Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los corredores fluviales condenan a varios municipios a inundarse

Regantes de la Vega Baja advierten al Consell de que la medida que prevé la CHS y que recoge el Plan de Acción Territorial sacrifica a Daya Vieja, Dolores, Catral y San Fulgencio

Rosa Pardo se reunió ayer en Orihuela con las comunidades de regantes de la Vega Baja. | TONY SEVILLA

La Generalitat continúa realizando reuniones informativas sobre el Plan de Acción Territorial de la Vega Baja (PAT), una norma que pretende homogeneizar y poner orden en varios frentes -como el urbanístico, el medioambiental y el cultural- a nivel supramunicipal, por lo que será de obligado cumplimiento por parte de los 27 ayuntamientos de la comarca. Por ejemplo, busca igualar los usos y actividades en la huerta. Por eso, en esta ocasión, la directora general de Política Territorial y Paisaje, Rosa Pardo, tuvo un encuentro en Orihuela con las 17 comunidades de regantes y juzgados de aguas, que expresaron dudas e incertidumbres sobre un proyecto que está en fase de exposición pública, pudiendo los interesados y afectados presentar alegaciones, sugerencias y recomendaciones hasta mediados de marzo con el objetivo de que se incluyan en la redacción final.

Una de las reclamaciones que exigieron los agricultores fue que se coordinen las administraciones. En concreto, la Confederación Hidrográfica del Segura tiene previstos en el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación una serie de corredores fluviales que también se incluyen en el PAT. En este sentido, pidieron que no solo se plasmen en un plano sino que se dote de contenido y se concrete. Estos corredores buscan que en episodios de lluvia torrencial la presión del río se descargue con desbordamientos controlados para que no se rompa el cauce, como ocurrió en la DANA de 2019. Para la rambla de Abanilla se plantea un corredor que bordea Orihuela hasta La Campaneta y de ahí al río. Si en esta zona el cauce ya estuviera al borde, se vertería en la acequia siguiendo el rastro natural por detrás de Dolores hacia el Hondico. La otra vía que se establece es entre Heredades y Formentera del Segura. Sin embargo, algunos jueces de aguas advirtieron de que esta medida condena a algunos municipios a inundarse cada vez que haya avenidas. Algo así como zonas de sacrificio que estarían con la espada de Damocles encima siempre que hubiera riesgo de riada: Daya Vieja, Dolores, San Fulgencio y la parte menos elevada de Catral.

Otro de los puntos en los que más incidieron fue en que el PAT proteja el sistema hidráulico como bien patrimonial, otorgando una mayor importancia a la red de acequias, azarbes y acueductos. Porque, insistieron, el riego tradicional es indispensable en la comarca. Incluso, añadieron, porque al no estar protegido los ayuntamientos realizan intervenciones en cuanto a pluviales y canalizaciones que a veces no son adecuadas, así como otras infraestructuras, como autovías, que no tienen en cuenta el flujo de las avenidas, los acueductos ni los efectos barrera. Además, subrayaron, porque los regantes son los propietarios de esa red.

La edificabilidad y los diferentes usos en terrenos agrícolas concentraron parte del debate. Para poder construir una vivienda en una zona de cultivo se requiere una superficie mínima de pacela de 10.000 metros cuadrados, mientras que con el PAT se suman otros 10.000 asociados a la explotación agraria. Algunos juzgados de aguas manifestaron que presentarán alegaciones para que este punto no se modifique, mientras que otros defendieron que se trata de preservar una huerta vinculada al uso agrícola e impedir que en un terreno no urbanizable se construya de forma ilegal e incontrolada. En suma, lograr una comarca ordenada que proteja su huerta al máximo.

Bascuñana se reúne con el sector empresarial

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, que la semana pasada anunció que el Ayuntamiento presentará alegaciones al Plan de Acción Territorial de la Vega Baja para «defender las necesidades e intereses del municipio», se reunió ayer con el sector empresarial para valorar las propuestas y recoger sus demandas. Esto es, «soluciones y medidas concretas que beneficien el desarrollo, especialmente la mejora de las comunicaciones por carretera del centro de Orihuela con la costa, como la CV-95, algo que es prioritario», explicó el regidor al término del encuentro, en el que también estuvo Rafael Almagro, concejal de Hacienda y Patrimonio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats