El Ayuntamiento de Formentera del Segura ha expuesto a información pública la tramitación de un sector urbanístico para levantar viviendas sobre 120.000 metros cuadrados de huerta tradicional con alta capacidad agrícola y afectado por un riesgo de inundabilidad alto junto al casco urbano del barrio de Los Palacios. Esta superficie figura en la versión preliminar del Plan de Acción Territorial (PAT) de la Vega Baja como uno de los planeamientos de la comarca a derogar por insostenibles.

Ayuntamiento de Formentera del Segura

Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) ha presentado alegaciones en las que subraya que este es un sector que el PAT propone extinguir e integrar en la infraestructura verde. Aunque la aprobación definitiva del PAT, tal y como figura en su actual versión sigue en el aire, lo que sí está vigente es la suspensión de la aprobación acuerdos de programación. Prorrogada además en enero y «plenamente aplicable a este sector, por lo que el Ayuntamiento no puede aprobar el PAI», según la misma fuente.

Firma del alcalde

Francisco Cano, alcalde de Formentera del Segura, señaló ayer viernes a INFORMACIÓN que conoce las determinaciones del PAT y la propuesta de extinción tanto de ese programa como de otro en el que está previsto el desarrollo de suelo terciario de servicios. Incluso que ha mantenido recientemente una reunión con la directora general de Política Territorial, Rosa Pardo, en la que se le recordó esa suspensión. Pero aseguró que el municipio no está tramitando el plan.

Ficha de la versión preliminar del PAT en la que se plantea eliminar el suelo urbanizable del SUR-2 en Formentera del Segura

Sin embargo, su firma aparece en el anuncio de información pública del Programa de Actuación Integrada (PAI) incorporado en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana del pasado 13 de enero, en atención a la solicitud tramitada por la a Agrupación de Interés Urbanístico de la Unidad de Ejecución del SUR-2, que es como se llama el plan y que pretende construir hasta 65 nuevas viviendas unifamiliares en esos suelos, junto al vial que une Los Palacios con San Fulgencio.

Docementación del PAT en la que se justifica la extinción del suelo urbanizable del SUR-2 de Formentera del Segura

Según las alegaciones de Miguel Ángel Pavón, vicepresidente del colectivo ecologista, el sector linda con la Acequia Nueva, la Acequia de Daya y el Azarbe del Señor «considerados de carácter principal dentro del sistema de regadío por gravedad de la Huerta Histórica» en el PAT.

Alegaciones

La alegación de AHSA comparte el criterio del plan autonómico que no considera compatible el desarrollo urbanístico de este sector con el modelo urbano territorial de la Vega Baja del Segura. Este sector, «fomenta un modelo expansivo de ocupación, y genera conurbación con el municipio de Rojales».

Y recuerda que Formentera, un municipio de 4.500 vecinos y poco más de 4 kilómetros cuadrados de término municipal ya cuenta con una superficie urbana consolidada que rebasa la normativa de la estrategia de crecimiento territorial de la Comunidad Valenciana.

A juicio de los ecologistas el sector SUR-2 «potencia un modelo de desarrollo insostenible que además no respeta los valores ambientales, paisajísticos y culturales de la Huerta Tradicional». Pavón reitera que la suspensión de licencias y acuerdos de programación está prorrogada mediante resolución de 9 de enero de 2023 de la Conselleria de Política Territorial.

UN SUELO ESTRATÉGICO

El alcalde Francisco Cano (PP), insiste que no ha tramitado nada -su rúbrica en el anuncio oficial indica justo lo contrario- y señala que Formentera es ahora un municipio que ha dejado atrás la actividad agrícola y consagrado al sector servicios y al alojamiento residencial, muy cerca de zonas litorales como Guardamar. «Ese suelo y el terciario que también se quiere derogar son estratégicos para Formentera, y se validaron en el Plan General hace seis o siete años, después de una tramitación que costó otros diez».

Otro factor que seguramente esté condicionando, y mucho, que Cano haya aceptado el trámite en plena precampaña a las municipales es que a cuenta del aprovechamiento público del sector, urbanizable pero sin programación pormenorizada aprobada, el municipio pudo ampliar el cementerio. Es decir, el Ayuntamiento tiene un «compromiso»: recibió unos suelos a cuenta de ese sector que ahora no podría sacar adelante. Cano remata asegurando que «eran igual de inundables cuando se aprobó el PGOU que ahora», para apuntar que "todo es inundable en la Vega Baja".