Unas 2.000 personas, según la Policía Local, han asistido a la novena edición del chupinazo de las fiestas patronales de Callosa de Segura en honor a San Roque. Ha sido la primera vez que una piromante se ha encargado de encenderlo. El acto, que ha comenzado a las 9.00 horas, ha estado organizado por la Filá Desterraos de la comparsa Caballeros del Cid. La salida se ha comenzado desde el Jardín Glorieta hasta el Santuario de San Roque. Los festeros han acudido con ropa blanca y con los complementos, como el fajín y el pañuelo, propios de cada comparsa.

Después, ha habido volteo general de campanas y disparo de cohetes. Ya por la tarde se ha celebrado la novena al patrón del municipio en el santuario, mientras que a las 21.00 horas se ha realizado la ofrenda de flores a San Roque, con salida desde el Paseo de la Estación con las comparsas de Moros y Cristianos, asociaciones, majas, cargos y representantes comarcales hasta el santuario. A su término ha habido verbena y se ha llevado a cabo la apertura oficial de kábilas y barracas.

Este viernes será el turno de los gigantes y cabezudos y la retreta general de Moros y Cristianos, desde las kábilas y barracas hasta la Plaza de España, entre otros actos, en unas fiestas que se prolongarán hasta el día 16.