Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Once municipios ya llevan sus basuras a la planta de Dolores

Localidades gobernadas por el PP, como Albatera y Almoradí, plantean al Consorcio dudas sobre la puesta en marcha de un servicio sin que se haya fijado el precio por tonelada

La planta de transferencia de Dolores, lista desde noviembre, se abrió la semana pasada ÁXEL ÁLVAREZ

Una semana después de la puesta en marcha de la planta de transferencia de residuos de Dolores, con un inicio en periodo de pruebas solo con las basuras del municipio y Orihuela, ya son nueve localidades más las que usan estas instalaciones. En concreto, se han sumado Algorfa, Jacarilla, Granja de Rocamora, Formentera, Guardamar, Rojales, San Fulgencio, Daya Nueva y Daya Vieja. La resolución de la Generalitat, que instó a su apertura gradual debido al volumen de residuos que están generando este verano, que está superando todas las previsiones y desbordando las plantas a las que la comarca lleva sus basuras fuera de la Vega Baja, fijó que la priori dad serían las localidades que Cox -que está ultimando los trámites-, Rafal, Catral, Albatera, San Isidro, Torrevieja, Almoradí y Albatera. Estos dos últimos municipios indican que están solicitando más información al Consorcio, ya que no ven claros algunos aspectos como que se desconozca cuánto va a costar. Cabe señalar que aún no se ha fijado el canon o tasa por tonelada que cada ayuntamiento deberá pagar a la empresa concesionaria. 

Por tanto, a esta puesta en marcha progresiva aún le faltan los municipios que generan más cantidad de residuos. De ellos, solo se ha incorporado Orihuela, y de momento únicamente lleva a Dolores un 60% de sus basuras, mientras que el otro 40% lo reparte entre Xixona y Alicante. 

Los municipios en donde gobierna el PP, en general, están siguiendo la línea que planteó la expresidenta del Consorcio, Teresa Belmonte (PP), también alcaldesa del Bigastro, que en sus últimas declaraciones antes de ser cesada insistió en que en la planta de trasferencia no se realiza ningún proceso de separación, sino que se transfiere todo tal cual llega desde los municipios: «Se reduce el número de camiones que circulan por la carretera, pero ni se rebaja el estrés del sistema, ni se ahorra un céntimo de euro en la gestión de la basura». Es decir, «las plantas de tratamiento receptoras del resto de la provincia seguirán recibiendo las mismas toneladas de residuos, solo que en camiones más grandes y no tendrán que usarse los de la recogida municipal». Durante su mandato, Belmonte incidió en la inseguridad jurídica que generaba el funcionamiento de la planta sin haber alcanzado un acuerdo con la adjudicataria sobre el precio por tonelada. 

El alcalde de Daya Vieja, José Vicente Fernández, señala que su municipio tiene un gasto en época estival de unos 2.500 euros al mes por los residuos -1.700 al mes el resto del año-, y en sobrecostes de kilometraje son unos 2.600 euros cada mes durante todo el año. Los once municipios que ya llevan su residuos a Dolores coinciden en que el tiempo que se empleaba en el transporte hasta Xixona -150 kilómetros ida y vuelta- más el de aguardar el turno, en total unas 4 horas, ahora se ganan en el servicio de recogida de las basuras. Como ejemplo, en cuanto a kilómetros, en el caso de Orihuela son 3.000 kilómetros menos al día, teniendo en cuenta que desplazaba una media de 20 camiones, sin olvidar los gastos de mantenimiento y reparaciones de los vehículos.

Joaquín Hernández, presidente del Consorcio -y también alcalde de Dolores y secretario general del PSOE en la Vega Baja-, insiste en la urgente necesidad de usar la planta de transferencia. En este sentido, ha remitido un oficio a cada ayuntamiento. También afirma que incluso los municipios del PP, sobre todo los de la costa, como Pilar de la Horadada, ya le han trasladado su interés por incorporarse lo antes posible.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats