Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Torrevieja decide asumir por su cuenta la compra de 32 autobuses para el nuevo servicio de transporte por 16 millones de euros

El gobierno del PP decide impulsar un contrato para la renovación con dinero municipal de toda la flota aunque la gestión del servicio la adjudicará a una empresa del sector/ El alcalde Eduardo Dolón señala que las arcas municipales están en disposición de afrontar el coste para agilizar la modernización de la prestación

Parada de autobús del transporte urbano en el centro de Torrevieja TONY SEVILLA

El Ayuntamiento de Torrevieja ha iniciado el procedimiento para licitar la compra de 32 autobuses con destino al nuevo servicio de transporte urbano por un importe de 16 millones de euros. La decisión del gobierno del PP se basa en su voluntad de adjudicar a una empresa la gestión de este servicio. Pero sin embargo la firma de transporte que finalmente se haga con el contrato ya no deberá asumir la compra de una nueva flota de vehículos. Es el presupuesto municipal el que asumirá con dinero público la inversión necesaria para renovar los autobuses y la empresa que se adjudique el servicio se encargará exclusivamente de la gestión.

Las condiciones previstas para esta licitación incluyen un plazo de ejecución de 12 meses con varias entregas de vehículos periódicas hasta completar los 32 previstos. Todos los autobuses serán híbridos, a excepción de cuatro que serán exclusivamente eléctricos.

El alcalde de Torrevieja, Eduardo Dolón, (PP) ha indicado este viernes a INFORMACIÓN que el Ayuntamiento ha adoptado esta decisión porque tiene capacidad financiera sobrada para afrontarla, y permitirá que "el día siguiente a que la empresa comience el servicio" pueda contar con vehículos nuevos para los usuarios torrevejenses. El mantenimiento correrá a cuenta de la empresa adjudicataria, pero los autobuses serán propiedad municipal.

El alcalde precisó que todavía resta que el modo de gestión se apruebe en pleno, pero concretó que la apuesta municipal y la que señalan los informes se decantan por la gestión indirecta. Esta operación de compra de autobuses es una de las inversiones directas más importantes de la historia de Torrevieja.

Los Verdes y Sueña Torrevieja habían advertido públicamente que el coste de la nueva flota de autobuses no aparecía repercutido en los proyectos de viabilidad económica del servicio de transporte público ni el modelo de gestión indirecta. Tanto Israel Muñoz (Los Verdes) como Pablo Samper (Sueña) mostraron su extrañeza ayer sobre el impulso de esta adquisición, que aparte de una breve alusión del portavoz de la junta de gobierno Federico Alarcón este viernes, no había sido anunciada por el equipo de gobierno con la publicidad que suele emplear en gestiones de esta envergadura .

Samper valoró que al final el Ayuntamiento va asumir los costes del nuevo servicio como si de una gestión directa municipalizada se tratara, aunque después el gobierno de Dolón entregue el contrato y por supuesto, su margen de beneficio, a una empresa. La misma fuente ha indicado que una de las alegaciones presentadas al proyecto de servicio de transporte por Sueña ha sido aceptada: el contrato se licitará a cuatro años y no por diez. Por su parte, Israel Muñoz cuestionó la extraña fórmula empleada por el PP para tramitar todo el procedimiento, anticipándose a la decisión del pleno e imponiendo condiciones previas a los pliegos de licitación "que parecen estar enfocadas a adjudicar a una empresa concreta".

 No está claro sin embargo si esta reducción del plazo de adjudicación y el desembolso municipal para la compra de la flota de autobuses, modifica las previsiones de viabilidad económica que figuran en los informes que hablan de una prestación con un desembolso municipal de ocho millones de euros anuales. Verdes y Sueña aseguran que esos informes ya no contemplaban la amortización de la compra de vehículos por parte de la empresa adjudicataria.

Como ha recogido INFORMACIÓN la actual prestación se realiza sin que exista un contrato con Costa Azul (Grupo Avanza) desde hace más de ocho años. Un servicio de transporte que, pese a su gratuidad para los empadronados, recoge las quejas de los usuarios por sus deficiencias en organización de las líneas, escasas frecuencias de paso, elevadas esperas en paradas y el estado de marquesinas y zonas de espera.

El proyecto del nuevo bus urbano contempla 9 líneas -una de ellas circular-, tres intercambiadores donde al del centro se suma uno en Habaneras/Carrefour y otro en el Hospital; la nueva flota; tres líneas búho bus nocturnas entre julio y septiembre y mejoras en la información a los usuarios.

Lo que más notará el usuario sin embargo será la puesta en marcha de un billete ordinario que costará 1,35 euros para todos los viajeros, a excepción de los jubilados que podrán utilizarlo de forma gratuita.

CUENTAS SOBRADAS DE DINERO PÚBLICO

Sobre la salud financiera de las arcas municipales hay dos datos relevantes. El presupuesto prorrogado de 2021 de 106 millones de euros se va a ver aumentado en 48 más con un expediente de modificación de créditos que ha ido este viernes a comisión informativa y que estaría dictaminado para debatirse en pleno a finales de la semana que viene. También durante la semana se ha aprobado un procedimiento en junta de gobierno para colocar 17 millones en entidades financieras que permitan rentabilizar los depósitos o, al menos, que no le cueste al Ayuntamiento tenerlos en el banco.

El procedimiento busca la mejor oferta de las entidades financieras para guardar el dinero y poder disponer del mismo en cualquier momento, ya que hace años que los bancos pasaron de ofrecer intereses por los depósitos a cobrar por "guardar" el dinero.

Los 48 millones de remanentes que se van a emplear en inversiones en año electoral y los 17 que van a los bancos, suman 67 millones procedentes de los remanentes de tesorería de 2021. Dinero acumulado de ingresos en impuestos como el IBI y la plusvalía sobre todo, o partidas que no se han ejecutado finalmente de los presupuestos. Hasta la pandemia el uso de superávit para inversiones estaba muy limitado. Pero en tiempo de crisis sanitaria se suspendieron las reglas fiscales que regían en el control presupuestario de los ayuntamientos, y se abrió la mano a las administraciones locales para hacer uso de ese dinero sin limitaciones, dinero que al final de la crisis inmobiliaria se empleaba exclusivamente para pagar deuda financiera y a los proveedores.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats