ORIHUELA

El seminario diocesano de San Miguel de Orihuela, el centro que mejor nota ha sacado en la Selectividad

Entre los cinco centros con las valoraciones medias más altas hay dos de la provincia

Imagen aérea del Seminario Diocesano de Orihuela.

Jose Navarro

Gonzalo Sánchez

Gonzalo Sánchez

El Seminario Diocesano de Orihuela es el centro que ha logrado la mejor nota de la Ebau 2024 en la Comunidad Valencianacon un 8,683 sobre 10 en la fase general de la prueba y todos los estudiantes que se presentaban han aprobado la selectividad.

El seminario cuenta con 43 internos, 20 de ellos en el seminario menorEn total solo se han presentado 3 estudiantes a la selectividad, muchísimos menos que en cualquier otro centro público o concertado. Se trata de un seminario compuesto solo por hombres "que quieren descubrir la vocación que Dios les tiene preparada", según reza la web del seminario.

Tras conocerse los datos distribuidos por Conselleria de Educación, los centros que mejor nota han obtenido por universidad de realización de los exámenes son los siguientes:

  • UMH: Seminario Diocesano de Orihuela con una nota media de 8,683.
  • UV: Centre Palma de Paterna con una media de 7,813.
  • UPV: Esclavas de María, de Valencia, con una media de 7,756.
  • UJI: Torrenova de Betxí, con una media de 7,645.
  • UA: Sagrada Familia, de Elda, con una media de 7,644.

En todos estos centros han resultado aptos todos los estudiantes que se presentaban a las pruebas.

Los mejores resultados

La mejor nota de la Comunidad Valenciana en la fase obligatoria de las PAU (sobre 10 puntos) ha sido para una alumna del IES Francesc Gil de Canals que realizó la prueba en la Universitat Politècnica de València y ha obtenido un 9,87.

Por universidades, la mejor nota de la fase obligatoria de las PAU en la Universidad Miguel Hernández de Elche corresponde a un alumno del IES Gabriel Miró con un 9,82. En la Jaume I la mejor nota es para una alumna del IES Miralcamp que ha obtenido un 9,81. En la Universidad de Alicante la nota más alta ha sido de una alumna del IES Miguel Hernández que ha conseguido un 9,81 y por último el mejor resultado en la Universitat de València ha sido para un alumno del IES Miguel Ballesteros Viana de Utiel con un 9,80.

Por universidades

En cuanto a los resultados por universidades, la nota media más alta ha sido de 6,87 en la Universidad Miguel Hernández de Elche, seguida de la Universitat de València (6,75); Universitat Jaume I (6,72); Universidad de Alicante (6,69) y la Universitat Politècnica de València (6,68).

El porcentaje de aprobados lo encabeza la lista la Universitat de València (98,91 %); seguida por la Universitat Jaume I (98,58 %), Universitat Politènica de València (98,37 %), Universidad Miguel Hernández (98,23 %) y la Universidad de Alicante (97,50 %).

A la convocatoria ordinaria de las PAU de este mes de junio se han presentado un total de 24.148 alumnos, de los cuales 6.967 corresponden a la Universitat de València, 6.074 a la Politècnica de València, 4.213 a las Miguel Hernández, 4.111 a la Universidad de Alicante y 2.783 a la Jaume I de Castellón. 

Récord de aprobados

El 98,32 % de estudiantes presentados a la convocatoria ordinaria de las Pruebas de Acceso a la Universidad en la Comunidad Valenciana ha aprobado. El curso pasado el porcentaje de aprobados en la fase ordinaria de las PAU fue de un 98,24 %. Así que se trata de la selectividad con más aprobados de toda la historia, muy por encima de la de 2020, con muchas facilidades para los estudiantes por la pandemia.

La nota media del alumnado de la Comunidad Valenciana se sitúa en un 6,74 sobre 10 (fase obligatoria) frente al 6,78 del curso pasado. La nota media ha sido similar en mujeres (6,75) y en hombres (6,73). Una de las claves de esta elevadísima tasa de aprobados es precisamente, la pandemia, cuyas facilidades se mantuvieron cuatro años seguidos para los estudiantes. Una de ellas era que los jóvenes podían elegir preguntas de ambos modelos de examen. Sin embargo, la nueva Ebau vuelve a la modalidad única y elimina todas estas ayudas que se cronificaron mucho más allá de ayudar a los jóvenes que pasaron el confinamiento.