Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Callosa proyecta su primera red para recoger el agua de lluvia y evitar daños de una DANA

El municipio ejecutará un colector en la calle Rambla Baja y la restitución del Azarbe de Moncada

Arrastre de las ramblas de la sierra en septiembre de 2019. | INFORMACIÓN

La virulencia de las precipitaciones en la DANA de septiembre de 2019 anegó zonas urbanas y agrícolas de la Vega Baja, como consecuencia de las crecidas de las ramblas con origen en las sierras de Callosa, Orihuela y Crevillente, destacando sobre todo la de la rambla de Abanilla, a lo que se sumó una grave deficiencia -o inexistencia- en las redes de evacación del agua de lluvia de la mayoría de los municipios. Para reducir riesgos en futuros episodios, el Consell dispuso 16 millones de euros en ayudas directas a los ayuntamientos para sistemas urbanos de drenaje, de los que 758.133 euros corresponden a Callosa de Segura. Con un plazo de ejecución hasta mayo de 2023, su alcalde, Manuel Martínez Sirvent, explica que quiere acometer las obras cuanto antes para «tener por primera vez una red de pluviales». No en vano, esto hizo que la red de saneamiento - de una antigüedad de 40 años- tuviera que soportar el peso en la evacuación de aguas de escorrentía. El resultado fue su colapso durante varios días después incluso de haber finalizado el temporal, cuando Callosa registró una precipitación acumulada de 182,4 mm en 48 horas.

Fue entonces cuando la calle Rambla Alta/Rambla Baja ejerció de cauce, siendo la principal vía donde se concentró la escorrentía de la Rambla de la Plana, y de los pequeños cauces situados a sus márgenes, arrastrando vehículos, contenedores y mobiliario urbano, hasta los puntos más bajos del casco urbano. Martínez Sirvent manifiesta que para acometer todas las obras necesarias, que incluirían un tanque de tormentas y una balsa de riego, entre otras, faltaría la mitad más del presupuesto de la Generalitat.

Prioridades

De momento, la actuación prioritaria será el colector de pluviales en la calle Rambla Baja y la restitución del Azarbe de Moncada, cuyo tramo inicial se encuentra actualmente fuera de servicio bajo la calzada de la calle Almajal, que servirá como punto de vertido. Todo ello con posibilidad de una ampliación en el futuro, según indica el proyecto.

La semana pasada el conseller de Obras Públicas, Arcadi España, manifestó que la Generalitat ya ha transferido los 16 millones de euros a los 27 municipios para un total de 46 actuaciones. Lo dijo en Rafal, que anunció el inicio de las obras (400.000 euros): «Hoy damos un paso más, porque se empieza a materializar esta inversión». E insistió en que es «una realidad firme» para «estar más preparados» y limitar los efectos adversos de las inundaciones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats