La Generalitat ha incluido en sus presupuestos dos enmiendas para aumentar la colaboración y recursos para evitar la urbanización de Cala Mosca, el último kilómetro del litoral oriolano sin urbanizar en el que está prevista la construcción de 2.200 viviendas.

Fruto de la colaboración de Cambiemos Orihuela con Unidas Podemos-Esquerra Unida y Compromís, los grupos del Botànic han suscrito medidas específicas contra este plan urbanístico que se encuentra en la última fase de tramitación, tras el visto bueno de la declaración de impacto ambiental por parte de Conselleria.

Una de las enmiendas, presentada inicialmente por Estefanía Blanes, diputada y portavoz adjunta de Unides Podem-Esquerra Unida en las Cortes Valencianas, introduce el de "colaborar en la recuperación del sector D-1 Alameda del Mar [Cala Mosca] de Orihuela y otros", lo que supone aumentar la cooperación institucional para explorar soluciones políticas que eviten la urbanización de Cala Mosca. "Introducir objetivos nominales como este es poco usual; ha sido fruto de un gran esfuerzo y aumenta las obligaciones de la Generalitat en este sentido", recalca Blanes. 

Partida específica

En segundo lugar, se introduce otra enmienda bajo el epígrafe de "recuperación de terrenos de alto valor ambiental para su renaturalización", en referencia a Cala Mosca. La partida, señalan desde el grupo parlamentario y Cambiemos, es reducida (500.000 euros), pero susceptible de ser ampliada. "El objetivo es crear una partida específicamente vinculada a la recuperación de terrenos, como podrían ser los de Alameda del Mar, y si se alcanza un acuerdo político aumentar la partida en la medida lo posible", explica Blanes.

Carlos Bernabé, concejal de Cambiemos, recuerda que nada de esto servirá de nada si el Ayuntamiento no actúa. Por eso, señala, "nos preocupa que tanto el concejal de Urbanismo [José Aix] como el director del área [Juan Ramón Mancheño] están operando contra el criterio de la Alcaldía y acelerando deliberada e innecesariamente la aprobación del proyecto de urbanización". Una aprobación que, recuerda, "está lejos de cumplir los condicionantes mínimos exigibles en materia de recursos hídricos, por lo que sería otra prueba más de la voluntad de beneficiar al promotor a costa de Orihuela, algo que la alcaldesa no debería tolerar".

Manifestación el día 17

Este proyecto se está encontrando con una fuerte oposición de colectivos vecinales y ecologistas hasta el punto de que la alcaldesa del municipio, Carolina Gracia, convocó una mesa de negociación con la constructora, consellerias y grupos políticos para buscar alternativas. Además, la asociación Salvemos Cala Mosca ha convocado una manifestación el próximo día 17, a las 12.00 horas, desde la estación de Renfe en Orihuela hasta la glorieta Gabriel Miró, donde se leerá un manifiesto y se recogerán firmas para enviar a la Conselleria.