El Ayuntamiento y la Nueva Compañía Arrendataria de las Salinas (NCAST) han elaborado un acuerdo de intenciones para la rehabilitación, puesta en valor y explotación turística del patrimonio arquitectónico industrial de las salinas de Torrevieja y La Mata. El objetivo es la protección de los elementos de interés arquitectónico para la «memoria de la ciudad». 

El ámbito de actuación del acuerdo que aparece pactado por el alcalde Eduardo Dolón y los responsables de Salins Patrick Dalla Valle y Hubert Francois se centra en las instalaciones de la química, situadas al noreste del complejo industrial y en desuso desde principios de los años setenta, con dos grandes naves con cubiertas de madera, otras tres naves más convencionales y la zona de balsas de decantación, entre otras instalaciones. En total un suelo que ocupa unos 50.000 metros cuadrados.  

Instalaciones de la "química" en las salinas de Torrevieja

Financiación íntegra

Las principales condiciones que establecen las partes pasan porque sea el Ayuntamiento el que financie «íntegramente» la rehabilitación de esas infraestructuras y su posterior «plan de negocio para la explotación turística de las edificaciones y la forma en la que se llevará a cabo» - término que se recoge en el documento al que ha tenido acceso INFORMACIÓN-.

Detalle de uno de los edificios que se quiere rehabilitar y proteger con el acuerdo TONY SEVILLA

El acuerdo es un primer paso y queda condicionado y sujeto, sobre todo, a la autorización del Patrimonio del Estado del Ministerio de Hacienda, propietario del dominio público de las lagunas y su entorno y el que lo arrienda a la actual compañía salinera que forma parte del grupo francés Salins. Es más, el acuerdo se resolverá con el archivo si esa vía libre por parte de la administración del Estado no se produce.

Estudio previo

Antes de que esta voluntad municipal se sustanciara en este acuerdo de intenciones, el Ayuntamiento encargó a un despacho de arquitectura un estudio sobre el estado de la «química» y sus posibilidades de recuperación patrimonial. En los últimos años se ha cuestionado el estado de abandono de ese patrimonio industrial único, con el desplome en 2020 de uno de los característicos depósitos de la química o la caída parcial de la cubierta de una de las naves.

Uno de los antiguos talleres de reparación seminundado por la subida de las aguas provocada por las lluvias torrenciales en 2019

El mismo acuerdo indica que la firma actual no implica una garantía de financiación por parte del Ayuntamiento por lo que no incorpora un estudio económico de su coste. De hecho, el propio acuerdo tiene un periodo de vigencia de seis meses y podría expirar en ese plazo si no dan pasos en firme para lograr el objetivo de fijar los principios, términos y condiciones preliminares de la colaboración y trabajo conjunto para la rehabilitación y puesta en valor. El texto de este acuerdo de intenciones ha sido elaborado por el director general de Urbanismo y Proyectos, Victor Costa, técnico mano derecha del alcalde en las principales áreas de gobierno municipal. 

Fitur

La delegada de Turismo, Rosario Martínez, anticipó en la rueda de prensa para dar a conocer la agenda municipal en Fitur que este acuerdo se daría a conocer durante la feria internacional, acto que finalmente no se llevó a cabo.

Vista aérea de las antigua instalaciones de la "química" de las salinas a preservar como patrimonio industrial y cultural

El municipio sí ofreció una amplia difusión a la ampliación de los productos turísticos que ha puesto en marcha las salinas durante los últimos meses: a las visitas guiadas con tren turístico se le han sumado las degustaciones gastronómicas junto a las montañas de sal y los paseos a pie y en bicicleta, también guiados. Desde que el Ayuntamiento y la NCAST tramitaran en 2018 la apertura por primera vez del complejo salinero al turismo, las instalaciones reciben en torno a 40.000 visitantes al año.