Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El taxista que fue a recoger a la mujer muerta a golpes en Rojales dice que su pareja no le pidió ayuda

El transportista contradice la versión del acusado y declara que le anuló el servicio porque «había tenido un problema con su chica»

El acusado del crimen al llegar a la Audiencia. | JOSE NAVARRO

Un taxista contratado el 1 de abril de 2019 para recoger en Rojales a la mujer muerta a golpes y a su compañero sentimental para llevarlos al aeropuerto para coger un vuelo a Hungría declaró ayer en el juicio que se personó en el domicilio y no llegó a realizar el servicio porque la pareja de la víctima lo anuló allí mismo y le pagó 50 euros. Este testigo señaló en el juicio que se celebra con jurado en la Audiencia de Alicante que el acusado salió con sangre en la frente y aspecto desaliñado, le dijo que «había tenido un problema con su chica» y tras preguntarle «sin necesitaba ayuda me dijo que estaba todo bien».

Esta declaración contradice a la versión dada por el acusado en la primera sesión del juicio, cuando aseguró que le pidió al taxista que llamara a una ambulancia y se negó a ello. «No dijo nada de ninguna ambulancia», aseguró el taxista, quien tampoco recordaba ayer si el procesado olía a alcohol el día de los hechos, como declaró en la fase de instrucción.

Además de este testigo, en la segunda sesión prestaron declaración los guardias civiles y policías locales que participaron en el caso de la muerte de Andrea, una ciudadana húngara de 37 años que sufrió una hemorragia mortal a causa de un traumatismo craneoencefálico grave que el acusado achaca a una caída accidental. La declaración este miércoles de los forenses aclarará este extremo presumiblemente.

El responsable del Equipo Mujer Menor (Emume) de la Guardia Civil relató que el dueño del restaurante donde trabajaba ocasionalmente el acusado y de la casa donde vivía la pareja, situada en la planta superior, declaró en su día que el acusado le llamó primero para decirle que fuera a su domicilio porque tenía problemas con su pareja y una hora más tarde le contactó de nuevo y le dijo que su mujer no respiraba y le pedía ayuda.

Otra agente del Emume indicó que el acusado relató que su pareja estaba en tratamiento psiquiátrico y por ese motivo iban a viajar a Hungría.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats