Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bascuñana defiende sus siete años de gestión con "unas cuentas saneadas"

El exalcalde afirma que el PP ha dejado 47 millones más en las arcas y 42 menos de deuda que en 2015, cuando Gracia era concejala de Hacienda

Emilio Bascuñana, exalcalde de Orihuela, con concejales del PP

El exalcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, arropado por los ediles populares, ha informado de la situación económica en la que el grupo municipal dejó el Ayuntamiento después de siete años al frente del gobierno municipal. Así, ha defendido su gestión subrayando que dejan 59 millones de euros en metálico (40 de ellos asignados a proyectos), mientras que cuando llegaron a la administración local en 2015, siendo por aquel entonces la concejala de Hacienda Carolina Gracia (PSOE), la actual alcaldesa, había 12. "Nos encontramos un Ayuntamiento intervenido por el Ministerio de Hacienda", ha recordado.

"Hemos dejado las cuentas saneadas y la deuda reducida al mínimo, pero nos preocupa que estos buenos datos y todo el esfuerzo realizado no sirva para nada, después de que Gracia vuelva a tener en sus manos el área económica", ha añadido, en referencia a que la regidora ha asumido la Concejalía de Hacienda. Además, esta comparecencia se produce después de que el vicealcalde del municipio, José Aix (Ciudadanos), manifestara en una entrevista a este diario que "Bascuñana tendrá que explicar cómo ha dejado las arcas municipales", además de avanzar que el nuevo equipo de gobierno ha puesto en marcha la fiscalización de cuentas, gastos y deudas. "Gracia y Aix no pueden mentir más, tirando balones fuera", ha continuado el exalcalde.

Bascuñana también se ha referido a que de esa suma de 59 millones 40 están asignados a proyectos, por lo que quedan alrededor de 20 millones de remanente, entre los que ha destacado el plan de pluviales y drenaje en La Zenia (1,5 millones) y en el Colegio Playas de Orihuela (931.000), el Palacio de Rubalcava (3,8), la antigua Caja de Monserrate (3,5), los antiguos juzgados (2,7) y la segunda fase del centro de Emergencias de la costa (1,3).

En cuanto a la deuda municipal, ha subrayado que hace siete años estaba en próxima a los 60 millones, siendo la financiera de 49,6 millones que "hemos reducido a apenas 7". Además, en esa época "nos cortaban la luz, Correos no nos daba servicio y no se podían enviar cartas, los vehículos y bienes municipales no tenían seguro, no se podía comprar gasoil para coches y calefacción y se debían horas extras", ha enfatizado, al mismo tiempo que ha recordado que se debían subvenciones a asociaciones, colectivos y entidades de servicios sociales, como comisiones de fiestas, Moros y Cristianos, Semana Santa y el Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias de la Vega Baja del Segura, entre otros. "También nos encontramos un servicio de atención temprana en una situación insostenible y que tenía que cerrar, además de un montón de sentencias pendientes de ejecución y pago", ha continuado Bascuñana.

Otra de las cuestiones que citó como ejemplo de su "magnífica gestión, avalada por números objetivos" es que el periodo medio de pago a proveedores, que la ley fija en un máximo de 30 días, estaba en 2015 en 70 y ahora en 26. Por último, ha hecho una mención especial a los técnicos y sobre todo a los concejales Rafael Almagro y Sabina Galindo, dos ediles que han acaparado fuertes críticas por parte del nuevo equipo de gobierno en sus áreas de Hacienda y Contratación, protagonizando varios enfrentamientos cuando Ciudadanos aún era el socio de los populares.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats