RECURSOS HÍDRICOS

La factura eléctrica de las desaladoras de la provincia superará los 60 millones de euros en 2025

Acuamed cifra el consumo de la planta de Torrevieja y Mutxamel en 42 millones de euros y la Mancomunidad del Taibilla estima en 18,4 la factura para las desaladoras de Agua Amarga de Alicante

Interior de las instalaciones de la desaladora de Torrevieja

Interior de las instalaciones de la desaladora de Torrevieja / Tony Sevilla

D. Pamies

D. Pamies

La desalación de agua de mar con destino al sector agrícola y el abastecimiento urbano sigue suponiendo un enorme coste energético para las administraciones que gestionan las plantas desaladoras, pese a las evidentes mejoras tecnológicas de recuperación de energía y la moderación de los precios de la electricidad de los últimos meses.

El cálculo de los dos organismos públicos que gestionan desaladoras en la provincia de Alicante -Acuamed y la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT)-, es que el gasto del consumo eléctrico supere los 61 millones de euros en 2025.

Nuevos contrato de un año

Acuamed ha previsto en 42.664.531 euros el coste del suministro de energía en 2025 para las plantas desaladoras que gestiona en la provincia de Alicante: 37.714.134 euros corresponden exclusivamente a la infraestructura de Torrevieja y 4.950.397 euros más a la desaladora de Mutxamel, sistema de desalación de la Marina Baixa y las conducciones del bombero del trasvase Júcar- Vinalopó. Una previsión que figura en la licitación del contrato de suministro de energía a un año.

Por su parte la MCT, como avanzó INFORMACIÓN, cifra en 18,4 millones de euros la factura energética para abonar el consumo de las plantas de Alicante I y II, en Agua Amarga.

Zona de control de la desaladora de Mutxamel

Zona de control de la desaladora de Mutxamel / Jose Navarro

El precio

Producir un metro cúbico de agua en una de estas plantas cuesta ahora algo menos de un euro. Aproximadamente el 55% del total se deriva de la energía necesaria para realizar el proceso de desalación, en el que se ha de alcanzar la presión necesaria capaz de "separar" a nivel molecular la salmuera del agua.

Cuestión bien diferente es la tarifa que pagan los usuarios últimos del agua. Los 35 ayuntamientos adheridos a la MCT, entre ellos Alicante, Elche, Torrevieja y Orihuela, aportan 0,69 euros por metro cúbico, con un coste congelado desde 2015 y que la entidad asegura que no tiene intención de elevar.

Marina Baixa y Vega Baja

Los municipios miembros del Consorcio de Agua de la Marina Baixa, con Benidorm como referencia, abonan este verano 0,80 euros por metro cúbico del agua de la desaladora de Mutxamel, gestionada por Acuamed y operada ahora por la empresa Global Omnium tras desplazar a Aqualia.

Mientras que los regantes del trasvase de la Vega Baja y Elche pagan 0,40 céntimos de euro. En este último caso el Estado abona la diferencia entre el precio subvencionado y el real tras alcanzar el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) un acuerdo con los regantes a finales de 2023 que se prolongará hasta 2033. Una especie de compensación por la decisión del Ministerio de elevar los caudales ecológicos del Tajo lo que podría mermar el trasvase en 100 hectómetros anuales en los próximos años y situar la tarifa a un coste asumible para las empresas agrícolas que, por otra parte, con este acuerdo de subvención han multiplicado por seis su demanda de agua desalada. Muy por encima incluso de la que será capaz de producir la planta desaladora de Torrevieja una vez concluida su próxima ampliación, con la que pasará de una producción de 80 hectómetros en la actualidad a los 120 hectómetros anuales.

Desaladora de Torrevieja

Desaladora de Torrevieja / Tony Sevilla

En toda la red

Acuamed, empresa pública dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, estima que habrá de desembolsar 156 millones de euros por este concepto en su red de desaladoras en toda la cuenca mediterránea, donde también cuenta con importantes infraestructuras en Málaga, Murcia, Castellón, València, Tarragona y Almería como Valdelentisco, Carboneras, Sagunt y Águilas.

La factura de Alicante supone el 26% de su inversión total. Solo la planta desaladora de Torrevieja figura con un consumo estimado de 296.000 kWh, mientras que la previsión para la red completa de desaladoras e instalaciones de la empresa es de un consumo global de 1,2 TWh/año para el periodo para 2025.

En Alicante la energía se destina a la planta de Mutxamel y al bombeo de la conducción Rabasa-Fenollar-Amadorio que conecta los caudales de agua de consumo humano con la Marina Baixa. Además de cubrir el mismo proceso de bombeo del trasvase del Júcar-Vinalopó, que debe elevar el agua del Azud de la Marquesa en Cullera a Villena y que ha comenzado a emplearse en los últimos meses con más frecuencia tras alcanzar la Junta de Usuarios del Vinalopó un acuerdo sobre el precio del agua de riego con el Gobierno.

Descenso

El precio que se estima ahora es, eso sí, sensiblemente menor que el que se fijó para la actual anualidad de 2024. La estimación del coste del suministro eléctrico para la planta de Torrevieja superaba los 50 millones de euros y casi 60 en 2023, superando la cifra de los 200 para el conjunto de las desaladoras.

Como en anteriores ediciones de este mismo contrato, Acuamed fija una condición especial de ejecución para su ejecución, que deberá suministrar energía procedente de fuentes 100% renovables para el total del consumo de energía consumida durante el periodo de entrega al que refiere la presente licitación.

Suscríbete para seguir leyendo