España vive una situación excepcional debido al estado de alarma como medida de emergencia para tratar de frenar el avance del coronavirus, y los ciudadanos tienen la obligación de permanecer confinados en sus casas (a no ser que tengan que abandonarla por una situación de fuerza mayor y dentro de las excepciones que ha establecido el Gobierno),

Muchas personas están aprovechando estos días para hacer limpieza y ordenar la casa. Está claro que el baño es una de las partes de la casa que siempre queremos que esté reluciente. Y es que unos azulejos con manchas, un inodoro sucio o una bañera repleta de restos de jabón no es una imagen muy placentera, especialmente cuando tenemos invitados en casa.

Pero como el baño es una de las partes de la casa en la que más gérmenes se acumulan, su limpieza debe ser a conciencia. Algo que si no tenemos mucho tiempo puedes convertirse en un auténtico engorro. Por esa razón, aquí te proponemos una serie de trucos que te ayudarán a limpiar el baño en poco tiempo y sin esfuerzo.

Trucos de limpieza

Para ahorrar el máximo tiempo posible en la limpieza del baño hay que tener siempre a mano los utensilios y productor adecuados. En este caso utilizaremos mezclas caseras, que son más económicas y menos contaminantes. Si tienes las mezclas preparada en botes rociadores, ahorrarás tiempo y limpiar el baño te será mucho más fácil.

Para dejar como nuevos los azulejos del baño bastará con mezclar vinagre y agua a partes iguales, meterlo en un spray y rociar la mezcla sobre ellos. Después sólo tendrás que dejarlo actuar un par de minutos mientras limpias otra cosa y eliminar los restos con un paño para hacer desaparecer las manchas de humedad.

Otra de las partes del baño que más porquería acumula y que solemos pasar por alto son las juntas de los azulejos. Aunque dejarlas como nuevas requiere algo más de esfuerzo, bastará con frotarlas con un cepillo empapado en una solución de lejía y bicarbonato.

La ducha, la bañera y el lavabo

Mientras dejas actuar la mezcla de vinagre de los azulejos, prueba a aplicar con un trapo sobre la ducha, la bañera, el lavabo y el bidé una solución de bicarbonato y zumo de limón o vinagre con agua. De esta manera eliminarás rápidamente las manchas del nivel de agua y la suciedad.

También se pueden colocar servilletas de papel empapadas en la mezcla sobre las manchas, dejar que actúe un par de minutos y luego quitarlas.

El inodoro

Esta parte del baño es la que más utilizamos, por lo que deberíamos intentar mantenerla siempre limpia y libre de malos olores. No obstante, debido a la acumulación de gérmenes, humedad y otras sustancias que hacen contacto con su superficie, es común que presente manchas de sarro. Para eliminarlas lo aconsejable es usar una esponja metálica y alcohol o vinagre caliente.

Para las manchas que se forman en el fondo, prueba con una bebida de cola. Tira de la cadena primero, vuelca media lata de cola y remueve con una escobilla. Verás cómo la próxima vez que tires de la cadena las manchas habrán desaparecido.

Los espejos

Lo mejor para limpiar las manchas de salpicaduras en los espejos del baño es rociar una mezcla de vinagre diluido en agua, o en su defecto una solución de amoniaco, alcohol y agua. Si no quieres rayar el espejo prueba a limpiarlo con papel de periódico.

Esta misma solución la puedes aplicar sobre la mampara de la ducha con un spray. Frótalo con un paño húmedo y verás cómo las manchas de cal y el resto de suciedad desaparecen. Para que el resultado sea perfecto, sácale brillo a la mampara con un paño seco.

Cinco usos del bicarbonato para limpiar tu casa

Trucos limpieza: Cinco usos del bicarbonato para limpiar tu casa