INFRAESTRUCTURAS

La CHS contrata sus primeros anteproyectos contra inundaciones en la Vega Baja tras casi 5 años de la DANA

La Confederación adjudica por 1,2 millones la redacción de la renaturalización del cauce del Segura entre Orihuela y Guardamar para mejorar su capacidad y recuperar la ribera

Sigue contemplando los polémicos corredores verdes en paralelo a la margen izquierda del río entre La Campaneta y el Hondico de Amorós que actuarían como zonas de sacrificio para hacer frente a los desbordamientos

Vicente El Saez, en El Rincon de los Pertusas, termino de Dolores, estuvo bajo las aguas durante más de dos semanas tras la gota fría de 2019

Vicente El Saez, en El Rincon de los Pertusas, termino de Dolores, estuvo bajo las aguas durante más de dos semanas tras la gota fría de 2019 / Áxel Álvarez

D. Pamies

D. Pamies

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha adjudicado tres contratos de redacción de anteproyectos definitivos y tramitación ambiental de medidas para la disminución del riesgo de inundación en la Vega Baja del Segura por 1.250.000 euros. Son los primeros contratos en firme y con proyectos concretos, vinculados a futuras obras contra inundaciones que se adjudican para la Vega Baja desde que se plantearon medidas para rebajar las consecuencias catastróficas de las lluvias torrenciales en la cuenca del Segura tras la DANA de septiembre de 2019.

Urgentes

Después de aquellas graves inundaciones en las que algunas áreas permanecieron bajo las aguas dos meses la CHS solo abordó obras de urgencia importantes y con presupuesto relevante de reparación como la rambla de Abanilla en Benferri o el cauce del Segura en Almoradí y la red de riego tradicional. Pero desde entonces apenas se han realizado otras inversiones en el Bajo Segura con actuaciones destinadas a rebajar el riesgo de las avenidas tras el proceso de análisis de aquella devastadora gota fría, más allá de contratar un estudio previo a la Universitat Politècnica de València y avanzar en el proyecto definitivo de la presa de laminación de Tabala en Murcia.

Efectos de la DANA en el casco urbano de Cox

Efectos de la DANA en el casco urbano de Cox / Tony Sevilla

De la renaturalización a la presa de Santomera

Destacan entre las que se han encargado la renaturalización de la ribera del Segura en su tramo entre Orihuela y Guardamar o la adecuación del Azarbe de Hurchillo, además de la creación de corredores verdes para desaguar las avenidas del Segura en las zonas del terreno donde más agua se acumula en caso de inundaciones entre La Campaneta (Orihuela), Dolores, Catral y el Hondo de Elche.

Llano de la huerta tradicional de la Vega Baja inundado en septiembre de 2019. Al fondo, Guardamar del Segura.

Llano de la huerta tradicional de la Vega Baja inundado en septiembre de 2019. Al fondo, Guardamar del Segura. / Áxel Álvarez

Chícamo y Santomera

Y lo que no es menos importante: construir una presa de laminación para la rambla de Abanilla-río Chícamo al objeto de evitar el enorme caudal que suma en Benferri y Orihuela, actuación que entraña un impacto ambiental importante porque se ubica junto al nacimiento del Chícamo en Mascisvenda, y mejorar la capacidad de desagüe de la presa de Santomera, que a punto estuvo de coronar y rebasar el dique en la DANA de 2019 por falta de mantenimiento de los aliviaderos y la llegada de caudales derivados por los canales del postrasvase.

Esto va a tardar

Las obras no van a ser inmediatas. Solo la tramitación de la adjudicación de este mismo contrato se ha prolongado durante más de 16 meses -se licitó en diciembre de 2022-, y su plazo de ejecución es de otros 18. Con suerte la CHS podrá contar con los anteproyectos aprobados en noviembre de 2025 y en ese momento elaborar los de ejecución y contratar su ejecución.

La UPV

Este encargo tiene su origen en dar continuidad a los estudios recogidos dentro del convenio con la Universitat Politècnica de València y la CHS para la gestión del riesgo de inundación en la Vega Baja del Segura, en mayo de 2021.

El convenio desarrolló un estudio integral de las posibles actuaciones que permitan, por un lado, reducir los efectos destructivos que las inundaciones originan en extensas áreas de la Vega Baja, y por otro, disminuir el riesgo sobre personas y bienes.

Destrozos en un barrio residencial de Benferri por el arratre del agua durante la DANA

Destrozos en un barrio residencial de Benferri por el arratre del agua durante la DANA / Tony Sevilla

En los anteproyectos se estudiarán las diferentes soluciones para la disminución del riesgo de inundación en la comarca y a partir del estudio, se podrá comparar y concluir cuál o cuáles son las mejores soluciones, desarrollando a la escala adecuada la solución óptima.

Adjudicaciones

Así la oferta de Trazado-Ivicsa se ha hecho por 607.000 euros con el contrato para elaborar el proyecto de renaturalización del río Segura entre Orihuela y Guardamar, que también incluye el del Azarbe de Hurchillo-uno de los principales canales de riego de la huerta tradicional en su margen derecha- y de la rambla Salada de Cox, además de la recuperación del humedal de los Cabezos de Albatera.

Polémicos corredores verdes

También ha sido adjudicada la redacción de los corredores verdes La Campaneta (Orihuela) -Hondico de Amorós, Formentera del Segura-Hondico de Amorós, y la renaturalización del Hondico de Amorós y su conexión con la desembocadura del río Segura en Guardamar. Un lote contratado a las empresas Intercontrol-Levante-Hermanos Garrote de Marcos por 586.000 euros.

Por su parte el Incremento de la capacidad de desagüe de las presas de Santomera, Chícamo, Balonga, Tinajón, Garruchal y el corredor verde Torreagüera se ha contratado a Intecsa-Inarsa-Inypsa por 645.535 euros.

Recuperar la ribera y "desmantelar" las motas

Las actuaciones más llamativas de las que se contemplan en el encauzamiento del río Segura están destinadas a homogeneizar sus tramos, rebajar la línea de agua y aumentar moderadamente su capacidad. Al mismo tiempo se pretende renaturalizar y recuperar el medio ambiente originario en sus riberas.

La propuesta del proyecto habla de "desmantelar" las motas actuales, desplazándolas lateralmente en forma irregular en la medida de lo posible. La cota de coronación de las nuevas motas no superará el de las actuales. Se realizará un estudio geomorfológico e histórico, determinando los trazados anteriores y la evolución del cauce y del río que servirá de base para determinar los terrenos a añadir al mismo y al dominio público, con preferencia para incorporar al espacio entre motas los meandros abandonados y los sotos que se descartaron durante las obras de encauzamiento de los años 90. Tras un intento de que estos espacios se destinaran a uso público como parques están totalmente abandonados, una situación que empeoró más tras la DANA de 2019.

Vecinos de Dolores avanzan por las calles del casco urbano con el agua por la cintura en septiembre de 2019

Vecinos de Dolores avanzan por las calles del casco urbano con el agua por la cintura en septiembre de 2019 / Alex Domínguez

El encauzamiento del Segura a su paso por la Vega Baja fue una obra diseñada tras las riadas de 1987 en la cual la preferencia técnica se puso en la capacidad del cauce de evacuar rápido el agua que llegara desde Murcia y no tanto en laminar el agua para evitar daños e inundaciones. Lo que liquidó su ribera natural. Entre Contraparada y Guardamar, se redujo el curso natural de 75 a 53 km, es decir, 22 kilómetros; de los que 12,5 corresponden a la Vega Baja.

Azarbe de Hurchillo

Además se plantea ampliar la capacidad del Azarbe de Hurchillo para que pueda recoger los caudales generados en su cuenca propia, la margen derecha del río Segura, y los que se aportan laminados desde la futura presa de Tabala. Este azarbe adoptará las características de un corredor verde entre el cauce bajo la acequia de Alquibla y la confluencia con el río Segura, incrementando su capacidad, y estará compuesto por un cauce menor y un cauce mayor.

El trazado del cauce menor seguirá el trazado actual. Tendrá una sección transversal ensanchando la actual con idénticas características. El rediseño del azarbe en su primer tramo comenzará con la captación del canal de desagüe de la presa de Tabala -también en proceso de aprobación del proyecto-, conectando con el azarbe actual y terminará en la acequia de Alquibla.

Huerta tradicional de la Margen Derecha del Segura inundada durnate la DANA en septiembre de 2019 tras la rotura de la mota del río en Almoradí

Huerta tradicional de la Margen Derecha del Segura inundada durnate la DANA en septiembre de 2019 tras la rotura de la mota del río en Almoradí / Áxel Álvarez

Rambla Salada de Cox

En cuanto a la intervención en la Rambla Salada de Cox el objetivo es el de dotar de drenaje al pasillo territorial comprendido entre los pies de monte de la Sierra de Crevillent y la sierra de Callosa y los Cabezos de Albatera. El problema más importante a resolver es el encauzamiento de la rambla Salada de Cox, entre su captación al norte de la N-344 y los Cabezos de Albatera, que habría de superar la conurbación Cox-Granja de Rocamora-Albatera y la autopista A-7.

Caudales de grandes crecidas y huerta tradicional

La propuesta para los corredores verdes entre La Campaneta (Orihuela) y el Hondico de Amorós habla de forma genérica de una red de conducciones y corredores en la margen izquierda del río Segura para vehicular los caudales en las grandes crecidas. "Estos corredores han de discurrir por las zonas más deprimidas, siguiendo el trazado de los azarbes existentes, como una vía de agua que recoja y localice los caudales que no sea capaz de vehicular el encauzamiento del río Segura. La concepción ha de ser de una sección mixta con un canal vegetado interior con funciones de azarbe y una sección mayor limitada por motas de tierra vegetadas de bajo alzado".

Dolores inundada por la rotura del Segura en Almoradí y el desbordamiento la red de riego tradicional tras la DANA de 2019

Dolores inundada por la rotura del Segura en Almoradí y el desbordamiento la red de riego tradicional tras la DANA de 2019 / Áxel Álvarez

Polémica

Es un proyecto con polémica. Cuando se inició la licitación de la redacción los municipios de Orihuela, Dolores y Catral expresaron su rechazo por la concepción de una zona de sacrificio tan amplia, con la cola del río Segura actuando como sumidero de las Vegas Alta y Media del río en Murcia. La CHS señaló que se va a estudiar solo como posibilidad, tras la reclamación de ayuntamientos como el de Dolores, en plena campaña preelectoral de mayo de 2023, cuando se conoció la propuesta y la oposición frontal de las comunidades de regantes y partidos políticos. Sin embargo, la CHS va a invertir medio millón de euros en ese estudio. 

También se cita la reconstrucción de un humedal en el entorno del Hondo de Elche y el Hondico de Amorós. Dado que todos los caudales desbordados "inevitablemente acaban en el punto más hondo de las Pías Fundaciones, se propone la recuperación de un humedal con láminas de agua visible en el entorno del Hondo de Elche - Hondico de Amorós", planteando la recuperación de una gran extensión de terreno como humedal. Esta zona ha de unir el Parque Natural del Hondo de Elche con el Hondico de Amorós y las Dunas de Guardamar formando un espacio continuo integral renaturalizado

Coches arrastrados en la zona donde la mota del río cedió durante la crecida del río en la DANA de 2019. En el puente de Almoradí con Algorfa, en la acequia del Río

Coches arrastrados en la zona donde la mota del río cedió durante la crecida del río en la DANA de 2019. En el puente de Almoradí con Algorfa, en la acequia del Río / Tony Sevilla

Las presas y las presas de laminación

La CHS ha encargado además el anteproyecto de una nueva toma para la presa de Santomera con el objetivo de incrementar su capacidad de desagüe actual, permitiendo desaguar 8 hectómetros cúbicos en menos de 48 horas. El 12,13 y 14 de septiembre de 2019 el embalse se llenó en poco más de 48 horas con 20 hectómetros y los técnicos tuvieron enormes problemas para sacar adelante la evacuación.

El actual canal de desagüe de la presa de Santomera hasta el río Segura será adaptado a un caudal de diseño en el entorno de los 70 m³/s -en la DANA apenas pudo soportar el arrastre-, mediante la adaptación del camino de servicio y/o bermas laterales, mediante motas o terraplenes vegetales por su parte exterior. Sobre la presa de laminación en el Chícamo la CHS matiza que se van a analizar numerosas localizaciones, si bien entre ellas figura la posibilidad de una presa de hormigón con capacidad para 6 hectómetros a fin de retrasar la llegada de agua a Abanilla, Benferri y Orihuela, donde esta rambla arrasó el polígono industrial, el Palmeral y El Escorratel.