lleve el nombre de quien liberó París del yugo nazi, al estar ubicada cerca de la Iglesia de las Santas Justa y Rufina. «Por respeto a nuestras patronas», ya que según Aniorte, Granell tomó parte de la destrucción de imágenes en 1936, aunque quienes han estudiado su figura destacan precisamente lo contrario, que fue un hombre de paz y conciliador que salvó el patrimonio oriolano. «Se levanta la sesión», respondió Bascuñana.

Antes, se aprobó la nueva ordenanza de movilidad, que actualiza la de 2010, y una moción del PP, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, para elevar la propuesta al Gobierno de Pedro Sánchez para que proceda a «la derogación inmediata» del decreto que modifica el trasvase Tajo-Segura. «Con este cambio queda herido de muerte por una política visceral», recoge el texto de la moción, que además pide al Congreso, Senado y los 27 municipios de la Vega Baja que se adhieran.

El pleno también dio luz verde a la cesión gratuita de una parcela al consorcio de extinción de incendios de Alicante para que construya un nuevo parque de bomberos. La concejal socialista Gracia recordó que desde 2018 hay prevista una inversión de 2,5 millones de euros por parte de conselleria, a falta de los terrenos. Más crítica fue Sandoval, que advirtió de que esta ubicación se trata de «un empeño kamikaze del gobierno local», ya que está en una zona inundable. En la misma línea, Miguel Ángel Pavón, presidente de ASE, y vicepresidente de AHSA, presentó alegaciones por «la peligrosidad geomorfológica de los terrenos», vinculados al abanico torrencial de la vertiente norte de la Sierra de Orihuela y próximos a la rambla de Abanilla.

43 años formando a tres generaciones de la Vega Baja


Más unanimidad generó el nombramiento de Rocío Caparrós Sánchez como Hija Adoptiva de la Ciudad de Orihuela, por dedicación a la enseñanza alcanzando a tres generaciones de oriolanos y de la Vega Baja. «Toda una vida de trabajo y ejemplaridad con una amplia trayectoria en la docencia», unas cualidades que «la hacen digna de admiración y respeto de sus compañeros de profesión, así como de los miles de alumnos de Orihuela y de toda la comarca que han pasado por sus aulas en sus más de 43 años de carrera», afirmó la concejal Mariola Rocamora.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats